25 junio 2011

Lego My Ego: historia de mis filias musicales 13: YO LA TENGO

Curioso paralelismo con Sonic Youth, pero invertido. Conocí a Yo La Tengo en 1993 (con 'electrOpura') aunque no empecé a reconocer las bondades del trío hasta 1997. Pero no por cañeros, sino al contrario, porque en el 93 mi estado mental pedía fuego y napalm. 'Yo La Tengo' son más como una brasa al rojo bajo un manto aún tibio. Entre la calma dulce, el momento previo a la tormenta, y ocasionales relámpagos de furor.
Pero con 27 años ya tenía otra perspectiva, un abanico más amplio que el "sólo caña", y los de Hoboken sacaron "I Can Hear the Heart Beating as One", un discazo de rock intachable. Desde entonces hasta hoy, una de mis cinco bandas más admiradas de todos los tiempos.
Cercanos a los Jesus o a Los Planetas pero más de andar por casa, Yo La Tengo son encantadores, cercanos y siempre excelentes, magistrales. Cada vez más alejados del sonido abrasivo que practicaron en los ochenta y noventas, fieles a su estilo pero inagotables. Un garante de calidad, tanto el disco como en directo.

Dos perlas que son una, dos caras de la banda... aplicadas a la misma canción:
Besos...

Y latigazos...

No hay comentarios: