05 mayo 2011

proceso de elaboración de un artículo

Es curioso cómo con lo pequeño a veces puedes observar los mecanismos de las cosas. Voy a usar mi texto para el Rockdelux de Abril, sobre La Cosa del Pantano de Moore/Bissette/Totleben, para hablarles de las vueltas que puede provocar escribir sobre tebeos, aunque sea un simple párrafo.
Cabe la posibilidad de que un lector, cuando lee una columna, se imagine que el proceso creativo de ese texto consiste en ,
  1. Leer un libro o cómic (o ver una peli etc etc) y
  2. después sentarse, verter qué le ha parecido en un papel o pantalla de ordenata y 
  3. mandar al editor.
Los dos primeros pasos valen para un blog personal, si quieren, pero aunque para "un medio" pudiera ser así en ocasiones, la verdad es que incluso ante un texto tan sencillo como el ejemplo de hoy, a veces las cosas son de otro modo.
El doloroso proceso de escribir críticas de cómic
Para empezar, procede siempre revisar datos, no fiarse de la memoria. La Cosa del Pantano de Moore y... ¿Bisette, Bissete, Bissette, Bisete? Comienza en ¿1984, 1983? Es realmente curioso como algo que "dominas", a la hora de enfrentarlo para hablar de ello en un artículo (lo repito, aunque sea de 150 palabras nada más) te plantea las dudas más chorras...pero que no beden traslucir nunca a tu texto. Quieras que no, son cosas a vigilar.
Cribado este punto ineludible, es verdad que a veces la musa llega y el texto crece en minutos, perfecto y hermoso. Son las menos. Siempre una frase rechina, siempre una idea puede ser expresada de otro modo. Es una batalla que puede llevarte a congelar tu texto.
Pero incluso hay veces que no es cosa de un adjetivo o una frase desafortunada, sino del tono general o de un concepto primordial que hay que replantear. Así, por ejemplo, mirad el primer texto que había escrito para la crítica de 'La Cosa del Pantano' de Moore, Bissette y Totleben:

Editorial Planeta edita en tres tomos “La Cosa del Pantano”, el clásico de Alan Moore (Northampton, 1953). En 1984 el guionista no era la figura mediática que es hoy, sino un joven autor con ganas de poner al mundo del cómic patas arriba. La ocasión de hacerse con esta serie fue providencial: no sólo renovó argumentalmente la historia de este monstruo, sino que exhibió una batería de recursos formales inventivos y, para la época, rupturistas.
Sobre un fondo lírico (la aceptación del Yo y una gran historia de amor vertebran la saga), Moore revolucionó el género del horror, buscando el desasosiego de los lectores haciendo aflorar miedos atávicos. Más de veinte años después de su publicación sigue dando yuyu. El fantasmagórico dibujo de Stephen Bissette (Vermont, 1955) redondea la jugada.
Pero al final, no sin hablarlo con terceros, por cierto, opté por reformular el artículo. Partiendo casi de cero, hasta saldar mi participación en el Rockdelux de Abril con este texto:
(artículo del Rockdelux 194, Abril de 2011)

Hay diferencia, y la primera es descentrar la autoría. En un primer momento, casi por inercia (demasiadas décadas leyendo que Moore es 'El Genio' y solo él cuenta en sus obras), prácticamente obviaba el apartado gráfico, que por cierto es tremendo, una barbaridad sin la que no se puede entender este cómic, y que además ejecuta alguien como Bissette, de larga carrera y peso específico en el género del cómic de horror. En la versión definitiva, evidentemente, sí atiendo a todos los culpables de la obra.
Y no les doy más la brasa, porque entre ambos textos hubo uno intermedio...
Conclusión: da trabajito, auqnue lo disfrutamos como enanos: tanto el publicar reseñas sobre historieta para que más y más gente se acerque al medio, como la pelea, intelectual, por llevar un escrito a un cierto grado de calidad, sino de perfección, algo que aún, creo, me queda muy lejos.
Cara a cara entre los restos del esforzado crítico y su objeto de análisis, la Cosa Pantanosa

5 comentarios:

Jero dijo...

Lo comentaba el otro día en los comentarios de una entrada en mi blog: creerse crítico de un tema en concreto (música, cine, comics) es infinitamente más fácil gracias a la existencia de internet, Google y la Wikipedia. Para mí está tirado llenar mis reseñas con datos (lugares, fechas, etc.) y que parezca que controlo muchísimo de un tema; lo cual no es cierto, porque incluso para hacer una alusión discográfica a mis grupos favoritos (léase Queen o Bruce Springsteen) muchas veces dudo con las fechas, si tal canción fue o no single, etc. Por eso han surgido tantísimos blogs de opinión que parecen estar "bien hechos" cuando, en el fondo, lo que pasa es que son mucho más fáciles de hacer de lo que la gente se cree. Ahora bien, la aportación personal, la lectura que el reseñante hace de la obra, es lo que define hoy en día si uno está capacitado o no para desempeñar esta tarea. Y la tuya sobre "La cosa del pantano" de Moore (y de Bissette y también de Totleben) me parece muy completa para ser poco más de cuatro líneas (luego el formato columna las multiplica, ya sabes).

Y sí, qué yuyu sigue dando la jodía... :)

Int dijo...

LLOROS ON
Yo no entiendo el escribir un post en el blog sin la palabra sufrimiento. Cada crítica (en mi caso) es casi un parto que, al final, siempre resulta insatisfactorio.

A lo que dices de los datos, yo siempre tengo abierto una serie de diccionarios de internet y en el momento de mayor paranoia llego a buscar las palabras más sencillas convencido de que las estoy escribiendo mal.

Suelo tardar como media entre hoa y media o más para escribir un post y la postura pensativa delante de la pantalla ante una frase inacabada es la tónica dominante.

Gracias por este pst que me ha servido de desahogo.
LLOROS OFF

Octavio B. (señor punch) dijo...

ah, sí el diccionario, lo conozco, lo conozco...

Octavio B. (señor punch) dijo...

Ah,y lo del espacio me encanta, es todo un reto (que creo que aún no he logrado con comodidad) tener que expresar la esencia de una obra en unas 150 palabras.
de verdad, me cuesta mucho menos un artículo a página completa que este ejercicio de síntesis. Y claro, como escriba, disfruto mucho más el ejercicio :)

Octavio B. (señor punch) dijo...

¡fíjate, el comentario anterior ya ocupa 58 palabras, si entendemos ":)" como palabra, que lo es, ocupa espacio, y los textos en propiedas de miden en caracteres