30 junio 2010

fin de la fiesta: WEEDS TEMPORADA. 5

Vamos a empezar citando a los clásicos. Esto es, al mejor comentario que he recibido jamás, a colación de mi post sobre la cuarta temporada de Dexter (a mi juicio, floja):
"Retirate.Como puedes decir eso de una de las mejores temporadas de la historia de la televisión, creo que es la primera persona que lo crítica, y veo que no haces un analisis extenso con fundamento explicando cada uno de sus fallos solo sueltas chorradas.Acaso no se a estudiado lo del asesino psicopata con trinity, es que vamos, quieres tener visitas por que otra cosa macho."


Bueno, ala, quede claro que me voy a cagar en la santa madre de los responsables de Weeds en su última temporada, y si alguien se ofende mucho, que corte y pegue en los coments .
  • Porque la saga de Mamá Marihuana tenía que haber terminado en la tercera.
  • Porque la cuarta ya era un desnorte pero caí en la trampa del final explosivo.
  • Porque los personajes, antaño geniales, ahora son un desfase inverosimil y sin gracia.
  • Porque la nueva trama con mafia chicana no me atrapa en absoluto, ni lo hizo en la temporada previa, ni lo hace en esta.
  • Porque Mamá Marihuana ahora sólo es un conejito playboy maduro (ver las imágenes promocionales, puro pin-up, y sí, chulas), ya no actúa, se tira cada capítulo esforzándose en poner caritas seductoras, turbias sonrisas de (imposible) Lolita. ¿Dónde está el personaje trágico, fuerte, seductor pero plausible de antaño?
  • Porque quiero matar a sus hijos cuando hace años me caian genial.
  • Porque, aunque me falta el último capítulo por ver, me importa un comino, y no voy a caer por 2ª vez en la misma: puede que se descubra que está preñada de su cuñado y sus dos hijos, y que en realidad su amiga es una extraterrestre y que su marido, oh, no estaba muerto, y es Flash Gordon que regresa para defendernos de Mongo y Cristobal Colón (que es otro extraterrestre y quien ha traído a la tierra la planta de la maría). Yo no pierdo más tiempo con Weeds.

Que no, que no era esto, joder. Era esto otro, y esto, y esto.
calificación: mala (con tristeza, y más vale cortar a tiempo antes que drenar)

The Sandman, la creación de una mitología contemporánea

artículo publicado en faro de Vigo

El afamado novelista inglés Neil Gaiman fue, antes, célebre en el mundo del cómic con esta faraónica obra.

En los ochenta la DC Cómics era una editorial dispuesta a renovar el género de los superhéroes con ideas rupturistas y autores jóvenes. Neil Gaiman, lejos aún del actual estrellato del autor de la novela “Coraline”, era por entonces un joven guionista que había demostrado una pers

onalidad autoral fuerte con historias de tono intimista y sosegado. Cuando desde la editorial de Batman le ofrecieron renovar un viejo (y olvidado) héroe, eligió hacer tábula rasa con Sandman, un apolillado justiciero de los setenta, para crear una cosmogonía propia, nueva. “The Sandman” (serie desarrollada durante casi diez años, entre 1989 y 1996) es

una ficción alejada de los universos coloridos de Superman y análogos, una historia de fantasía muy sui géneris que retrata un Olimpo posmoderno, una familia de dioses para los estertores de siglo XX. Se trata de una saga que se empapa del acervo cultural de incontables tradiciones, mitos y referentes literarios, para inventar panteón de deidades contemporáneas: cuentos orales africanos, guiños borgianos, citas veladas (a Henrik Ibsen, por ejemplo) o explícitas (Shakespeare será uno de los muchos “actores” de la serie), divinidades egipcias, gatos, hombres que nunca mueren y niños nacidos en el reino de los sueños, Marco Polo y mujeres sin corazón… “The Sandman” articula un universo lírico y original partiendo del pastiche.

El centro de todo este batiburrillo será Sandman, el Arenero, personaje del folklore anglosajón que propiciaba el sueño a los niños esparciendo en sus ojos arena. Gaiman toma la leyenda para crear a un Dios del Sueño, una recodificación de la divinidad griega Morfeo. Y su relato dará comienzo cuando un docto nigromante lo captura en una oscura misa negra. A partir de este incidente, el desarrollo de la serie vendrá a relatarnos la liberación de Morfeo y la compleja reconstrucción del reino de los sueños, así como las consecuencias que derivan de la inicial capción. Un largo periplo en el que conoceremos a Los Eternos, hermanos de Sueño como Muerte o Destino, y viviremos embelesados por una constante imaginación literaria, ya que Neil Gaiman es capaz de prescindir de su protagonista y arrinconarlo, utilizarlo como mero catalizador o testigo ocasional en historias deslumbrantes, cuentos para adultos donde conoceremos lo que sueñan Octavio Augusto, una comunidad de vecinos o una ciudad (porque las ciudades, y no sus habitantes, también sueñan en la imaginación del escritor británico).

Culta y literaria en un modo que marcó estilo e influyó (quizá no siempre para bi

en) a numerosos autores, “The Sandman” es una obra que, alejada de los clichés de los tebeos comerciales norteamericanos, ha logrado un éxito rotundo atrayendo no sólo a asiduos lectores de superhéroes, sino también a un nuevo público embelesado por la imaginación y por el deslumbrante caudal de referencias culturales que supo aprovechar y reutilizar Gaiman, apoyado en un cartel de ilustradores diverso y desigual. No importaba demasiado: “The Sandman”, quizá por primera vez en la historia del cómic comercial, fue obra de su guionista, quien marcó el estilo y el tono de su creación por encima de sus ilustradores gráficos.

Editorial Planeta ha emprendido por fin una edición definitiva de esta obra. Es una ocasión idónea para descubrir (o redescubrir) una de las más sólidas fábulas surgidas en los últimos años.

artículo publicado en Faro de Vigo

Los titubeantes inicios de un clásico

La ed

itorial ya lo había intentado en una edición popular de tebeos mensuales en 2006, pero parece que “The Sandman”, pese a haber nacido en aquel formato de cuadernillos grapados, baratos y mensuales, ha alcanzado una categoría que hoy clamaba a gritos una reorientación. Así en este segundo intento se opta por el mayor lujo y el empaque que se reserva a las grandes obras: nuevo y mejorado coloreado infográfico, numerosos extras (entrevistas al autor, bocetos preparatorios, análisis varios…) y exquisita encuadernación en tapa dura y con estampaciones en oro, cinta de lectura, etc.

Este primer tomo que nos ocupa (de un total de siete que completarán la saga) acierta al compilar los dos primeros arcos argumentales: “Preludios y nocturnos” (capítulos 1-8), y “La casa de muñecas” (capítulos 9-17). Y es acierto, pues los primeros pasos de la serie se revelan, leídos hoy, demasiado deudores de su época (apegados al estilo revisionista de Alan Moore). “Preludios y nocturnos”, además, carece de un rumbo definido, lo que es evidente en su tanteo indisimulado de estilos y géneros. Del cuento gótico al terror psicológico, pasando por el revisionismo de superhéroes. No es menos cierto que en estos inicios hay momentos de verdadero esplendor, y que argumentalmente son muy necesarios en el global de la serie, pero será con el capítulo octavo (el magistral “el sonido de sus alas”, ya histórico por su originalidad y gran emotividad) cuando finalmente “The Sandman” cobra entidad, encuentra su compás y fluye como una sinfonía (fantástica). Así, con la obertura de “La casa de muñecas”, Gaiman ya tiene claro el rumbo a tomar, y el tono: fantasía posmoderna, toques de horror, gotas de socarronería muy británica y una sensibilidad contemporánea que forjó un vínculo férreo entre obra y lectores (y, ojo, también muchas lectoras).

Estamos, en fin, ante el inicio de un clásico, y frente, también, a la prueba de que partiendo de iniciales titubeos, pueden lograrse obras mayúsculas.

calificación... no, mejor, les enlazo a mi blog sobre la serie, "Sobre Sandman", donde desgrané la obra capítulo a capítulo (resumen de capítulo, cosas a retener para el futuro y su trama general, citas y juegos de referencias, y valoración personal de cada capítulo de la serie, en un blog que seguramente continúe hasta tener todo Sandman repasado). Pinchad aquí

