30 julio 2010

ay toro torito, ay torito... brau


pues sí, Cataluña sin toro bravo, sin torero paquetón, sin rejoneo ni bombero torero.
¿Que qué pienso?

Pues que el debate tiene tres vertientes, tres.

1- desde la ética, aborrezco la feria, en todos los sentidos, en tanto que se machaca al bicho con saña.

2 desde la economía, creo que prohibir de un plumazo es un disparate. Va a generar pérdidas, por un tubo.

3 desde la política, hubiera preferido que, entendido como un juego... se cambiasen sus reglas. ah, claro, lo de portugal no es toreo ni es ná. Pues vale, volver al punto 1.

Y por cierto, frente a los que buscan otras connotaciones, a mí me gusta, y es una de las cosas que me gustan de la constitución, que un puñado de ciudadanos, firma va firma viene, puedan modificar las cosas, hacer que un parlamento deba reunirse y tratar lo pedido (con restricciones, y todo eso, sí, pero, en según qué casos, pueden).
Ah, y que todo es una confabulación (roja y masónica, claro) de los separatistas anti español, españool, españoool, claro que sí, y dos huevo sduros.

27 julio 2010

nuevo artículo sobre cómics en Culturamas

En Culturamas, el portal cultural de referencia (o lo será, lo será... estamos en ello), publico ya otro articulillo.
Un buen cómic, sin duda, pero mi enfoque va más allá de la mera crítica (diría).
En un futuro, colgaré el texto completo en este blog, pero si quieren leerlo anques que nadie, pinchen aquí y llegarán a él.

26 julio 2010

la charanga del pulpo Paul


¿Qué puedo decir? Ni Coppola en su padrina trilogía, ni la familia Sopranos. esto es de Berlanga, putro y duro.
Empresarios (sutil eufemismo de Nuevo Rico con Boina calada hasta la uniceja) ofreciendo 30.000 € por el pulpo adivino (ese de los mundiales), alcaldes acudiendo a la ciudad teutona a regalar placas de agradecimiento... (ver la foto, un poema). Ojo, y lo hizo con el apoyo de los grupos mayoritarios, todos, PSOE, PP, BNG... e viva o Carballiño, sí señor!!!
Sirva todo este despropósito, en fin, como ejemplo casposo de la Galicia fraguista, la de las gaiteiradas y las cacicadas. La de los casos vergonzantes, en la línea del ya tristemente famoso "Botáronme droja no colacao".
En fin.

24 julio 2010

Ciencia ficción en gallego: STRATOS, de Miguelanxo Prado

Escribí yo en Faro de Vigo que Miguelanxo Prado es el autor de cómics gallego más internacional, un artista vinculado a proyectos extranjeros y autor de obras ya clásicas de nuestra historia de la historieta, como “Trazo de Tiza”, “Quotidianía delirante” o esta “Stratos”. Siendo su segundo trabajo de envergadura, logrado ya el éxito nacional con “Fragmentos de la Enciclopedia Délfica”, “Stratos” supuso un salto de gigante y la consolidación de un estilo. Con 25 años de vida, este cómic sigue leyéndose hoy con admiración, pues revela a un autor que, si bien sigue buscando su personalidad plástica, ya plantea con rotunda firmeza los signos de Prado como autor inquieto y comprometido.
Desde la ciencia ficción canónica, “Stratos” plantea una sociedad que se parece demasiado a la nuestra (a la de 1984, y a la de 2010), y lo hace desde un tono de clara denuncia, con el sabor agrio de la sátira. Nos hace sonreír pero a la vez se siente toda la acidez de una mirada lúcida y desencantada. También empeñada en hacernos ver que el camino que llevamos no es el correcto, que hay otro futuro posible y mejor al de estas estampas breves pero conexas, microhistorias que conforman un todo caleidoscópico.
“El Patito editorial” ha recuperado este clásico y lo ofrece restaurado… y en gallego. No es anecdótico, pues Prado siempre se ha mostrado comprometido con la realidad lingüística de su tierra. Ahora, por primera vez, podremos disfrutar de sus visiones de futuro en la lengua de su presente.
Y cabe añadir, insistir, en lo de 'restaurado'. Si la edición que todos tenemos (la de Norma) parte de los fotolitos, la nueva realizada por El Patito Editorial ha partido de un nuevo escaneado de todas las planchas, y relucen detalles que hasta ahora estaban deslucidos. Sí, es en gallego, pero mi lengua puede leerla cualquiera (y con google a mano, una palabra que ocasionalmente se enrede en el entendimiento puede ser velozmente traducida, ¿verdad?). Así que desde este rincón do noroeste vos animo: non teñades medo, Stratos ben paga a pena, ainda en galego ;)

