03 mayo 2011

Fin Laden

Caricatura de David Hudges (no sé quién eres)
Que Bin Laden era lo más parecido a un monstruo que puedo imaginar (tanto como un Adolf Hitler) es impepinable. Relgioso extremista, asesino genocida, y con una barba feísima, lo tenía todo. Pero no puedo alegrarme de su ejecución en una acción "bélica". Por otro lado, si lo pillan, ¿qué? pasaría lo que sucedió con Hussein: un juicio de final conocido que sigue validando el ojo por ojo y una ejecución de Estado. Vamos, que "com si com sa"... Hubiera preferido, sí, que (juicio mediante) acabase sus días (y que fuesen muchos, una larga vida) podrido en una prisión de máxima seguridad e incomunicado. Que sufra, por supuesto. Que pague. Pero yo, paradógicamente agnóstico y nada creyente en normas religiosas, no creo que tengamos derecho a quitar vidas. Bien, es posible que en este caso fuese inevitable. Laden y amigos no habrán respondido al ataque con una K7 de canciones del Zoco (hubiera sido mortífero, plúmbeo incluso, pero me imagino otras tácticas). Laden es peligroso resistiéndose y también confesando (después de todo, fue "amigo" de su actual némesis occidental). No es de extrañar que pasase lo que ha pasado. Lamentable pero aséptico, muerte incomunicada, ejecución desinformada. Y así no sabemos nada, realmente, de lo que sucedió. Eso es otro punto curiosísimo: en un país tan mediático y dado al circo visual como los USA, están pisando huevos en todo esto. Aún se piensan, a día de hoy, si hacer públicas imágenes de un cadaver que han arrojado al océano  (otra cosa de la que habremos de fiarnos de su palabra: la total pulcritud ritual con el cuerpo del difunto...). Lo dicho, me parece todo muy raro. O no, porque juegan con pólvora, no hay duda, y en muy diversos sentidos (desde el hecho de haber matado al líder de la más sanguinaria organización terrorista mundial, al opinable dato de su propia limpieza en la política exterior de los últimos lustros)

Y hay que esperar consecuencias: conspiranoia de twit, progresía trasnochada defendiendo lo indefendible (posicionándose más cerca de Al Quaeda que de los Estados Unidos, donde personalemente nunca me ubicaré, si bien veo los feos agujeros del militarismo USA), cristianísimos de pro aplaudiendo la muerte del terrorista, alertas ante respuestas en forma de atentados...

Ya lo decía Lynch en Terciopelo Azul: es un mundo extraño...

No hay comentarios: