23 mayo 2011

SHUTTER ISLAND, de Martin Scorsese

Partamos de la base de que defender una política del autor a ultranza es poco acertado. No pocas veces el reconocer unas marcas de estilo claras no es sino signo de adocenamiento y, por parte de un realizador, de tirar por los caminos más fáciles, aquellos que él mismo abrió, asfaltó y señalizó. Transitar tu propia autovía puede ser sencillo. Otras veces, ahondar en ese camino es lo acertado, claro... el caso es que (vamos al trapo) si no me ha gustado Shutter Island (Martin Scorsese, 2010) no es por el hecho evidente de que muchos de los elementos característicos del director de 'Toro Salvaje' han desaparecido, o casi. Su sentido fogoso del montaje (ese tan celebrado en "Uno de los nuestros") es sustituido por una puesta en escena elegante, entre lo sensacionalista y el clasicismo "polar"; la disección de la ciudad de Nueva York o del alma de los Estado Unidos podrá rebuscarse como pretexto (en la trama, o en el torturado protagonista, un Di Caprio, eso sí, que ya es parte del engranaje Scorsese como lo fue en su día De Niro, un alter ego del propio director), pero no como substrato necesario, cual ocurría en "Toro Salvaje" o "La edad de la inocencia".
No, el problema estriba en que el artefacto (por artificioso) que maneja, una especie de 'Kubrikada' a-la-Scorsese, no se sostiene. Digo "kubrikada", porque antes que nada, Shutter Island me parece el deseo nítido de un director casi divino (joder, es Scorsese, ¿quién roza su altura en prestigio y éxito) entusiasmado en sentar cátedra en un determinado género, como en el caso del autor de "Atraco Perfecto". Para el caso, el terror psicológico. Y lo malo (aparte de que eso, sentar cátedra en géneros clásicos y renovarlos, ya lo había conseguido varias veces) es que a partir de aquí, nada apoya esta pretensión: los tópicos se suceden, imágenes teóricamente epatantes parecen descartes de un Lynch esteticista, las escenas de "acoso arquitectónico" carecen de capacidad fabulesca ya que pocas veces los ominosos túneles y los espacios amenazantes dieron menos pavor. Salvo, no obstante, la entrada inicial en este previsible espacio de pesadillas que es el manicomio-isla, en amenazador travelling subjetivo acentuado por la banda sonora en uno de los pocos momentos brillantes de la cinta).
Para colmo, Scorsese juega a birli birloques argumentales, con querer confundir al espectador, pero la verdad, con unos caracteres que no empatizan jamás, con una galería humana sosa (Ralph Bansky no logra dotar a su personaje de la cualidad equívoca y malsana que precisa y busca), con este Scorsese que se va a la grandilocuencia desmedida (ya sufrida en El Aviador), que me confundan o no, que al final tengamos una sorpresa o no, que "en realidad estaba muerto" (no, no es spoiler, estoy guiñando a "El sexto sentido"), pues como que me importa menos que el irresoluble misterio de porqué alargar más de dos horas y media algo tan fofo, esteticista, falto de fuerza y excesivo visualmente (lo que en Gangs of NY funcionaba porque era operativo, necesario el regusto wagneriano, pero aquí parece que el exceso visual es otra meta en sí misma, y abordada en horas bajas: cualquier fotograma de "El cabo del terror" da sopas con hondas a Shutter Island).

Espero que todo se reduzca a algo tan sencillo como "trabajo de encargo", y que su talento lo reservase a proyectos colaterales (así, lo mejor del italoamericano se rastrea hoy en el documental y, rezo, en la cadena HBO y la aclamada "Broadwalk Empire", que aún no he visto).

4 comentarios:

Int dijo...

De entrada, me parece una película muy respetable desde el momento que propone un tipo de cine adulto, que pide la complicidad y atención del espectador, lo cual se agradece mucho, pero, y que los fans de la peli no se lo tomen como una afrenta personal, finalmenet me parece estar ante un "Carretera perdida" para dummies. El escenario es genial, algunas ideas también (los excelentes flashbackas) pero finalmente Scorsese se rinde a darle mascado todo a su público.

Octavio B. (señor punch) dijo...

te acabo de leer (intento no mediatizarme leyendo previamente, al menos no vía blogs), y sí, lo de Lynch oara dummies es buena... pero es que a mí ni siquiera me ha parecido poderosa en su imaginería, los flashbacks me parecen un anunci o de compresas que por fin alguien hace planteando la experienci desde el terror, pero sigue pareciendo todo de un cursi relamido que... evidentemente, cualquier fotograma de Terciopelo Azul o de Naked Lunch(Cronenberg) me parece cien mil veces más feroz, sugerente, conseguido. Y comparo a los grandes porque Scorsese lo es, tanto o más.
Lo dicho, no, no, yo la desaconsejo, si se quieren imágenes abrumadoras, Aronofsky.

Jero dijo...

Pues... a mí me gustó mucho. Quitando lo predecible del primer final (porque el segundo, el de la ultimísima escena, me parece fantástico), a mí me resultó una peli mucho más compleja (en su aparente simplicidad) de lo que se puede extraer en un visionado, digamos, por encima. Detalles como la tirita en la ceja de Leo o la importancia del flashback con los nazis (entendido de un modo no literal) atan cabos sin caer en lo obvio y aportan trasfondo psicológico al personaje protagonista. Por supuesto que es un film mucho más convencional que "Carretera perdida" (mi prefe de Lynch), pero si "Shutter Island" es para dummies, al menos es para dummies aventajados. Y visualmente y de ritmo (apartados que tiran por lo subjetivo y que, desgraciadamente, no podremos discutir con argumentos que vayan más allá del "a mí me gusta/a mí me parece una horterada") me parece un puntazo. Bastante mejor, por ejemplo, que "Gangs of New York" (aunque habría que verla con el montaje que Marty tenía originalmente en la cabeza, claro).

"Boardwalk Empire" es fabulosa. Posiblemente "Juego de tronos" se lleve más laureles (por eso de que tiene detrás una nutrida base de fans sedientos de reyes, espadas, cuervos y dragones... entre los que me incluyo), pero para mí la serie de Buscemi es lo mejor que ha hecho la HBO desde "The Wire". Palabras mayores, vamos.

icsm14 dijo...

A lo mejor es que estoy muy leído, pero la encontré muy predecible. En cuanto empiezas a buscar el final mas "sorprendente" que pueda tener esa investigación y recapacitas sobre el inicio de la película… el final cae por su peso.