21 julio 2010

elegancia: THE NATIONAL, High Violet

No son unos recién llegados pero a mí se me habían escapado, así que llego a The National en su plena madurez, desbrozada su propuesta de malas hierbas, crecido y recio su jardín musical. High Violet es un disco redondo, una lección magistral de música austera, de sentimientos como corrientes subterráneas que azotan una superficie pulida y refinada. Un puñado de canciones exquisitas, magníficos arreglos (nunca engolados, pero sí graves), austeridad sonora, y esa voz, deudora del barítono Staples (Tindersticks).
Hay más ecos, pero sería insultante pensar que esta banda, con cinco discos ya en su haber, carezca de personalidad. Porque si hablamos de uno de los tratados de rock elegante más increíbles que recuerdo en mucho tiempo, no estamos hablando de refrito, créanme, sino de una personalidad que ya sólo se mira a sí misma para continuar creando perlas del calibre de la sulfurosa obertura ('Terrible Love', titulazo) o la dinámica 'Anyone's ghost'.
Las colaboraciones de postín (Surfjan Stevens, miembros de Arcade Fire) rubrican la evidencia:The National no son menores. Ni de coña.
calificación: ¡excelente!

14 julio 2010

sexo centrifugando: CREPÚSCULO, la peli


Bueno, bueno bueno.. cómo he disfrutado con Crepúsculo, amigos míos.
Sí, no se lleven las manos al cráneo alertados por un sentido gafapasta que aquí sobra, porque tras ver esta cinta (gracias a Antena 3) debo reconocer que es un calculadísimo producto con el que me he sonreído a gusto. Y además, bueno, hay algo que dice ser un vampiro, monstuo de mis amores confesos, jojojo...
Pero razonemos. Crepúsculo es lo que es, olvidemonos del chupasangres. estamos ante un relato que captura el ser, la naturaleza de la adolescencia femenina y por eso arrasó como novela y como cine. Capta los fuegos y pulsiones de la mocedad-con-pelitos y los plasma en una fábula que respeta a esa natura. En realidad la SAga Crepis (dejadme bautizarla así) tiene poco que ver con...

...y bastante más con esto otro.
¿Sí o sí?
Sí, pero si Sensación de Vivir Pijo (foto playera, por si alguien es de Marte y no conoce la estampa) fue una enorme trampa que intentó venderles a los adolescentes modelos sociales y morales blancos, sentimentales y asexuados, y guais del paraguais, Crepúsculo retrata a la niña quinceañera en su más exacta natura: (y perdonen la burrada políticamente incorrecta) un verdadero chocholoco centrifugando sin saber cómo parar y teniendo la virginidad como eterna espada de Damocles.
Las imágenes subliminales de orden fálico (hay a montones, y bastante obvias), la pulsión sexual pero sin apenas contacto físico, la identificación "fashion" de los personajes con las modas más "hot", de lo romo a lo new gothic... y ese angst tan "quinces", todo está ahí para retratar sin didactismos lo que pueden ser muchas de las lectoras y espectadoras de esta saga.
No es cuestión de la historia, una chorrada, sino de lo que esconde tras su guión de fotonovela.
Ni que decir tiene que grabé la segunda parte... me han dicho mis amigas que salen Hombres Lobo guapos y velludos, mmmm
calificación: interesante

