01 agosto 2011

"The gang"

9372213AQUÍ lo comento a vuelapluma, la noche de ayer fue gloriosa, y aunque son cosas estrictamente personales, la verdad, dan para la reflexión, la capacidad de reencuentro natural, distendido, con gente que igual solo ves una vez cada año, o cada dos..o... en aquella mesa había quien hacía tres años no se reencontraba. Acumulamos canas, y como comenté en "la última", la que te apuras con el que queda (porque siempre hay algún destroyer con ganas de cerrar los bares), esas canas son el poso, la realidad: con veinte la vida, como un ciclón, arrastra experiencias con una intensidad única. Luego, con los años, el tiempo es una red elástica que no afecta de igual modo. Pasan cinco años sin ver a un colega, el mismo hiato en que tu hernanillo se licencia, y la sensación es que han transcurridos desde la última cena tres, cuatro meses solamente.

En fin, eéramos cuatro, M, R, A, y yo. Faltaban comensales, se los recordó con cariño, entre vinos y buena manduca. No hubo comas etílicos, no hay resaca, sólo el sabor agradable de cenar entre amigos, arreglando el mundo de hoy y recordando entre carcajadas literales el mundo de ayer.
Se repetirá, en tres meses, o en tres años. Será igual de grande, pero espero que los cuatro sean alguno más (sin llegar a números desproporcionados, una mesa interactiva es siempre 'El Número', indeterminado, que se precisa para que la magia se instale sobre el mantel).

No hay comentarios: