17 junio 2011

Lego My Ego: historia de mis filias musicales 09: SONIC YOUTH

Tardé en disfrutar la 'Juventud Sónica', banda a la que conocí en el 88 y que no acabó de ganarme hasta el 92, con el doble "Dirty". No es extraño, los de NY juegan una liga sin asideros (como sí los tienen los Mary Chain o los Pixies, por la caricia melódica): arties, dueños de unas voces nada ortodoxas, mucho más feroces que aquellos, en tanto que free (sus zambullidas en ruido abstracto) y hardcore (género al que no pertenecen pero del que liban), no acababan de llenarme del todo.
Posiblemente mi caida del guindo se deba a dos factores del disco de 1991: el puntazo melódico de '100%', un tema casi, casi comercial, y el virtuosismo instrumental que, entre las capas de noise y los acelerones suicidas, demostraba la canción "Theresa's Sound-World" (ver el tube): una balada de guitarras cristalinas donde ninguna lleva la voz dominante, sino que Lee y Ranaldo hacen una harmonía de arpegios fluida, perfecta, sostenida por el mejor batería del mundo (Shelley, un fiera.. merece pillar el tema una seunda vez y fijarse solo en cómo toca este monstruo) y un bajo recio (mis Gordon, más que "la chica del grupo", el bajo como el pulmón, la voz más core de la banda y una frontman de campanas... verla bailar a sus cincuenta y muchos sobre el escenario merece la pena). Y cómo ese virtuosismo de conduce a un ruido feroz, aceleradísimo, aún me impresiona.
A partir de aquí, me rendí a Sonic Youth, banda que hoy me parece algo infalible, sin mácula en una carrera de 30 años (su último largo, imprescindible como el 1º).
21 años, viaje completo, o casi, a los abismos de las músicas menos cómodas.

2 comentarios:

Int dijo...

Yo me enamoré de SY con un disco, "Goo", y una canción, "Tunic (Song for Karen)". Ya sé que se dice que es su disco más mainstream, pero esa mezcla entre melodías pop pegadizas y restallantes guitarras distorsionadas me fascina.

He escuchado otras cosas, como sus primeros trabajos, "Confusion is Sex", mucho más duro o el score que compusieron para la peli "Demonlover". Lo que sigo sin conseguir que me entre bien es el "Daydream Nation", lo cual me fastidia por su alcance mítico.

Octavio B. (señor punch) dijo...

Tunic es la hostia.
Yo los descubrí con "Sister", pero escuchado en tienda, ni lo compré. Sí me compré el Daydrema, que hoy considero una obra magna, pero de aquella se me hizo durillo. Dejé pasar Goo, por ello, aunqeu Tunic me tenía loco. Y definitivamente con dirty me abandoné, fue, como digo en el post, como caer al fin del árbol.
Lo acojonante es que no considero que exista un mal disco en toda la carrera de SY. Obras menores en comparación consigo mismos, sí, pero en relación a la música que los rodea, ni uno flojo. Ni "A thousand leaves", fíjate.
Ah, los vi en directo por primera vez en 1995, los ví cinco veces, siempre acojonantes