13 julio 2010

culturamas estodice

Se lo recomiendo, ténganlo en sus favoritos. Culturamas es un portal cultural (claro) donde todo cabe, sin prejuicios ni grados: poesía, cine, arte plástico, cómic, novela, teatro, música... ¿dije cómic? sí, sí. Y esa faceta la coordina Álvaro Pons, quien me ha invitado a participar en el proyecto. Por supuesto, manifestar en primer lugar mi público agradecimiento al "carcelero".
¿Qué puedo dar yo en este sitio que ya se perfila de prestigio? Las plumas vecinas son de categoría, avezados críticos o teóricos ante los que mi presencia podrá aportar acaso otra nota, un post más, que nutra la sección comiquera. Pero si lo del Faro de Vigo ya me vuelve medio loco (por falta de tiempo, por lecturas más justas de lo que me gustaría, ya que uno no tiene tiempo... esto ya lo dije, ¿no?), sumarme a este proyecto sí que es una osadía (¿podré mantener el ritmo? tengo trabajo, vida, viajes, hijo, juntas vecinales...).Pero no podía negarme, me atrae participar en un todo sobre cultura, donde la historieta no sea el hermanito pobre ni leches.
Así que allí me tienen, dando la lata, con textos que aportando acaso lucidez, ya que de poco más puedo presumir. Si me han hecho digno de su atención con este blog, no es por otra cosa, creo, pues no vengo de la prensa escrita (he acabado en ella, eso es otra historia), ni publico libros, ni soy profesional en ningún aspecto relativo al cómic.
Pero leo, y pienso en lo leído.
Y lo que escribo para un medio me vale perfectamente de esqueleto para otro (nunca un mismo texto, pero sí un clarísimo tronco común)
Esto será, supongo, lo que les ofrezca en Culturamas... o como dice la cabecera de mi perfil... unos cuantos rebuznos del Octavio pasajero.
Ya he estrenado un artículo sobre The Sandman no muy diferente del que ya escribí hace unos días, pero más conciso, y adaptado al libro de estilo de la página.

12 julio 2010

el campeón y el premio


No es ningún secreto que no soy futbolero, pero creo que hoy cabe hacer varias consideraciones.
He seguido el mundial (suelo hacerlo, con tibio énfasis y sincero interés) y tanto esta colosal victoria contra un equipo de cabrones...

...como todo lo que el fenómeno "La roja" conlleva me produce varias sensaciones. Y positivas.

La primera, que se ha jugado con elegancia, con gestos que elevan y promueven lo bueno, como esa nobleza de Casillas al parar un penalti y reconocer al "autor" de esa parada. Como cierta puesta en escena de "trabajo y humildad", como el elogio del "hacerlo bien"... valores que los medios de comunicación actuales parecen querer sepultar. Esto, guste el fuchibol o no, ha sido una lección de calidad y saber estar. Debería significar una renovación de los parámetros del entretenimiento (al menos, los parámetros que Tele 5 se encona en promover, esto es, la inmundicia ética y profesional, el ensalzar lo soez, el pelotazo mediático y la falta de ética personal)

La segunda, que con estos mimbres la selección parece haber logrado un sano y apolítico espíritu de comunidad. Dudo que ni en el rincón más independentista de la piel de toro no se hubiera celebrado la victoria (de celebraciones hablaré luego, por cierto). Superando guiones políticos, logrando por la vía de una alegría común que un gallego y un murciano se sientan un poquito más cerca. Sé que durará poco, que pronto los partidos cacarearán "lo suyo" y que los blogs y facebooks más superficiales harán de un juego/deporte una consigna (ya he oido, por cierto al más bobo de la clase, eso que "puta España, yo paso de ver los mundiales"... y lo sentí como un nadar a contracorriente, lo juro). Este aire de comunidad diversa, qué puedo decir, me gusta. Será que durante bastantes años y por mi trabajo, me he movido por toda la península y siempre, siempre me he sentido en casa (de Vitoria a Daroca, de Valladolid a Barcelona, siempre). Actualizo: donde no me siento a gusto tampoco es en ese espíritu de patrioterismo bobo, de españñññas en mayúsculas que desgraciadamente ya leo en Facebook, de convertir el balón pie en puta política, sea hacia un lado o hacia el otro. Lo bueno es encontrar, de modos naturales y no traumáticos, cosas que nos unan. Lo es esta selección, aunque yo preferiría que fuese la escena del rock alternativo, la camada de nuevos talentos en el cómic o la identidad cultural de siglos, pero bueno, no es malo que el deporte una.

