09 junio 2011

Lego My Ego: historia de mis filias musicales 05-DEPECHE MODE

En 1985, u 84, entró en mi vida como un huracán este grupo tecnopop para revolverlo todo. 1º, hablamos del 84, yo llego a ellos vía familia extranjera, y la realidad es que si los de Basildon eran muy conocidos en Alemania o Suiza, en España no dejaban de ser una banda de culto, oscura y, eso sí, dueña de algunas canciones bien conocidas. Ergo, de esos de "ah si, esta me suena, es muy famosa". Que en cinco años la cosa cambió, sí, pero en 1985, era así: "de culto". Con Depeche Mode, por tanto, comienza el melómano.. pues eso, de culto, que no me abandonará ya nunca; esa zona que me situó quizás entre los raros de la clase, que predicaba las excelencias de una banda desconocida por todos menos servidor.
Luego, como una cebolla, cada capa que profundizaba me afianzó en mi pasión por Gahan, Gore, Fletcher y Wilder: el rollo chungo de su estética sado gay-hard, los excelentes y extraños clips de Anton Corbjin, unas letras esquivas que hablan de peligro y rituales eróticos oscuros, música de melodías perfectas pero envueltas en chatarra de coqueteos experimentales (los descubrí en su etapa berlinesa, ergo, en pleno delirio tecno-industrial)...
El talento de Depeche Mode fue el de crecer conmigo. Cuando asumí las delicias de su universo en sombras, crecieron como músicos (estrenando los noventa con "Violator"), cuando ya era un perfecto indie-boy, me tumbaron con "Songs of faith and devotion", donde coquetean con el rock distorsionado, el gospel, el sinfonismo, el tecno que ellos gobernaron, y lo que haga falta. Y desde entonces, nunca volando tan alto, con notables altibajos y también discos más que defendibles en pleno siglo XXI, no han dejado de ser un referente en mi agenda musical. Un nuevo disco de DM es una llamada a la que atiendo inevitablemente.
Con todo, nada como la entrega del quinceañero descubriendo, tras cada magistral canción de discos como "Some great rewards" o "Music for the masses", la oscura verdad de una banda que jugó a ser masiva desde la experimentación (sonora, sexual, vital).

3 comentarios:

Rafael dijo...

Gran banda. Dice Andrew Fletcher que seguramente sacarán un par de álbumes originales más y se retirarán. En directo siguen siendo una maravilla.

Int dijo...

¿Crees que hay una relación directa entre que Songs of Faith and Devotion sea el último gran disco de Depeche Mode -a parte de acierto posteriores- y la marcha de Alan Wilder tras ese álbum?

Octavio B. (señor punch) dijo...

se me escapó esta pregunta y dudo que llegue a tí mi respuesta, pero... sí, sin duda. Wilder era el cerebro sónico (Gore el melódico, Gahan sigue siendo el frontman más grande del planeta, y luego hay un rubio que da palmas tras el teclado XD