28 junio 2010

así duele la infancia: MI MAMÁ, de Emile Bravo y Jean Regnaud

Mi Mamá está en América y ha conocido a Bufalo Bill
Un título muy largo para plantarlo en la cabecera del post pero clarividente del contenido. Es curioso, Emile Bravo es uno de esos autores leídos en todos los blogs pero que, por haches o por bes, nunca había catado personalmente. Craso fallo garrafal, que la dama Casualidad ha venido a remediar, inoculándome al autor francés de un modo... vírico. Quiero más Bravo, porque este librito es, sencillamente, brillante.
Mi máma cuenta en primera persona la vida de un niño, sus deseos y carencias, la ausencia de una madre que, convertida en mentira (o en cuento chino pra ocultar la verdad del porqué su carencia), se supone de viaje.
No es un relato agrio pero sí amargo, suave como la razón de los niños, repleto de misterios, sombras y luces distorsionadas por esa mirada inexperta que aprehende la vida sin poder comprenderla. O mejor, empezando a hacerlo del modo de los adultos en una primera fase de muerte de la inocencia. El niño que se retrata (Jean) está en ese primerísimo momento de madurez, los seis años, la asunción de que hay ciertas verdades que desdicen su cosmología de mitos y misterios (la bruja de la noche, Papá Noel...), el acercamiento a la lectura y la escritura, con todo lo que ello significa de atentado contra las ideas más puras de un casi bebé. Y sobre todos esos misterios y descubrimientos, catalizando el drama, la ausencia de una madre convertida por el niño en mito (está en América y conoce a Bufalo Bill) pero finalmente descubierta como factor de drama (o de la realidad que vive Jean).
Narrado casi sin diálogos, con textos de apoyo en primera persona, Bravo elude el peligro principal. La imagen nunca es mero soporte ilustrativo, sino elemento narrativo en perpetuo juego (por contraste o por apoyo) de la palabra escrita.
Y que sí, más vale tarde que nunca, pero... cuánto tiempo perdido desconociendo esta obra...
calificación: ¡excelente!

27 junio 2010

soufflé (de alta cocina): La Liga de los Caballeros extraordinarios: centur19100

Alan Moore y Kevin O'Neill han vuelto a su universo de superhéroes decimonónicos, su revisión posmoderna de los mitos fantásticos de la literatura del XIX. Argumentalmente ello supone muchos cambios (de miembros del grupo), pero no nos ocuparemos de semejantes veleidades (se las dejamos a los frikis del ramo). Sí, sin embargo, apuntaremos que esta nueva entrega nos ha parecido moderadamente desafortunada. No más que las anteriores, la verda
2C pues esta League (¿por qué ahora lo titulan en inglés?, no será por la mierda de película aquella...) siempre ha padecido de un ombliguismo ruborizante. Pasada la sorpresa de La Idea, uno (y aquí, uno es Yo) se aburre con las constantes referencias, que empañan la necesaria sustancia: la historia no atrapa, los personajes no cobran densidad, son guiños constantes a un universo literario a todas luces superior en calidad y enjundia a este pastiche (normal, hablamos de Verne, de Doyle, de...).
Vacío como un soufflé.
Pero ello no nos debe cegar en otro aspecto que, en parte, redime siempre a esta serie: la calidad indudable de sus autores. O'Neill cada vez dibuja mejor, recreando el Londres de 1900 con fascinación evocadora e imaginación retrofuturista. Los tonos cromáticos de Dimagmaliw (menudo nombrecito) pespuntan el aire y atmósferas lúgubres, sucias. Y los constantes birlibirloques de Alan Moore, tan innecesarios como ciertamente deslumbrantes, hacen de la lectura algo ameno no por lo que cuentan, sino por el cómo (por ejemplo, es evidente el constante juego de espejos que proponen las páginas, o el encaje de bolillos para hacer de cada escena algo unitario y cerrado).
Alta cocina como un soufflé.

Y, en fin, para lo bueno y para lo malo, hemos leído un... soufflé (que se prolongará dos números más, ojo, con lo cual la clasificación es temporal... si nos animamos a seguir la serie)
calificación: tiene un pase

26 junio 2010

definidamente indefinido: Tierra trágalos, de KLAUS & KINSKi

La ventaja de la propuesta musical de los Kinski es el efecto sorpresa, sin duda. Cuando los descubres no sabes a qué asirte. ¿Puede gustarte un grupo que lo mismo se decanta por el ruido guitarrero como por el funki o la copla española? Y resulta que sí, puede. Porque en cada palo aciertan, porque hay gusto exquisito y talento, porque las letras son sobresalientes, y finalmente porque hay aglutinante. La voz, ese hilo delicado y diluido (no es fácil entender lo que cantan) con poso deram-pop, amalgama el conjunto y logra que lo que nace disperso termine unitario. La indefinición es, en fin, lo circunstancial.
Por eso merece la pena no perderles la pista, tampoco, si ya conocías el debut del grupo. Porque más allá del efecto sorpresa, está la indudable calidad de todos y cada uno de los catorce cortes de "Tierra trágalos". Quizá se pueda achacar, en todo caso, que, sí, sí, 14 son demasiados. Quizá funcione mejor en pequeñas dosis. O no, poraque como hemos dicho, la voz de Marina tienes el truco que hace del disco un todo.
calificación: bueno, bueno