La tercera, la imagen, el huracán de alegría y, qué coño, de amor, sobreponiéndose a todo. Alegría como un rayo de energía cósmica, como la Fuerza del jedi. Un segundo para romper los esquemas de todo. Por encima de la política, de la prensa, de tele5 y de El Mundo. Por encima del juego, de la crisis, de los goles... la imagen que quedará para la historia:



Eso sí, para reconciliarme con mi anti futbolismo, me cago en los hinchas que han estado toda (pero toda) la noche con vuvucelas por la calle. No he pegado ojo.

10 julio 2010

sabe a clásico: MICAH P HINSON AND THE PIONEER SABOTEURS

Vuelve el renovador del fok y la americana. Y vuelve a lo grande, mostrando más cicatrices y nuevas formas de musicarlas.
Si en su anterior trabajo se mostró apacible, feliz, sosegado y accesible, ahora retoma los caminos de espinas en un disco complejo, que no obstante nos deja con un ligerísimo sabor agridulce.
¿Por?
Porque si bien hay temas que están ahí, en su reino, en la tierra de su perfecto gobierno... si temas como "Take off that dress of me" o "My god, my god" nos transportan al lugar ya conocido de ese folk dolido, a esos arreglos de cuerda suntuosos y acolchados, a esa marca de fábrica que lo ha hecho grande, son piezas como "2's & 3's" o "She's building up castels in her heart" donde se desata el genio inventivo. Donde Hinson da una zancada adelante y se reinventa. Porque en esos y en otro puñado de temas abismales el tejano ha creado un sonido hiriente que remite a sus primeros tiempos. Pero también una amalgama sonora nueva, compleja, donde violines se entrelazan con distorsiones, mecidos por percusiones cubistas, coros espectrales, ambientes pantanosos. Y en este camino se acerca a la obra maestra. Pero en su querencia por recordar lo que fue, y no lo que puede seguir siendo, se queda en clásico.
¿Me explico bien? creo que no pero lo resumo: entre renovarse o asentarse, elige la vía del medio. Hay excelencia, hay marca de fábrica, y hay pasos adelante. Y hay un concepto unitario que suma puntos, con esa abertura instrumental bucólica y con un cierre, también sin voz, entre el infierno distorsionado y la sinfonía autoplagiante (el útlimo tramo del disco remite, directamente, a una pieza de "...and the red empire orchestra")
calificación: ¡excelente!
Hinson habla (y canta en directo) aquí

cosas oiredes... The [SHAKIRA] XX

Glastombury, festi de festis, uno de esos macroeventos que ha crecido y crecido partiendo del indie para abarcar un poco de todo. Por allí, y ciñéndonos solo a este año, puedes ver desde lo último de lo más más (Vampire Weekend, Grizzly bear, LCD Soundsystem... la cremita alternativa, vamos) hasta música para las masas con criterio (Pet Shop Boys). También a The XX, ya sabes, los que tocaron ayer aquí , en Vigo, los de...

Pero lo mejor es encontrar en medIo de todo este meollo a... ejem, Shakira.
Y mejor aún, que se marque una canción de... ya sabes, los de...


Y bien, no me preguntes. No sé si es para llorar (no, para reir, en todo caso) o para reconocerle a la dama que busca desmarcarse del pelotón de Paulinas Rubi@s.

09 julio 2010

costumbrismo freak: NUEVAS HISTORIAS DEL VIEJO PALOMAR, de Beto Hernández

Publicado en el Faro de Vigo

Influenciado por el realismo mágico latinoamericano y por la literatura moderna estadounidense, “Palomar” es la gran obra-río de Gilbert Hernández, un relato coral sin fin que describe la vida en un imaginario pueblecito rural y mágico.



