10 mayo 2011

THOR, de Kenneth Branagh

Concepto pillado. Kenneth Branagh no conocía el mundo cuatricómico de la Marvel sixties, no estaba familiarizado con la ególatra personalidad pop y kitch de Lee ni, supongo, admiraba las plásticas figuras-molde de Kirby. Y sin embargo, en lo que su Thor funciona, lo hace por haber entendido cierta suerte de "esencia de la cosa". Porque es verdad que hay cosillas tomadas de la versión Ultimate de Mark Millar (ergo, supuestamente para adultos y 'realista'), cosas muy trascendentales como la barbita, o el no ser creído un dios en la tierra (esto, aquí con más potencial que en los Ultimates, donde apenas es un mcguffin sin el mínimo simbolismo... volveré al tema). Pero más allá de estas pinceladas mínimas, donde la película se instala es en los gloriosos y añejos tebeos de la casa de las ideas.
Fuera refinamientos, caracterizaciones, diálogos tarantinianos a la Millar... esto empieza y antes de que te acabes la coca-cola ya hay más martillazos que en una performance de la Fura dels Baus, y tantas tortas como en un cómic de la edad de plata. Acción pura y dura, rodada por Branagh con un estilo inflado, sobreabundante, recargado y que recupera (y obliga a revisión, en su día no pude con él) el paroxismo visual de su Frankenstein: sobredosis de gruas, movimientos salvajes, desenfocados... lo importante no es el límpido storyteling sino transmitir la batallante maravilla, la acción heróica, el poder máximo desatado por los asgardianos contra los gigantes del hielo. Si es que la frase ya tiene bemoles..."asgardiianos"... "gigantes del Hielo"... puro delirio, tan resplandeciente como Asgard, esa ciudad de dioses todo purpurina. Porque, sí, menudo atrezzo y menudo vestuario, de Oscar. Entregado, claro, por Boris Izaguirre y el bailarín ese "Ameizing!" del concurso de bailde de Cuatro. Cascos imposibles como un gorro de la Reina Madre, armaduras para adentrarse en las entrañas del Monolito de Kubrik y montar una party lokaza, ese puente del arcoiris que semeja una banda magnética hasta las cejas de LSD... ¿Y Loki, cuando se engalana de malo-malo, pero malo de verdad? Brillante.
Dioses del OlimPOP kitch
Pero, porque hay un pero, más allá de esta zona de 'total war' que es lo que mola mazo, los pasajes que se desarrollan en la tierra naufragan en el cliché blockbuster más ramplón. Y es una pena, porque el símil cristológico está ahí (hijo de Dios hecho hombre, abandonado enla tierra por el padre, resurrecto con ascensión celestial incluidoa...) y daría para más que cuatro chistes malos y unas interpretaciones sosas (sólo se salva Tom Hiddleston en el interesante personaje de un dios de las Mentiras con más matices que ser el malo de la función). Incluso la escena del enfrentamiento entre un grupo de dioses y la saturnina máquina El Destructor se resuelve anodinamente y anudada a exigencias de producción (la moralina, la moralina...) cuando evidentemente el paseo del gigante de hierro y fuego podía haber sido físicamente un momento culminante.
En fin, es tan claro el choque entre la "verdadera zona 3D", ese mundo de Dioses que es todo acción, todo fisicidad, y el limbo terrenal (Thor comiendo mucho en un bar, la Portman con chiribitas en los ojos...plano total, salvo algún apunte como el desgarro del Hijo sabiéndose abandonado, al no poder portar su martillo -el de los hostiones del principio, recuerden-, o un chiste que me hizo sonreir... uno, sólo uno), están tan descompensados sus dos planos, sus dos mundos/argumentos, que lo que podría haber sido un más que digno peliculón-palomitas se queda en 50% mola 50% a la papelera. Curioso.
Con todo, divierte por lo que de bueno trae (inesperadamente).

11 comentarios:

Int dijo...

Yo lo que me pregunté a mitad de la película es si no hay un término medio entre la insoportable gravedad de El caballero oscuro (con todo, excelente) y el cachondeo padre de Los 4 Fantásticos (insultante).

¿El convertir la épica cósmica de Asgard en una comedia de situación en la Tierra no será una crítica de Branagh a la puerilidad -en general- del cine espectáculo made in Hollywood más ramplón?

Octavio B. (señor punch) dijo...

yo creo que es puro engranaje: después de todo esta peli, y los Iron Man, y el Capi... preludian el campanazo Vengadores (campanazo taquillero, se entiende), manda la productora.
Y sí, la de Nolan me gustó mucho, aunque es menos Sh que este Thor, en el sentido lúdico y maravilloso, es más bien... ¿"la 1ª peli de pijamas crepusculares antes de tiempo"?

Goku_Junior dijo...

