26 junio 2011

Lego My Ego: historia de mis filias musicales 14: PJ HARVEY

¿Qué puedo decir de ella? Inabarcable como un gigantesco iceberg en la noche, brillante como si poeseyese una extraña iridiscencia. Solemnte, vasto, bello y monstruoso. Así percibo el legado musical de Polly Jean Harvey. Discografía sin mácula, desde aquel "Dry" y su blues fiero, todo en ella es perfección. "Rid of me" sigue siendo la cosa más violenta que puedes echarte a las orejas, un volcán de blues clitoriano, feroz y desesperado, "Let England Shake", de 2011, es un arrebato que ya está encaramado a una lista de lo mejor de la añada sí o sí... pero es que todo en su carrera me ha ido causando admirtación: del feroz animal de uss inicios a la reconversión glamourosa 'a-la-Nick Cave' en "To bring you my love", su viraje al rock más comercial (pero demostrando cómo se hace) en "Stories of the city...", el asombroso viaje gótico y lírico de  'White chalk'... y sus directos, donde sólo cabe arrodillarse ante la última Gran Diva del rock, una criatura toro carisma (ríete de San Bono) que pisa la arena para que las constelaciones se rindan a su mínimo gesto.
Diosa del rock, diosa del rock... rendido a ella desde 1993 hasta 2100.

" Vergüenza, vergüenza, vergüenza... la vergüenza es la sombra del amor"

No hay comentarios: