20 septiembre 2010

los pilares de la tierra eran el barro

Que nadie se lleve a engaño: la adaptación de la novela best seller por antonomasia puede ser una producción de Ridley Scott y hermano, puede contar con un actor de copete como Donald Sutherland y puede basarse en uno de los libros más célebres de los últimos años, pero es un bodrio.
O su primera hora, al menos, que es lo que aguanté (¿se regenera milagrosamente? no digo yo que no, pero sería eso, un acto divino por el que yo recuperaría la fe en dios y la Vírgen María), es un bodrio, un relato de aventuras insípido (sin caracteres que te ganen, sin personajes poderosos, sin argumentos sólidos) mal rodado, convencional, aburrido, de iluminación patética (en un castillo, de noche, las velas y la iluminación de los rostros van cada uno por su lado, ¿qué más da, no? total se basa en una novela de éxito, esto va a dar la campanada). E interpretado con el culo (lo más decente sería un Sutherland que hace de sí mismo en su versión menos "malo de la peli").
Se ha leído que los decorados huelen a cartón y es cierto. Que los actores no cumplen un mínimo y es verdad. Pero sobre todo, sobre todo a mí lo que me venció es una falta de guión, pues estos pilares de la Tierra se hunden en una sucesión de acontecimientos que pasan, cositas, una cosita puesta tras otra, tras otra, tras otra... sin generar jamás la complicidad emocional que toda gran aventura requiere.
Ya le gustaría a este engendro de música cargante y sinopsis imposible (de verdad, ¿cuál es el meollo de esta teleserie, qué pretende decirnos aparte de un cúmulo de situaciones que no enganchan por ningún lado?) llegarle a la suela de la bota a Los Tudor (competencia más o menos directa, al ser otra serie de género histórico emitida por otra cadena)
calificación: horrible

3 comentarios:

Int dijo...

Vaya, parece que mi olfato no me traicionó. Curioso que una adaptación tan importante se haya descuidado tanto, con unas (a)formas visuales que huelen a naftalina (inglesa, además).

Cuando una serie o película comienza con un buen número de rótulos explicativos ya tuerzo el gesto.

El libro de Ken Follet no era gran cosa, pero sí daba para algo más atractivo. Lástima... o no.

toni bascoy dijo...

Aguantaste una hora? Eres un campeón

Javi dijo...

"estos pilares de la Tierra se hunden en una sucesión de acontecimientos que pasan, cositas, una cosita puesta tras otra, tras otra, tras otra..."

Pero es que el libro es exáctamente eso.

Más chungo que el principio es el final que le han dado, donde todo se acelera y matan al malo malísimo (que en el libro sigue vivito y coleando) porque si no, no nos quedamos tranquilos