En el principio, había tres hermanos. Les gustaban los cómics, todo tipo de cómic (de los clásicos superhéroes al comix underground) y querían hacer, ellos también, sus propias historietas. Para ello crearon una revista, en cuyo seno cada hermano crearía su propia serie. La cabecera se tituló “Love and Rockets” y apareció como “fanzine” en 1981. La historia podría quedar así, como la simpática aventura de unos chavales con ganas, pero no: los Hernández tenían fe en su trabajo, y mandaron la cabecera a la revista de crítica sobre historieta más prestigiosa de Estados Unidos, The Comics Journal. No sólo gustó, sino que la editorial de dicha publicación ofreció a los autores la publicación profesional de la misma. Porque los “Bros.”, como se les llama cariñosamente, eran más que buenos. Eran excelentes, inventivos, frescos y renovadores. De los tres hermanos Mario pronto abandona el mundo del cómic, y Gilbert (“Beto”) y Jaime perseveran, creando universos creativos paralelos, contrastantes aunque inevitablemente hermanados.
A Jaime se le debería dedicar otro artículo entero, pues no es, ni mucho menos, menor. Pero hoy atendemos a Beto puesto que, actualidad obliga, ediciones La Cúpula acaba de publicar “Nuevas historias del viejo Palomar”, lo que supone, tras años de coqueteos con nuevas historias, personajes y ambientes, su retorno al microcosmos que lo ha elevado a categoría de clásico moderno. Como se ha apuntado ya, Palomar es una población imaginaria, fronteriza, con sabor latino (los Hernández son de origen chicano, lo que se hace patente en sus mundos creativos). Y las historias de sus muchos habitantes se han relatado en un río de historietas fascinante. La técnica de Beto ha sido la de la línea discontinua y los saltos en el tiempo. Hoy puede reflejar la vida de Palomar en un determinado momento, y en la siguiente historia saltar diez años en el futuro para ver a los mismos personajes con más canas y cicatrices. Sin un argumento clásico, buscando retazos de auténtica vida, describiendo amores y pasiones, odios y aprecios, emparentando la saga tanto a la literatura culta como a los más populares culebrones, la serie ha logrado algo que pocas ficciones narrativas aprehenden: la sensación de auténtica vida, de hacernos entrar en un mundo verídico. Poblado por personas de carne y hueso, con sus miserias y fortalezas, con su naturaleza cambiante modelada por el paso del tiempo, con sus encuentros y desencuentros físicos y emocionales. Como una sinfonía de numerosos elementos bien conjuntados, lo cientos de habitantes del pueblecito terminan cobrando consistencia en un todo global, y al lector se le hacen adictivos. Cada fragmento oculto de esa vida compartida en un mismo espacio físico es el pretexto para volver a sus páginas cuando Beto retoma la saga. Y eso, precisamente, es “Nuevas historias del viejo Palomar”. Un retorno.
Este libro describe las infancias de algunos de los habitantes del pueblo, y lo hace desde una voluntad nueva. Con ganas de aportar novedades, Beto aligera el peso de la obra, consigue una lectura ligera y aporta un espíritu renovado, bizarro, de ciencia ficción de serie B que, a los viejos lectores, puede chocarles. Pero, y si bien no debe dudarse de que la verdadera obra maestra se encuentra en los dos volúmenes (editados también por La Cúpula) de escueto título “Palomar”, hay que reconocer que Gilbert mantiene toda la clase y elegancia narrativa que lo caracteriza, que su dibujo siempre tosco tiene la necesaria expresividad y capacidad para plasmarnos un número de personajes apabullante, y que incluso en un ambiente de científicos conspiranóicos (y por supuesto, también de magia y misterio), la sensación de “real life” se mantiene intacta.
calificación: bueno, bueno