25 junio 2010

... y cómo lo cuenta

no es sólo que el chiste sea bárbaro...
...el meollo está en lo BIEN que dibuja el condenado, cómo capta expresiones faciales, hasta dónde las exagera para hacer que la caricatura funcione (ni soso, ni demasiado pasado).
Llámenlo cómic, humor gráfico o rutribucillo fractotranslúcido, me da igual. Lo significativo es que es BUENO, mucho, y hay más en su blog (de nombre genial, por cierto)

23 junio 2010

hoguera de san Juan (en el solsticio de verano)

Noche bruja y pagana.
Sardinas de gorra y vinocho (al menos eso es lo que aquí se lleva), hogueras, fuego y llamas. Y a saltar por encima.
Alguno se chamuscará al quedarse corto brincando sobre las brasas.
Otros no, pero claro, con poderes arácnidos, así cualqiera...



...y una canción con la palabra FUEGO grabada en mi memoria. Los gloriosos...

20 junio 2010

Saramago

"Nos falta reflexión, pensar, necesitamos el trabajo de pensar, y me parece que, sin ideas, no vamos a ninguna parte"

Un escritor y una ética que nos dejan


y aunque tarde, aquí también nos hacemos eco, recomendando seguir el enlace al especial on line que sobre el escritor ha realizado Público. Pinchar aquí

19 junio 2010

Vuelve Micah P. Hinson, lo dijo la tele.

Micah P. Hinson acaba de sacar nuvo disco, tras su doble de versiones de 2009, y anduvo de gira por España para celebrarlo. Gira acústca, él y su guitarra. "Uf, qué poco", dirán algunos. Pero cuando hablamos de un grande como Hinson, con una de esas pocas voces que hace estremecerse en directo hasta a los focos, nunca es poco, y siempre compensa.
La cosa es que me enteré de que el caballero se pasó por Buenafuente, y que Buenafuente permite reproducirlo en blogs, así que aquí lo tienen enterito (merece la pena)

La (muy simpática) entrevista...





...y en directo:

17 junio 2010

la perfección perfeccionada: THE WIRE (y vamos sólo por la 2ª)

Seré escueto pero rotundo. Para saber mi opinión sobre The Wire les remito a la entrada creada sobre su 1ª temporada. Aquí.
Hoy les cuento que lo perfecto ha mejorado, y que como se dice en los foros, parece que no va a decaer nunca. Menuda segunda temporada: más compleja, más coral, mejor. Acaso se advierte que el hiperrealismo cede levísimamente ante el protagonismo de McNulty. Merecido por carismático. Y hay nuevos personajes más o menos, digamos... literarios antes que veristas (como ese monstruo neoyorkino, con piel corderil de refinadísima corrección). No es un pero. No puede serlo.
The Wire es lo mejor que ha dado la caja tonta, electrodoméstico al que desviste del cariñoso descalificativo desde su mismo arranque (algo que comienza con Tom Waits NO puede ser "tonto"). Ni Perdidos, ni Los Sopranos, ni Mad men, me han enganchado tanto como esta barbaridad.
Y no quiero irme sin decirlo: los actores... son de otro mundo. demasiado buenos, hasta hacerte olvidar que son eso, actores, y no un sindicalista, un yonky o un pasma. Grandísimos.
calificación: obra maestra

16 junio 2010

gurús de la inopia

Hernán Casciari tiene un blog sobre teleseries, y escribe del asunto en El PAís. Le pagan, intuyo, por todo ello (su blog lo alberga la red del diario Prisa). Y mueve muchos lectores fieles a su sitio, con no pocas intervenciones en los comments. Un gigante que hace sombra a este pequeño blog, por supuesto.
Pero estoy un poco indignado que que, como tantos otros gurús mediáticos, muestre sin pudor un desconocimiento prejuicioso y profundo, del que curiosamente se arma para sentenciar, cual Papa de Roma.
ültima perla: ¿han visto ya el micro trailer de la serie Juego de tronos? Aquí lo tienen.
Y bien, al respecto, el mago de la tele nos suelta esta perla: "Igual que en otras historias de naturaleza fantástica y épica, hay bosques misteriosos, caballos, aves agoreras y hombres de pelo largo que sostienen armas de puño. "

