12 julio 2011

RESACÓN EN LAS VEGAS, de Todd Phillips

"The Hangover", La Resaca. Así, como El Guateque, o El Apartamento, no como "Jo que desfase con los supersalchichas". Suena mejor, ¿eh? No pillo, yo, el motivo de que las cintas de acción o "serias" se dejen en inglés (The Matrix, La Matriz) mientras que la comedia, la nueva comedia americana, género que si hacemos caso a plumas y fuentes fiables está viviendo una nueva época de grandes obras en la estela de Judd Apatrow y su escudería... las cintas de humor, en fin, son sistemáticamente violadas por obra y gracia de un código no escrito, según el cual hay dos formas de humor: el BUENO, el elegante, la inteligente comedia de situación, y el MALO, el gamberrete, el tonto. Y como The Hangover evidentemente es gamberra, crítica, mordaz, y sí, hay gente con resaca, pues al saco. Al saco de los títulos "a-la-graciosito", claro.
Pero 'Resacón en las Vegas' no es nada graciosita, y sí hilarante, ácida, y cinematográficamente tan sutil como una de esas aburridísimas pelis rodada en la campiña inglesa con palacio al fondo. Sutil, porque su humor, que sabe lanzarse por los afilados campos de la sal gruesa para escocer más, también es inteligente, nace de una lección magistral de elipsis brutal y es generosa en ejemplos de buen cine (y gracioso cine, del que te hace reir, del que te hace olvidar el día que has pasado), y en la aportación de nuevos iconos del humor (por dios, Zach Galifianakis va a destronar a mucho mr. Muecas de Hollywood.. le basta un gesto mínimo tras unas gafas ahumadas para levantar ya una sonrisa en el espectador). También cede en cierta moralina, lo admito, pero tras tanta risa un poco de "buenismo", francamente, no me etropea el tiempo invertido en el visionado.

Bueno, ¿necesitamos coartadas culturetas para carcajearnos a gusto? vale: The Hangover hurga en la herida de unos Estados Unidos que, habiendo enfrentado el abismo del terrorismo y el horror genocida con el infierno de las Twin Towers, no es capaz de asumir su culpa en la actual situación del mundo, y oculta el peso de su poderoso ego tras un barniz de eterna adolescencia, de opiácea fiesta con orejeras para no ver más allá de la franja del paisaje que le es grato. A través de unos protagonistas adultos, padres, casamenteros y profesionales (dentistas, maestros...) que reniegan de su estatus para hundirse en una eterna fiesta teen, Phillips, como todo buen bufón, critica a la corte, al reino, al rey y al pueblo entero con hiriente astucia.

Ala, y además se ven culos.


3 comentarios:

Manuel Rivera dijo...

Que sepas que gracias a tu entrada me animé a ver la película (que ya tenía en mi lista de pendientes).

Me encantó, la verdad, buen rato y mas que carcajadas, risas de complicidad, e incluso momentos de novela policiaca, y si no ¿como se te queda la cara en el primer recorrido por la habitación post-resaca?.

Con la fauna que se encuentran es como para hacerse preguntas... Que la peli responde poco a poco y de manera genial.

Conste que todavía no se de donde salió la gallina :D

Salu2

Octavio B. (señor punch) dijo...

pues me alegro, Manuel... esto es el objeto social REAL de un blog, un boca a boca donde al final, a base de frecuentar espacios personales de terceros, llegas a fiarte (dentro de un orden) del blogger en cuestión, y la cosa funciona. Si te animé y acerté me das una alegría... a veces parece que la peña se olvida de todo esto, que hace blogs para fortalecer egos, y no es eso, no...

Paola Monter Uribe dijo...

Esta es para mí la mejor película de Todd Phillips, ¿Qué pasó ayer? Es muy divertida, mi personaje favorito es el que interpreta Bradley Cooper o Phil Wenneck en la película es el más centrado y tranquilo del grupo de amigos.