04 septiembre 2011

Historias de colesterol y horror 02 (la Cocina del Infierno)

A ver, entendedme. Que sí, si cuido el colesterol viviré cinco años más y si bajo el úrico evitaré tener gota. Pero si cuido todo a rajatabla y como un monje benedictino haciendo un voto... eso en determinadas circunstancias me hará sentir un gilipollas consumado. Y eso acorta también la vida, y sobre todo, convierte la vida en algo que no merece ser vivido...
Por lo que queda oficialmente interrumpido todo miramiento culinario durante los próximos días, en los que estaré en Nueva York turisteando y zampando TODAS esas cosas que HAY que comer si estás por primera vez en la Big Apple.

El colesterol y Nueva York: sin propósito de enmienda

Eso sí, el ejercicio físico que haré esos días quemará, seguro, todo exceso nutricional...

[imagen, Hellblazer 01]

No hay comentarios: