24 abril 2011

Era 'Lágrimas Negras'...

Zapeando acabo, vía los múltiples canales de R-Tv (la gallega por cable, resumiendo) en Tele-Lugo, donde emiten el final de una película española. No sé si buena, mala o qué. En la escena, Ariadna Gil (siempre guapa) y Fele Martínez (siempre feo) desarrollan un dramón con pistola en una preciosa playa.
Botón 'info', no operativo.
Bueno, esperaré a que esto acabe y anotaré mentalmente pistas de los títulos de crédito.
Pero claro, se cortan las letras del final, como siempre, y mi único dato es que la Gil interpreta a "Irene". Bueno, y que sale Fele, claro.
Bendita sea Internet. Hace quince años, me quedo como estaba. Hoy sé que se trata de Lágrimas negras, la obra póstuma de Ricardo Franco.



Que la vea o no ya es harina de otro costal. Para comentar quedan dos cositas. La red me proporciona la cultura , su fácil acceso, el conocimiento. La 'ley Sinde', me convertirá en delincuente si pretendo ver, ahora, Lágrimas Negras sin comprarla en DVD. Si está descatalogada, me olvido. Legalmente, me olvido...
No me considero un experto en todo el mogollón de los derechos de unos u otros, pero el sistema está creando mosntruos algo contradictorios. Inventa posibilidades que posteriormente desautoriza, y tal.
Bueno, es tarde, sólo quería contar la anécdota como punto de partida para posibles reflexiones. De otros. Buenas noches.

Esta era la escena de marras.


3 comentarios:

Ijon Tichy dijo...

Resulta curioso que hayas utilizado “Lágrimas Negras” como punto de partida para reflexionar sobre el tema de la propiedad intelectual, el file sharing y el acceso a la cultura, porque el guión de esa película es de Ángeles González-Sinde.

Octavio B. (señor punch) dijo...

¡joder qué bueno!!!!

En fin, curioso no,casual, porque te juro que "la historia" sucedió tal cual lo cuento, sin más malicia... aunque sería talentoso que todo hubiera sido "preparado"...

pablo dijo...

A mí también me tiene perplejo el hecho de que hayamos tantas personas soñando con ver esta cosa o la otra y ninguna compañía televisora edita las series y muchas compañías cinematográficas tampoco edita los DVds y mientras nosotros esperamos a que ellos lo hagan oficial (y legalmente), otras personas tienen material que no pueden ni intercambiar ni compartir porque está prohibido...
¿Cuando será el día en que tengamos acceso a reliquias cinematográficas o de la televisión de las que nadie se interesa en publicar (o catalogar)?
Yo sé que muchas de ellas andan por ahí rodando en armarios y desvanes, y que sus dueños pueden hacer transferencias y todo eso, pero es un asunto del que nadie habla ni se interesa...