14 octubre 2010

elogio de la infancia y un "descanse en paz"

Lo sé, hay muchas otras noticias que se merecen mucha atención, posiblemente son cuestiones de mayor enjundia que lo que hoy subimos al blog. Héroes mineros carne de teleshow (desgraciadamente, es lo que será), pitadas fuera de lugar defendidas por los más ultras (esos bubuceleros de la derechona, que hasta al rey de las españas han desagradado con su actitud), actores mayúsculos nos hab dejado estos días (Manuel Alexandre, el último de los grandes actores nacionales)...
Pero hace poco, el seis de octubre, fallecía Piet Wijn.
Y me dirán que ni flores, que yesequiené... y si les respondo que se trata del dibujante de "Bermudillo, el genio del hatillo", pues más caras de poker, o incluso de risa, ¿no?

Pero resulta que ese entrañable tebeo fue una de mis lecturas de infancia, un librito de historietas subtitulado "El monstruo del lago" que cayó en mis manos (por cierto, con las páginas desordenadas por fallo de imprenta, y renumeradas pacientemente por servidor a boli). Un tebeo para niños de dibujo dulce pero más "de mayores" que pitufadas y filemonadas varias. terminé comprando un puñado más de las aventuras de este amable genio rechoncho. se trataba de unos tebeos sanos, imaginativos, de los que guardo un recuerdo muy entrañable.
Esto, hoy, este post, no es crítica de cómics, no califico Bermudillo porque la última vez que lo leí, Tejero hacía temblar la democracia... vamos, que hace ya un tiempecito... pero sí es, en fin, una lagrimita metafórica por aquella infancia.
¿Bermudillo, el genio del hatillo?
-"Jajaja, niñerías", dirán.
-"Por supuesto", les responderé.

6 comentarios:

Mar dijo...

Ni idea de quién era, pero ¡¡vivan los recuerdos tiernos!!
Nos hacen sentir algo chiquitico (wo uh wo uh oh) y un poquito mejores ;)

Besitos

Octavio B. (señor punch) dijo...

jajaja! uououooooou

era un tebeo sobre un papá noel bajito que vagabundeaba y tenía un hatillo del que, magia borrás, siempre sacaba las cosas qeu necesitaba para salir airoso de sus aventuras. Aunque siempre estaba vacío :)
tenía su villano, era de un entorno, digamos, medieval, y el dibujo... lo mejor es pasarse por tebeosfera y buscar sus entradas, a mí me parece muy chulo, aunque ya digo, leìdo hace tanto, que de narrativa y sesudeces varias no me pronuncio ;)

David dijo...

Yo leí unos cuántos (tenía unos cuántos, de hecho... a saber dónde estarán) y tengo un recuerdo maravilloso de ellos. Y conozco a un amigo que también lo recuerda...
Un bonito recuerdo para el autor y su obra.
Un saludo.

Giuseppe dijo...

Todavía conservo unos 4 o 5 Zipi y Zape Especial donde se publicaron antes de la edición de Bravo de Bruguera.
Es una de esos post que quieres hacer pero que pasa el tiempo y no abordas.
En Holanda Bermudillo debe tener una treintena de álbumes.
Saludos,

Giuseppe dijo...

Todavía conservo unos 4 o 5 Zipi y Zape Especial donde se publicaron antes de la edición de Bravo de Bruguera.
Es una de esos post que quieres hacer pero que pasa el tiempo y no abordas.
En Holanda Bermudillo debe tener una treintena de álbumes.
Saludos,

dejotabe dijo...

Jolín, a mi me encantaba, con el perrillo que llevaba, y ese dibujo preciosista,y esas historias que como bien dices, bonachonas totally....
Maravilloso, lástima de la muerte del autor :(