Sin entrar en juicios de valor, que a uno le puede aborrecer la saga de Martin (hablo de los libros en que se basan la futura serie de HBO) cualquiera que los conozca mínimamente sabe que las palabras del Gran Gurú no se sostienen. Que no sabe de lo que está sentenciando con su gracejo habitual, despreocupado y encantadísimo de conocerse a sí mismo.
Ay, si a uno le pagasen por ver la tele...

15 junio 2010

nueva canción de autor: AY, de nacho Umbert y La Compañía

De piedra. Un grupo noventas con un solo disco desaparece del mapa y más de diez años después, en este 2010 que nos está dando una cosecha de música nacional para lanzar cohetes... reaparece su líder, Nacho Umbert, para poner muy alto el listón de los mejores de la temporada. me deja de piedra.
Conservando la melancolía de aquellos Paperhouse pero enriqueciendo la paleta sonora con todos los colores mediterráneos de la producción austera y mimosa de Raúl Fernandez (alma del grupo Refree).
Y sobre todo, con un cancionero sobresaliente, melódicamente único (acaso nos recuerda al imposible cruce de un Aute de hace muchos años con el Bill Callahan de siempre) y líricamente exquisito (Sabina, entérate: esto es escribir como dios manda, sin birlibirloques ni rimas estrujadas) .
calificación: (¡excelente!)... aunque poco le falta para (obra maestra)... démosle tiempo y escuchas, y a ver
Nacho Umbert a pelo...

... y con La Compañía


La mirada enamorada: EN MIS OJOS, de B. Vivés


artículo publicado en el Faro de Vigo

Bastien Vivès vuelve a la actualidad con una obra donde retorna a sus temas más personales, a través de la mirada enamorada y de un discurso sobre la percepción.

Hace apenas unas semanas Diábolo Editorial editaba “Bajo el Imperio”, incursión del joven autor francés en un género clásico, la Historia. Y ahora insiste con otra obra, como si la voluntad de dicha editorial fuera insistir en una apuesta segura por uno de los autores más interesantes del panorama actual. Queriendo, en fin, hacernos llegar a todos a uno de los grandes talentos que nos han brindado los últimos años. Y Vivès convence sobradamente en cada nueva obra, pero si cabe, emociona más en trabajos como este “En mis ojos”. Volviendo a sus universos personales, los que transitó ya en “El gusto del cloro”, los del amor y el enamoramiento como único leitmotiv, dejando la historia en una levedad desarmante. Porque en este precioso cómic apenas sucede gran cosa: alguien conoce fortuitamente a una chica. Se enamora de ella, se hacen novios. Poco más. La historia de todos nosotros, algo tan mundano como intenso, tan universal como único cada vez que ocurre.

La gran baza de Vivès es que su sensibilidad encuentra, de nuevo, el enfoque preciso para hacernos sentir esta historia otra vez (o por primera vez), creernos lo que leemos, sentirlo con cada poro de la piel, arrebatados por la enorme sensibilidad del galo. Porque “En mis ojos” está contado, precisamente, desde la mirada. Siempre vemos lo que “él” (o “ella”, quién sabe) ve. Y desde esa mirada (que elige lo que observa, que desenfoca lo superfluo, que sólo tiene ojos para Ella), sentimos la genuina emoción del asombro, del enamoramiento, de esa chispa y a dónde nos lleva. Con cada página crece esa pequeña/gran historia del verdadero amor, y lo hace en todos sus pequeños matices, del gozo al dolor, del énfasis platónico al carnal. Visto desde uno mismo, pero eligiendo el autor qué vemos. Y lo que vemos es su excelente dibujo. A la manera sensorial de los impresionistas, Vivès nos hace sentir que la preciosa joven retratada es real. En sus gestos, en sus expresiones, en el trazo espontáneo y vibrante de su lápiz. También en un coloreado portentoso, atmosférico.