Pues yo me reí con más de un chiste, pero bueno, para gustos colores. La mayoría de las críticas que he leído suelen sacar más sus puntos negros pero supongo que depende de lo que cada uno se esperaba o de la regla con la que se mida a esta película.

He visto las suficientes películas de superhéroes como para que mi listón en estas sea alto, más bien todo lo contrario, es bajito, bajito, supongo que por eso disfruté bastante de la película a pesar de que podría haber llegado a más. En ese aspecto es una pena pero aún nos queda la aparición de Thor en los vengadores y la secuela de esta película, que por los números que está haciendo (y habrá que esperar a ver lo que recaudan con el merchandising, el videojuego y los dvds) muy seguro que tendrá secuela.

Int dijo...

Ese es el principal problema, Goku Jr., se ha bajado tanto el listón -y las productoras se han dado cuenta de ello- que el conformarnos con que la peli sea digna es lo que las limita. Hay falta de ambición, de querer hacer algo realmente grande. Y sí, Octavio, estamos ante un episodio piloto, una mera formalidad.

Ya lo he dicho en otro sitio, Iron Man ha hecho mucho daño. Divertida sí, pero muy floja, y parece que es el espejo en el que todos quieren reflejarse.

Octavio B. (señor punch) dijo...

pero no, es que Branagh hace cosas muy buenas en esta peli. Por fabulosa, grandiosa y bigger, por divertida, no deja de ser fabulosa cuando acierta. Para mí el problema es que se ata demasiado a la franquicia en otras ocasiones, y eso es una pena... pero lo que es disfrutable es muy disfrutable. ¿Por qué alabar una escena de acción de Pixar por modélica y no las virtudes -en otro sentido- de la "zona reivindicable de Thor? vamos, que con sus tremendos peros, yo lo pasé chupi viendo a este dios montando la de san quintín en las tierras de los gigantes, mientras que con la última de otro "dios" me aburrí como un hongo... me refiero al Superman de Singer. es un ejemplo. vamos, que tiene sus cosas, no está mal. ¿Excelente? tampoco, tampoco...

Int dijo...

No, si yo reconozco las virtudes de la película (de ahí que le diera 2*), pero, por ejemplo, uno de mis compañeros de sesión, al acabar la proyección, casi respiraba de alivio y diciendo que no estaba mal. Y ahí si veo el problema. Thor no es mala, desde luego, pero tampoco la elevemos a los altares simplemente porque podía ser peor (como pasó con la igualmente endeble Iron Man). Se puede lograr mucho más con estos personajes.

Y sí, para mí, el Superman de Synger es un film fallido (y abandonó X-Men por esto y al final ni una ni otra) pero que ofrece una visión personal del personaje y se atreve a llevarlo a sus últimas consecuencias. Más de lo que se puede decir, por poner un ejemplo coetáneo, de la esquizofrénica Batman Begins.

Anónimo dijo...

Una pequeña pega a tu crítica. El comentario sobre Boris Izaguirre y el tío de Fama no me parece muy acertado. Da la sensación de que eran los primeros gays petardas que se te venían a la cabeza porque en realidad ninguno de ellos es estilista (que yo sepa) ni tiene look de locaza desbocada, sólo pluma.

Octavio B. (señor punch) dijo...

hombre, petardas no, no era mi intención esa, ni ser despectivo (Izguirre me cae bien, el otro no, y por nada que ver con sus condiciones sexuales, por supuesto) pero sí son fashion, metrosexuales, cuidan el look, les gusta el rollo kitch... nada más, claro. Petardas (sin connotaciones homófobas sino en el sentido que le da Alaska al término, de alegres, deshinibidos, pendientes de su look, vistosos... pues sí, sobre todo el Amazing...) Como 'petardísimo' me parece, por ejemplo, el look de Odin en la peli...no es que mole, es que... ¡es amazing!

Octavio B. (señor punch) dijo...

en fin, que la inclusión en el texto de ambos (y del Monolito, y...) era transmitiros cierta sensación de cachondeo sano que me desprende todo ese fulgor marvelita, hortera, exagerado... nada más. Parece que no lo logré :(

Anónimo dijo...

No me parece que tu comentario sea despectivo sino un poco perezoso (en el sentido de pereza mental). Cristiano Ronaldo y Bekham son más vistosos, metrosexuales, fashion y kitch (no hay más que ver su gusto para las mujeres) pero no estaban en el mismo compartimento que Boris y el otro a la hora de establecer la comparación.

Con que en vez de "entregado" hubieses puesto "que harían las delicias de" me habría parecido más acertado.

Octavio B. (señor punch) dijo...

vale, queda dicho (eso sí, en mi vida me van a venir futbolistas a la cabeza a modo de ejemplo, porque el fútbol y yo no compartimos espacio mental... con decir que no he visto ni uno de los 3000 Barsa-Madrid de las últimas semanas...)