04 enero 2011

Inviernos anímicoa: EL INVIERNO DEL DIBUJANTE, de Paco Roca


Hace poco intervine en los comentarios de una crítica bastante dura contra "El Invierno del dibujante", lo último de Paco Roca, un cómic sobre una de las historias más curiosas de la historia del cómic patrio: en los últimos cincuenta, un grupo de cinco dibujantes (de la talla de Escobar, padre de Carpanta o Zipi y Zape) decidieron abandonar la poderosa editorial Bruguera hartos de ser explotados, carecer de derechos sobre sus personajes, perder los originales... fundaron el famoso "Tío Vivo", una aventura suicida (Bruguera era, entonces, un gigante imbatible) que sirve a Roca para perfilar una época en toda su amargura. El caso es que, sirva esta sinopsis como intro, servidor entró en dicho foro (hablo de la recomendable web sobre cómic "13 Millones de Naves") a defender la obra. La espontaneidad de mi alegato la traigo aquí a modo de breve reseña.



Tebeo maravilloso que acerca su tono narrativo al neorrealismo cinematográfico español, que aprovecha con osadía recursos del medio como la tonalidad de la página para componer un 'zeitgeist', que planifica escenas en forma de plano-secuencia portentosas, que investiga un hecho y lo expone sin negar nunca el tono fabulesco (vale, pensemos que Vázquez no era 'el traidor'... ¿y?, aquí hay otro contenido de mayor peso, como plasmar ese "invierno" anímico de una sociedad sepultada por la dictadura... y en este sentido, no me comparen con la blandura de Cuéntame, no). Por no hablar del exquisito dibujo, la documentación exhaustiva, el estudio del raccord entre capítulos, o la emoción pura que destila su penúltimo episodio.

Por si fuera poco, una coda navideña publicada por El País (puede leerse aquí), en que un Escobar derrotado deja en un buzón callejero su particular carta a los reyes magos pidiendo (ah, mejor lao len en el enlace) sólo ratifica que Roca está en su mejor momento creativo.
 como mínimo

3 comentarios:

Fran G. Lara dijo...

Sólo una cuestión logística, Octavio, sin animus trolleandi, pero es que me pone muy nervioso que últimamente nadie parece distinguir la diferencia entre una disyuntiva y una copulativa:

Escobar no es el padre de Carpanta O Zipi y Zape. Es el padre de Carpanta Y de Zipi y Zape. No es lo mismo comer carne o patatas que carne y patatas.

Octavio B. (señor punch) dijo...

jajaja, está bien, está bien, es verdad que no hay nada que elegir, de escobar son ambos... aunque digo que si escribiera "es autor de personajes como Carpanta o Zipi y Zape", entonces sí estaría bien construido, ¿no? Porque es autor de más personajes, no sólo de esos...

PULGACROFT dijo...

Tengo ganas de leerlo, yame llamó la atención cuando o vi. Me lo apunto.
;)