22 febrero 2011

blogs molestos

Hay blogs gloriosos que leo religiosamente, pero también, claro que sí, mucha bitácora odiosa, infumable, que tanteo, guardo amigablemente en el 'Google Reader' y cada vez que actualiza me revuelve el estómago.
Hoy he eliminado una de esas, de mi nutrida lista de blogs que sigo.
¿Cuáles son las pautas que me hacen vomitar ante la pantalla cuando la ocupa un blog? Bien, hoy es el día de ser malos, y voy a dar mi "petit décalogue" de...
"Grandes Memeces de la Blogosfera" 


mírame: soy blogger

  • El ego desmedido es ridículo, métete en el coco que sólo es un blog, que no tienes encima a alguien apretándote, que tiene el valor, justito, de la plataforma para un libre desbarre personal. Salvo contadísimas ocasiones, al menos.
  • Un post excesivamente largo aburre, coño. En serio, acabo de no-leer uno de alrededor de ¡1500 palabras! (un blog personal, no temático, y que nadie por acá creo que conozca... se dice el pecado, no el ¡¡¡¡pecadorrrrr!!!!). Por supuesto, o eres muy muy bueno, o la pantalla, al cuarto párrafo, ya te escupe. Bien, esto cambia con los nuevos aparatitos de lectura virual, no lo dudo, pero aún así, o se es un Santiago García (ergo, muuy, muuuy bueno y con cosas que contar) o mejor vete a lo concreto. Mejor, que hay mucho ególatra suelto y poco talento real: vete a lo concreto, así, sin opción-B.
  • El ego desmedido es ridículo. Hay bloggers que exhiben una personalidad y bagaje (cultural, fetichista, lo que sea) tan abrumador que su discurso ya se sostiene per se. ¿Alguien advierte el más mínimo acento de egomanía en el Señor Ausente? No, porque es un hacha, es único, personal, y no necesita espejos para serlo.
  • Hay que tener MUCHO talento para usar un lenguaje chusco y hacerlo bien: no todos somos Mediavilla/Gallardo para clazar una jerga cheli/chusca con salero. Elpablo sería una excepción notable, dentro de una blogoesfera donde soltar memeces como "ejque", "este blosss", u otros palabros tiene más que ver con (otra vez) el ego, que con un acertado ejercicio de estilo.
  • El ego desmedido es ridículomírate al espejo en tu casa, no me des la lata.
  • La crítica es fácil, . Calzar en medio de un discurso disperso frases-comodín del estilo "más aburrido que la voz de J/Los Planetas", o "dibuja con el culo... no tanto como la Satrapi, pero mal" te hace sentir el más listo y chulo de la clase, pero no sostiene nada. Criticar supone argumentar, si no lo haces, mejor dedíacate a la calceta, las frases al viento me aburren. Por contra...
  • La alabanza nos desnuda mucho mejor. Es una opción digamos a la defensiva (mientras que criticar con saña es ofensiva, mola más, claro que sí, y quedas que no veas). Loar algo revela tus verdaderos gustos de un modo más limpio. No me malinterpreten, hablo de un contexto (aquí y en el punto previo) de frase lanzada al viento "en medio de", no de argumento crítico. Escribir poniendo a caldo algo de un modo detenido y argumentado no me parece mal, si estamos a eso. Yo mismo lo practico... aquí y ahora , por ejemplo.
  • El ego desmedido es ridículo, ¿lo he dicho ya? es que es muy ridículo, leche...
  • Y en relación con este último punto , leer a alguien que, de un modo cristalino, notas que se gusta mucho a sí mismo, delata al escriba. Cuando soy estupendo no cometo errores, o esos errores me caracterizan en mi genialidad... una memez muy habitual en la red. Y por supuesto, TENGO SIEMPRE LA RAZÓN y soy el más guapo, y... ay, ay... que vienen las arcadas de nuevo...
  • Y claro, yo mismo puedo caer en mi propio decálogo. Si tuviera el ego de otros, no lo vería, y sí, temo que yo no siempre me leería a mí mimso  Pero espero que sean tropezones, no un estilo sistemático y continuado en este blog o en cualquier otro soporte para mi plumilla...

10 comentarios:

Int dijo...

Un mínimo de ego lo veo imprescindible. Cuando abres un blog es porque crees que tienes algo que decir y que puede resultar interesante a los demás. Si no te abres un txt y lo guardas en el disco duro.

Lo de los post largos sí es un problema. No es lo mismo leer una revista que a través de una pantalla. Pero aquí me callo porque soy el menos indicado para hablar (y cada vez menos).

