27 mayo 2011

Lego My Ego: historia de mis filias musicales 01- THE BEATLES

¡Oh sí nena sí! que decía Austin Powers...(seguir leyendo con la voz de Powers:) ¡hoy estreno lista/sección/lo que seaaaa!!!
Decidido a llenar de confeti al Octavio Pasajero, vuelvo por mis fueros listeros proponiendo una confesión sincera. Un repaso al Octavio musicoadicto desde mi infancia al presente, un recorrido selecto desde aquella niñez hasta estas canas, buscando artistas y canciones que me han obsesionado y marcado, para bien o para mal.
Y si existe un punto cero en mi currículum melómeno, seerán los Beatles. Estamos en los últimos setenta, soy un crío y en mi casa habita, desde antes de nacer yo, un enigmático disco doble, blanco como la nieve, que abre con el sonido de un avión y una canción que aún me parece imparable y perfecta (sí, claro, "Back in the USSR"). El Blanco de los Beatles, como antesala a una primera pasión melómana, la que tuve (y tengo) por los Fab Four, de los que fui atesorando extravagantes recopilatorios ("Rock'nRoll") y discos oficiales (el Sargento Pimenta) sin ton ni son: si al niño le gustaba la portada, malo sería que mamá no se lo comprase. Mamá, por cierto, opinaba que el blanco era "demasiado duro"... criatura, si hubiese consultado a un tarotista lo que le esperaba en una década...

1 comentario:

Jose Manuel dijo...

Listas. Oh si, Austin, has recuperado tu mojo.
Decía en su biografía Slash algo así como que el día que se pincho heroína por primera vez estuvo escuchando a los beatles en casa de una amiga, y se quedó colgado de esa transición que hay entre el final de Back in the Ussr y Dear Prudence, y que el propósito del resto de su vida como adicto fué recupear ese momento, esa transición, que por supuesto, nunca consiguió. No me extraña que se quedara colgado, por que el momento en si es mágico, sin necesidad de heroina.