08 julio 2010

Vigo Transforma

Siguiendo mi tónica triunfal no iré a un festival que me uqeda a diez minutos de casa. Andando digo.
Pero bueno, por lo menos, a quien esto lea, le hago saber que la primera edición de Vigo Transforma se presenta con un cartel notable, con cositas a no perderse:
  • Jeff Tweedy, líder de Wilco, en solitario, supone un enigma: el encuentro con un cancionero ya clásico pero desnudo. Apetece.
  • Devendra Banhart es un jipi loco que hace folk. Y de los directos más alucinantes que he disfrutado en mi vida. Si mantiene la magia de 2004, una maravilla.
  • Triángulo de Amor Bizarro deberían regurgitar un directo a la altura de su último disco, ergo, una volcánica lección de rock en llamas, brutal y ensordecedor.
  • The XX, la revelación del 2009, mostrarán su misterio en directo.
  • The Divine Comedy son un clásico del pop exquisito a considerar.
  • Orbital son lo más grande del tecno noventero, y subirse a su espectacular nave espacial live siempre merece la pena

Ala, avisados quedan :(

03 julio 2010

¿conoces el del paraguayo?

No soy muy futbolero, yo... pero lo tenía a huevo :)

Orgullo gay de Mariano Rajoy

la gente es mala...
pero tiene chispa :)

Millar afinado: ULTIMATES VENGADORES

Es cierto que últimamente Millar me tenía algo... hartito. Que su vena megalómana de enfant terrible y sus ínfulas de huracán de ideas arrebatadoras tapó (en Civil War y en sus 4 Fantásticos) lo que tiene de muy bueno. Diría que se ahogó en sí mismo, que tras los primeros números de Ultimates no encontraba el modo de ser más grande, más niño malo y más "tras mi paso, todos recordarán a los personajes por mí".
Porque la que montó en los primeros números de los Vengadores Ultimates fue bien gordo, y llevarlo más allá no conducía sino a la parodia y el ego menos fructífero (y en la tercera parte de Ultimates, a una cosa fachorras que no me hacía ninguna gracia).
Pero en este retorno a los Ultimates (ahora rebautizados como procede, ya que hay peli a la vista: Vengadores) Millar da un giro estilístico. No de demasiados grados: siguen sus diálogos puntito cafres, sigue el buen caracterizar a sus personajes (por otro lado, siemprte bastante básicos), y la acción más grande que en ningún otro cómic contemporáneo. Pero todo eso, si nos ponemos musicales, es el timbre. El modo, sin embargo (y ahí está el tuétano de la pieza) ha mutado. De lo gigante, a lo dramático. Y al drama se llega por la vía de la intimidad. Parece (hablo de un único primer número) que Millar quiere ahondar en sus personajes, darles un marco para el pathos, hacerles sufrir por sus propios pecados.
Unir sus formas siempre efectistas y efectivas con este giro del volante en una serie nacida para montar fuegos artificiales ha sido un acierto. Y una esperanza de que, de nuevo, tengamos un comic book mensual que merece la pena seguir, notar otra vez la sensación de que estamos enganchados.
Aunque el impacto del primer arco de Utimates queda ya muy lejos. Si no leíste aquello, empieza por los cimientos.
Ah, Pacheco: lo veo algo machacado por las tintas, no sé porqué, pero prefiero el toque plástico y orgánico de su trazo en otras obras. No obstante, reconozcamos que pocos podrían lograr que no añoremos a Hitch, un fiera del hiperrealismo y capaz de planificar las peleas como muy pocos. Pacheco mantiene el pulso con solvencia.
calificación: bueno, bueno

