16 junio 2011

Los Indignados

Esto es un berrinche
Hay que replantearse cosas. Hay que ver a dónde está llevando la dinámica de la horizontalidad. Hablo, claro, de los indignados y las penosas actuaciones ayer en Barcelona. Penosas, claro que sí, violentas, totalitarias, agresivas. No me siento representado por eso. Tampoco, conste, la verdadera organización asamblearia del movimiento 15M, que ha rechazado los acontecimientos y se desvinculó de lo smismos. Bien, pero insuficiente. Se están evidenciando, con el desgaste de los días y las semanas, debilidades cada vez más transparentes en el movimiento.
Me pareció fabulosa la aparición de acampadas, mientras los medios más conservadores escupían sandeces (recuerden, se habló de Bildu en la sombra, de Rubalcaba, ¡hasta de neonazis!) y los progresistas no sabían por donde tirar, desconcertados. Me gustó el asamblearismo como forma opuesta a los organigramas verticalistas del poder. Me gustó el civismo en sus orígenes.
Pero la deriva ya es evidente, la proliferación de subgrupos, de diversas actitudes y pensamientos, está agarrotando al 15M. Lo principal sería, entonces, darse cuenta de que
a) la indignación es real, lícita y requiere una línea de acción a medio plazo para encararnos contra poderes omnívoros y que no nos tienen en cuenta.
b) la forma de protesta por acampada pacífica y asamblearia ya no es viable, por libérrima y anárquica. Ha valido (y de qué modo, impactando a nivel mundial) como detonante, pero sus márgenes organizativos a largo plazo son escasos, y su capacidad de control de un determinado proceso reivindicativo, temo que muy bajos.
Ergo, se impone la disolución de los campamentos y la búsqueda de nuevos y más eficaces cauces de acción. Por resistir en una demanda justa, articulada en varios puntos de una sensatez meridiana que redundan en un hecho: nuestra democracia es débil e injusta, algo, por cierto, que ya se discutía en programas televisivos tan perroflautas como 'La Clave' de Balbín en los primeros noventa, y nadie se rasgaba las vestiduras.
Continuará... lo deseo sinceramente.

4 comentarios:

icsm14 dijo...

No puede ser. Abandonar las acampadas da pie a olvidar el problema, a decir que ya se han cansado y se acabó lo que se daba. DRY y el #15m se gestó en Internet, pero no fue hasta que saltó a las calles que alcanzó verdadera resonancia nacional. Hay que seguir hasta las generales, eso sí, buscando también otras vias de denuncia/protesta, no alternativas sino complementarias.

Octavio B. (señor punch) dijo...

sí, mirado bien la acampada no es incompatible con otras vías, pero tiene que avanzarse, conformarse con el estatu quo liquidará igualmente al movimiento por presión mediática (vía olvido, ya no es noticia, o vía, como está sucediendo desde los sectores cafres, 'para que no olviden, vamos a dar más madera') Me gusta la idea de grupos de barrio, que se baraja desde hace semanas, por ejemplo...

Ximo dijo...

No se si has escuchado este audio donde entrevistan al gran Wyoming y a Juan Luis Cano, pero no tiene desperdicio alguno:

http://www.rtve.es/alacarta/audios/asuntos-propios/asuntos-propios-wyoming-cano-sobre-violencia-15m/1131340/

Verdades a capazos. Sí señor.

Octavio B. (señor punch) dijo...

mola, ximo, mola.
Y sobre todo me pone la antena en este programa... nunca lo he escuchado más allá de algún zapeo, si esta´ bien tomaré nota...