Lo que no soporto es la falta de respeto, la displicencia con la materia de la que se habla. En el caso concreto que me toca, el cine, jamás he insultado a ninguna película (en las más de 250 reseñas que he publicado nunca ha aparecido la palabra "bodrio" y no será por malas películas).

Cuando un blogero se cree por encima del material del que habla (aunque este sea el mas pobre o mediocre de todos) ya está incurriendo en un error grave.

¡Un saludo!

Octavio B. (señor punch) dijo...

hombre, 'ego' lo hay... en el sentido que tú comentas. pero por ejemplo, yo lo he dicho muchas veces: mi caso personal carece, de entrada, de tal punto. Porque Estodigo lo creé, sinceramente lo digo, para mantener un contacto con amigos que dejaba físicamenta atrás, al volverme a Galicia y dejar la Gran Restauración de fachada catedralicia, y tal. Hablo de nombres propios, de Gorka y Azu, de Juanma, de Pilar, y d epaso de gente que vive lejos como Álex, Adina, Yael, Guillermo, Toni... gente que veo poco. Si luego no me leían, bueno, qué le vamos a hacer... pero PODÍAN acercarse al blog, y ver que ahora ando metido en prensa, que me acabo de escuchar el último de Mogwai, que voy poco al cine desde que soy padre, que me cabreo con cosas de la política, que...
Luego, sobreviene que participo en varios blogs muy mediáticos comentando, y desde allí me "gano" nuevos lectores. ¿Alimenta mi ego? Coño, un poquito, porque claro, mi dirección está disponible en mi nik, pero en un único sentido que ya expresé en ocasiones. Yo no vengo "de atrás", no soy un Álvaro Pons que ya escribió ne El Maquinista o el Volumen, no soy un Saavedra que escribe en Rockdelux antes de montar blog, por lo que quien se queda conmigo, entiendo que lo hace porque, sin mediar otro conocimiento que la lectura día a día de estodigo, le gusto como ente pensante.
Pues ego, poco, y agracecimiento, mucho. Esto, Int, falta en la red, pero de un modo brutal. Será que mi camino, mis motivos, eran, al principio, muuy discretos y humildes, pero es como yo lo veo.

Lueog, lo del respeto, muy bien dicho, y supongo que yo caí alguna vez en ese fallo. Porque a veces te entran ganas de llamar de todo (sobre todo cuando en un blog hablas, también, de telebasura ;D)

Int dijo...

Modo Confesional ON: El blog de Int (nombre cutre donde los halla) no es mi primer blog. Lo fue Proyecto Estragos, abierto hace 6 años y que era igua a este, pero con textos muy verdes. En su momento lo abrí porque pensaba que el escribir me ayudaría a profundizar en mi visión del cine y si un blog me obligaba a escribir y no dejarlo. Estaba seguro que sería un rincón personal que no interesaría a nadie. Pero, poco a poco, fue creciendo y captando gente.

Cuando decido abrir El blog de Int lo pensé como un diario de lo que vería día a día pensando en mis amigos (así que no se separa mucho de tu caso). AL principio, no me atrevía a poner un botón de seguidores porque estaba seguro que nadie pincharía y me daba vergüenza que la casilla quedara vacía.

Veo absurdo que alguien se crea especial por tener un blog (por muchos seguidores que tenga) porque hay miles, millones, de blogs y el de uno no deja de ser una pequeña estrella que puede iluminar a los que están cerca pero que se pierde en la inmensidad del universo. Modo Confesional Off

Por cierto, una recomendación: ya que estás tan involucrado con el arte, incluso en lo laboral, te recomiendo un film llamado La sindrome di Stendhal (en España se pasó por TV con el título El arte de matar) que supone una reflexión muy interesante sobre el poder de las obras artísticas en nuestra vida. Si te interesa, puedes encontrar una reciente reseña en mi blog. (modo SPAM off)

Octavio B. (señor punch) dijo...

on. Tomo nota de la peli.off :)

Jero dijo...

Confieso haber pecado en... vaya, en todos tus mandamientos. Mis entradas son cada vez más y más largas, el lenguaje chusco me posee de cuando en vez, probablemente haya soltado algún chascarrillo cruel hacia algo y/o alguien, me gusto a mí mismo mientras escribo y en ocasiones he dicho que algo es una absoluta mierda.

Ahora bien: si no tienes ego (ahí coincido con Int) no te pones a escribir un blog. Y si ves que no te gustas a ti mismo, lo dejas al segundo día. Lo del lenguaje chusco, la crítica simplona y la descalificación fácil es más criticable, pero no todos tenemos siempre un día luminoso y optimista, a veces nos sentimos incluso ofendidos o timados (cuando pagas por una entrada de cine o un concierto y el resultado es bochornoso) y la coloquialidad puede jugarnos malas pasadas...