02 julio 2010

clasicismo en gama de grises: PROYECTO MARVELS, de Brubaker y Epting

Llámenme sentimental, pero a veces me ocurre. Pese a toda la teórica que le ponemos al asunto de la novela gráfica y al entusiasmo que aquí procesamos por la "nueva ola", a uno a veces le entra morriña por esos cuadernillos baratos, grapados, de cadencia mensual y precio popular. A uno le gusta gastarse lo que cuesta un café con porras y poder tener un cómic, una ración que se lea en un tris y te deje con el sabor de boca dulce. El de la lectura de "continuará", el de volver a reencontrarte con las aventuras de un personaje carismático periódicamente y por poco coste.
El problema es que "la grapa" ya no es barata, y que gastar tres euros largos (sabiendo que en ello se va el presupuesto de un tercio de lo que te cobran por algunas novelas gráficas) ya no es broma. Y que, seamos sinceros, hoy poco hay en formato comic-book que merezca el desembolso ("Muertos vivientes" se edita en tomitos, otras series de las que se habla bien pero desconocemos aqui, como "Scalped", también están siendo editadas recopilando varios números en tomitos).
Pero un sentimiento es como el pálpito: aunque no le prestes atención, está ahí, y en ocasiones late con fuerza. Así que probamos.
De Green Lentern como opción muy friky ya les hablé (puro space opera con esquijamas), de otras obras de Brubaker, también (de hecho, Bru ha aparecido no pocas veces en este blog... pueden buscar en la barrita de Google de arriba a la derecha). Y hoy les cuento del primer número de este nuevo proyecto de Bru yEpstein, la recreación de los primerísimos supertipos nacidos de la factoría que, años más tarde, inventó a Spiderman, X Men y Dazzler (risas enlatadas aquí).
Ya estamos acostumbrados al buen hacer del guionista, y Proyecto Marvels no es excepción. Epstein es un dibujante muy correcto, realista y conocedor del medio (no busquen posturitas o páginas waka dibujadas para molar sin más). Y como un buen artesano del séptimo arte, Brubaker es de esos autores que sabe construir una ficción-entretenimiento como un trabajoso castillo de Lego. Ensambla todas las partes y lo hace bien, de modo que la arquitectura final es recia y duradera. Nada que objetar, y este tebeo se lee sin pegas. Cualquier aspecto del mismo está cuidado, pensado y trabajado con la ya habitual eficacia de la marca Bru.
El problema (muy personal, conste) es una falta de empatía absoluta con la historia y con unos personajes que no me atrapan. Llámenlo bagaje; "Marvels", en una onda parecida (con matices, vale), me interesó mucho más que esta recreación de los héroes de la edad de Plata (años 40, Atlas Comics, la prehistoria de la Marvel). Será porque donde el Proyecto se centra en personajes que me son extraños (moderadamente, al menos), "Marvels" (Busiek y Ross) se centraba en los orígenes de los Spiderman, 4 Fantásticos o Patrulla X de mi niñez.
O puede que tengamos que reconocer que Bru, no quitando sus virtudes, es igualmente demasiado aséptico, falto de cierta pegada (el toque macarra de unos, la imaginación desbordada de otros, algo en la mezcla que arda, que estalle), demasiado metacrilato: una superficie dura, sólida, pero demasiado pulcra.
clasificación: tiene un pase

01 julio 2010

ULTIMATUM bodrium, de Loeb y Finch

Las cosas vienen dadas: semana de descansito (no lo llamemos vacaciones), algo de tiempo para lecturillas chorras. Y como resulta que compré un tebeo que viene de una de esas terribles sagas superheróicas a la que lanza continuos ganchos, pues que no hay pereza, y me embarco en la lectura de Ultimatum, por la Gloria de mi Madre.
Gran herror; ya hace bastante calor para, además, sufrir el sofoco de... esto.
Una trama mil veces mascada (Magneto va a provocar un genocidio, oh!), muchos superhéroes retratados con todos sus millones de músculos y trillones de dientes (blanquísimos, gente limpia, incluso Hulk), páginas planificadas con el ojete y dibujadas con lo que este tenga dentro, diálogos para iletrados, muertes por aquí y muertes por allá, anticlimáticas postalitas a doble página... en fin, no digo yo que Loeb sea un genio, pero supongo que su capacidad para hacer algo normalito-pero-entretenido (Superman cuatro estaciones") se diluye en un aparato comercial que pretende regenerar una "línea editorial" enquistada (recalco: pretende).
De David Finch, un coso que dibuja porque Image demostró que con agarrotar una página le vas a gustar al frikyfan, mejor paso palabra.

Ay, lo que se hace por Millar... (y si no lo pillan, que no hay porqué, ya lo leerán por acá)
calificación: horrible