Contando con esta idea, que no es otra que la de hacernos partícipes de otra mirada, es importante atender al diseño que Vivès emplea en cada página. Lo más normal es que esta se divida en seis viñetas agrupadas en filas de dos, como si dichas viñetas respondiesen a un efecto de binoculares. En este sentido la ilusión se remarca con la elección de no utilizar las típicas viñetas cuadradas, con su perfil definido, y realizando dibujos liberados de su marco, de contornos difusos. Este esquema no es férreo, por supuesto, pues no se trata de crear una ilusión, sino de evocar un concepto (la mirada). Por tanto este esquema de 2 x 3 se rompe en bastantes ocasiones para enfatizar escenas o momentos: un baile divertido de Ella se descompone en una página de nueve viñetas. La entrada juntos en un cine (gran momento universal en toda relación de pareja) se acentúa con sólo tres estampas en una página entera. De modo que cada momento requiere su tratamiento específico, y cuando este merece ser atendido de un modo especial, Vivès no duda en cambiar su esquema de seis viñetas. Porque en “En mis ojos” lo que importa no son los esquemas formales, prima captar la emoción vívida, epitelial, de la mirada embelesada por la belleza. Y lo logra, en una de las mayores sorpresas de este 2010. Esperemos, en fin, que Diábolo Ediciones insista sin desaliento en intentarnos convencer, más aún, de que Bastien Vivès merece la pena.

calificación:(¡excelente!)

14 junio 2010

llega el invierno (HBO's Juego de Tronos)

Vale, hablemos sobre "Canción de hielo y fuego".
Lo reconozco: si los libros (lo que leí, vamos, que sólo voy por el segundo) me parecen una acertadísima saga medieval enmarcada en un mundo de fantasía (con sólo dos estaciones, largos verano e invierno), repleta de caracteres matizados y carismáticos enzarzados en una red de intrigas palaciegas, un absorbente culebrón coral (con el peligro continuo de estancarse, lo admito aunque ese punto, en mí, no ha llegado, o no por causas atribuibles al propio texto), pienso que la potencia visual que emana de la lectura da para una teleserie brutal.
Como HBO (Lso Soprano, The Wire, Roma...) anda detrás de la susodicha, y como los actores (los que conozco) y el director me dan muy buena espina...¿lo digo ya? Me babeo y no veo el momento de que se estrene.
Mientras, un primer trailer, un teaser, que se dice

the winter is coming, "llega el invierno"


(ejem, y ¿ven esta frase de aquí arriba, "winter is etc"? Pinchando verán el vídeo a toda pantalla, y no cortado como en mi blog)

12 junio 2010

clásicos que no se marchitan: MARTES Y 13

Han caido en mis manos los DVD recopilatorios de Martes y trece. Uno lo piensa (navidades del 8, del 90...) y han pasado muchos años. Para un veinteañero hoy, es prehistoria. Al menos, los referentes y parodias se han diluido, muchos, y dudo que hoy un chaval los pille. ¿Entenderá quién es el señor que glosa, vestido de buzo desde una bañera, las características de unos productos para preguntarnos finalmente su precio justo?
Sin embargo, por encima de lo evidente (lo coyuntural del humor del dúo/trío, apegado a lo popular, la parodia nada bondadosa y la sociedad de su presente), hay que rendirse a la calidad de su propuesta. Los gags, ácidos (comparen con el azucar glass de José Mota... lo de Josema y Millán era vitriolo), la complicidad de la pareja (capaces de improvisar desde la nada y hacia la nada un gag sin sentido, apoyado en la mímica y los sonidos guturales más absurdos... hoy incorporados al acervo popular), el dominio de todos los palos (imitación, parodia, sketch, musical...), un desparpajo feroz (cantar hace veinte años "soy Maricón de España" tenía su aquel), mucho populismo (pero bien entendido... hacían humor para todos, no como, ejem, Belén Esteban, payasa para los más bajos) y buenas dosis de surrealismo (heredado de los hermanos Marx y Tip y Coll) son la receta de su brebaje de humor popular, ácido, burdo, disparatado. Genial.
Tras muchos años sin ver sus gags, lo reconozco: prueba superada, con muchas carcajadas de este Octavio pasajero.
calificación: (obra maestra)
Un gag tan descacharrante como desfasado. eran otros tiempos, pero dudo que, incluso en 1991, nadie más se hubiera atrevido a hacerlo:


(Y me quedan más deuvedés a revisar... gozada total)