Lo de las entradas largas tiene una explicación: a mí lo que me gusta de bloggear es escribir. Y sentir que cada vez escribo un poquito mejor, además. Es casi un ejercicio. Podría escribir 50.000 palabras sobre una lata vacía de atún. Seguro que a nadie le interesaría un pimiento, pero yo podría hacerlo, lo juro. Y casi seguro que lo acabaría subiendo al blog, por si a alguien también le interesa... Además, yo no escribo para ser leído. Escribo y luego si acaso alguien me lee. Primero va todo en un .doc y luego filtro lo que subo y lo que no.

Mmm, vaya,veo que me estoy disculpando, jeje. Síntoma inequívoco de que me he sentido aludido...

Octavio B. (señor punch) dijo...

pues no te sientas aludido, Jero, no...
El ego, ya digo, claro, algo tiene que haber, pero poco, poquito. Yo hablo desde mi experiencia y creo que habla por sí sola, mis motivos para comenzar el blog, y mi estímulo. ¿hay ego? pues claro, sobre todo cuando recibo el reconocimiento de escribas que yo antes seguía y, entrecomillas, "eran mi faro". Pero sobre todo, será mi carácter, antes que Ego (creerme algo 'Importante') hay gratitud (hace poco alguien muy conocido me comentó en privado que me tiene en su rrs, eso me provoca mucha gratitud y cierto sonrojo, antes que alimentar ningún ego). Porque uno puede saber que lo léen, que quizá a terceros guste saber mi opinión, pero no enfocarlo como el pavo, sacando plumajes ;)

Octavio B. (señor punch) dijo...

y lo de las extensiones, lo dcho, creo qeu con las nuevas tecnologías la cosa variará, y también, por cierto, qeu quien quiere transcribir una novela en un post, igual hace bien.. pero lo normal en un blog es que la redacción no sea de un meditado brutal, haces un texto, como mucho lo corriges otro día, punto pelota. Y en esta naturaleza digamos espontánea creo qeu la síntesis es la mejor aliada, de verdad. Distinto es publicar en un blog grupar que en el fondo trabaja como revista on-line, o por supuesto, hacer algo para Tebeosfera... es otra cosa, no sé si me eplico...

Jero dijo...

Lo de que me sentía aludido no era porque creyese que te referías a mí (no soy tan egocéntrico, jejeje), sino que me vi reflejado en esos mandamientos (quien se pica...)

Por cierto: yo también empecé el blog como un medio para mantenerme en contacto con mis amigos cuando terminé los estudios (antes les mandaba unos mails kilométricos), y resulta que ahora me leen fielmente unos cuantos desconocidos (no sé el número exacto, nunca he llevado cuenta de visitas, seguidores y demás) y apenas uno o dos de aquellos a los que iba destinado...

Lo de la extensión: el blog tiene una ventaja estupenda sobre el formato físico, y es precisamente que no hay limitaciones físicas. En una revista te ciñes a tal tipografía, tantas columnas, tantas páginas y tantas imágenes. En prensa, ídem (o peor). Aquí puedes publicar un día una frase y otro 200. Y la plantilla lo aguanta todo. Yo al principio escribía menos y luego fui soltándome y literalizando el estilo, en vista de que no había un editor que me parase los pies (el poder absoluto corrompe absolutamente). Si fuera una web con un interés comercial o divulgativo concreto me replantearía radicalmente mi tendencia a la verborrea, pero como lo hago sólo porque me divierte... (y que conste que yo soy el primero en pasar de largo cuando veo un ladrillo, peeeero...)

Octavio B. (señor punch) dijo...

buena reflexión, buena reflexión... la adaptabilidad, desde luego, es un factor diferencial del medio blogueril :)

Skarloc dijo...

Me sumo al rechazo del ego desmedido de algunos críticos.

Pero en realidad es algo que tiene cura. Me explico:

Desde mi ignorancia me he enfrentado a la creación artística desde diferentes campos: hace años dibujé algunos comics de pocas páginas para algún fanzine, participo activamente en cortometrajes sin presupuesto, e incluso he intentado tocar el bajo. Ciertamente, todo este trabajo, realizado como una afición y exclusivamente por diversión, carece de cualquier atisbo de calidad, pero me ha dado un profundo respeto por cualquier esfuerzo artístico y me hace valorar el proceso de creación en sí mismo.

Tampoco quiero decir que “todo sea bueno”, pero siempre es mejor destacar la calidad que criticar la mediocridad (cosa que además desnuda al que argumenta, como bien dices).