11 diciembre 2010

ASTERIOS POLYP

De este cómic ya hice una aproximación a bocajarro aquí, y lo que sigue es el texto que publiqué en Faro de Vigo.

La publicación en España de la premiada nueva obra de David Mazzucchelli supone para el mundo del cómic uno de los acontecimientos relevantes de este 2010.

David Mazzucchelli es sin ningún género de duda uno de los autores más importantes del panorama de la historieta a nivel mundial y en su haber se encuentran algunas de las obras más destacables de los últimos veinticinco años. Dibujante virtuoso pero de gusto sintético, su estilo se definió en uno de los tebeos de superhéroes más famosos de los años ochenta, “Daredevil Born Again”, bajo guión de Frank Miller. Con el hoy reputado autor de “Sin City” también realizó una magistral recreación de los orígenes de Batman, depurando su dibujo en “Batman año uno”, sin duda uno de sus mejores trabajos. Y tras el éxito dentro del género más comercial, sucedió lo inaudito: Mazzucchelli abandona el ‘mainstream’ y comienza a crear desde la independencia, autoeditándose “Rubber Blanket”, una revista donde se lanza a la experimentación formal. Este camino le llevará a adaptar, con ayuda de Paul Karasyk, “La ciudad de cristal”, novela de Paul Auster, un cómic formalmente sorprendente y visionario. Esto sucedió en el año 1994, y se trata del último trabajo de enjundia del autor, que prácticamente abandonó los cómics, dedicándose a la enseñanza.
Pero se sabía: David Mazzucchelli estaba ocupado, los últimos años, en una novela gráfica como autor completo (dibujo y guión). Y esta obra, “Asterios Polyp”, ha salido finalmente a la luz. También en castellano gracias a la editorial Sins Entido (que, quede dicho, ha realizado una edición perfecta, exquisita).
Asterios es un famoso arquitecto y profesor cuyas ideas nunca ha llevado a la realidad. Sus proyectos, los que le dan prestigio, se quedan en eso. Una noche el destino lanza un rayo a su vivienda, lo que sirve para hacer tábula rasa, marchar y buscarse a sí mismo en eso que el imaginario popular ya identifica con la América Profunda. ¿Qué ha llevado a Polyp, profesor de arquitectura en Ithaca (ciudad del estado de Nueva York con evidentes resonancias míticas) a desaparecer y “volverse a inventar” en cualquier parte, trabajando de mecánico del automóvil, renovando su círculo (de la élite de la Gran Manzana a los encantadores freaks que lo acogen), y en definitiva, obligándose a cambiar como persona?
Todo ello nos lo explica un narrador omnisciente, la voz en off del hermano gemelo nonato de Asterios, Ignazio (sic.), que ha nacido… muerto. Comienza así el verdadero viaje, al pasado del prepotente arquitecto, para conocer su relación de pareja con Hana, antitética al cartesiano y frío protagonista de esta novela gráfica. Y desde este punto de partida, donde gemelos imposibles convergen con escenas del pasado y del presente, crece una obra polisémica, densa, de imágenes impactantes y atrevidos recursos narrativos. Una Odisea (homérica, sí) narrativa, formal, simbólica. Un viaje por la dualidad como fuerza básica, primigenia, de la existencia.
Asterios Polyp, se advierte ya, no es un relato fácil, sino una obra repleta de signos y soluciones gráficas impactantes, donde lo más asombroso colisiona con obviedades acaso demasiado evidentes, pero que finalmente se revela como un libro exquisito, sorprendente y que puede quedar como muestrario de las muchas posibilidades que sin duda atesora el cómic como arte.
calificación : ¡excelente! (aunque es un tebeo de difícil clasificación, porque en él conviven genialidades con obviedades, y de él se puede decir aquello de "muchas alforjas para tan poco viaje"... pero ¿cuántos autores de este 2010 están a la altura de los logros estéticos, narrativos y discursivos de este último Mazzucchelli?)

4 comentarios:

Fran G. Lara dijo...

Ya hemos hablado sobre esto, pero quisiera apuntar que, siendo excelente como es, si algún pero se le puede poner a Asterios Polyp es que acaba pesando la forma sobre el fondo. Aún así el estudio de Mazzucchelli sobre la dualidad del ser humano es mucho más profundo de lo que se ha querido ver.

Jero dijo...

Llevo deseando leerlo desde que se publicó, pero como sé que casi seguro un alma caritativa me lo va a regalar por Reyes...

Sin haberlo catado aún, creo que igual a mucha gente se le ha quedado cara de póker tras su lectura porque todo el mundo tenía TANTAS ganas de que fuera un nuevo "Jimmy Corrigan" (o el tebeo que cada uno considere el súmmum de la narrativa gráfica) que no se ha sabido encajar la ¿decepción? de que no sea el comic de nuestras vidas...

Yo, aunque sólo sea por cómo dibuja, narra, colorea y compone la página Mazzuchelli, ya sé que estará casi seguro entre mis imprescindibles del 2010

gon dijo...

El cómic parece a veces un empacho de los libros teóricos del Scott McCloud y se dedica más a aplicar todo el catálogo conocido de recursos del cómic que a explorar el lenguaje.

Pero a partir de la aparición de Willy Ilium la cosa va ganando en emotividad y de hecho al final es la emoción lo que prevalece y lo que deja un buen sabor de boca.

lider dijo...

En algunos momentos me sentí incomodamente identificado con el personaje. Desde luego la forma es excelente y el fondo muy inquietante (y ese final....).