11 junio 2010

hazlo chirriar: I will Be, de DUM DUM GIRLS

Es curioso lo alargada que está siendo la sombra de Psychocandy, de The Jesus and Mary Chain. Y es normal. No es tan fácil intentar ir más allá, como hicieron en su día My Bloody Valentine o Mogwai, llevando al ruido por nuevos derroteros, que fliparlo con la monsturosa perfección que fue el debut de la cadena de Jesús y María. Y no ir más allá es justo lo que hacen hoy una decena de bandas, con más o menos talento. Es un camino fácil y peligroso (por mero calco). Y sobre todo, si en el fondo todos tiran por lo de sumar pop cándido y distorisión tocapelotas, ¿cómo separamos la paja del polvo? Pues mediante lo sustancial: la melodía y el espíritu final que recorre a cada banda. Entre ser unos niñatos amateur sin talento y ser unos jóvenes de lo más cool al final sólo tenemos agarraderas subjetivas, y sí, la demostración impepinable e una carrera. Mientras esta no llega, juzguemos, y digamos que Dum Dum Girls... molan.
Molan por esta foto tan graciosa,
... molan porque hacen lo de siempre con un espíritu entre cándido y malicioso que nos gusta, entre las girls bands de Phil Spector y el noise de los ochenta. Molan porque las melodías cumplen y a veces brillan.





Dum Dum Girls - Jail La La from Sub Pop Records on Vimeo.

Y en fin, que Dum Dum... son otro grupo de guitarras, otra escama en la pared del rock and roll de batalla (porque tanto reverb, tanto chirrido y tanto ruido no va a sonar jamás en la radiofórmula), que no inventan nada, absolutamente nada de nada. Y que... molan, si.

-calificación: (bueno, bueno)

...y más teleresiduos.. o más que eso

¿cómo llamar a lo de Intereconomía, teleheces?¿Fachasvisión?
Menos mal que nos queda el BUEN humor de Wyoming (sí, tendencioso, zapaterista, pero joder, qué talento para el dedo en el ojo, para la acidez más viva)

10 junio 2010

tele 5 con la música (cortándola a saco)

Sin comentarios (no, con un comentario: posiblemente Gestmusic o Tele5 barrerán la red para prohibir este vídeo o cualquier otro afín, así que no dejes de verlo cuanto antes, porque es alucinante. Teleresiduo 100%)


08 junio 2010

La novela gráfica explicada: "LA NOVELA GRÁFICA", de Santiago García

Artículo publicado el viernes en Faro de Vigo

La historia de los cómics se puede leer en diversos libros, en enciclopedias descatalogadas (como la de Toutain) o en curso (como la editada por Panini). También en libros como los clásicos acercamientos de Oscar Masotta o Javier Coma. Pero lo que Santiago García propone en “La Novela Gráfica” es nuevo, o cuanto menos inhabitual. Partiendo de la idea de que es hoy cuando finalmente se está generalizando la producción de historieta verdaderamente adulta con la revolución de la novela gráfica, (un formato para el cómic, hoy imperante y vinculado a un tono adulto en sus contenidos) García repasa los más de cien años de historia del noveno arte buscando las causas (sociales, estéticas, industriales, artísticas o comerciales) que han movido al oficio de hacer historieta entre lo pueril y lo maduro. Que en potencia un autor pueda hacer un cómic personal, sensible, comprometido… adulto, no quiere decir que siempre se hayan dado las circunstancias que lo faciliten. Y desde esta línea de investigación “La novela gráfica” busca esa nueva mirada a una evolución histórica del medio, de sus orígenes al presente.
Además, la prosa del autor es ágil, amena sin renunciar a lo erudito, intercalando citas de autores, críticos e investigadores para puntualizar su propio discurso. Porque este libro, hay que subrayarlo, es enormemente ameno a la par que clarividente (o a lo mejor discutible: en su arrojo al manifestar ideas nuevas y rupturistas radica lo mejor de este trabajo, que nos plantea posibilidades antes que axiomas). Y, en fin, podemos apostar a que un lego en el asunto no sólo podrá disfrutar de su lectura, sino que, por supuesto, logrará adquirir una visión global del medio, su historia, sus mejores autores y sus posibilidades estéticas y expresivas.
Por último hay que aplaudir la edición de Astiberri, que ofrece un libro profuso en ilustraciones y ejemplos a todo color y tamaño legible, algo muy de agradecer en un texto que acude a dichas imágenes a menudo para ilustrar su discurso.