28 septiembre 2011

La verdad Rastani


Vale, vamos a llamarlo imprudente, chulesco, o producto de un tiempo en que un don nadie con nada que aportar se cuela en un reallity para, chingándose todo lo que se mueva del sexo opuesto, conseguir una fama artificial a base de escandalera. La diferencia es que, frente al Pichabrava de turno en la nueva edición de Gran Hermano, Alesso Rastani, el especulador bursátil que vía televisión acaba de conmocionar a medio planeta (el hemisferio Norte, básicamente) tiene caché, armas y preparación para montar un escándalo de verdad. No hay más que ver las declaraciones de ¡políticos! al respecto, o contar cuántas radiotertulias han abordado el asunto. Pero...

¿Me escandalizo yo? La verdad, y no es por quedar de listillo, que no lo soy y menos en temas macro-económicos o políticos, no, no me escandalizó su bravata. Me pareció, ya lo dije, torpe y una persona buscando el foco desde una posición determinada, que es, hoy por hoy, ideal si quieres armar un tomate del diez. Pero lo que escuché de su boca, más allá de actitudes gestuales o verbales, me pareció una verdad así de grande.

Que en situaciones de derrumbe general hay unos pocos que se lucran económicamente, que el poder no es ya político sino económico (Goldman Sachs), que en fin, el sistema está podrido y merece un replanteamiento. Cuando estas cosas las dice un blogger, un humorista (ya saben, las verdades el bufón) o incluso un político desde uno de esos pequeños partidos que nunca lograrán escaño, vale. Cuando nos lo escupen desde aquel lado, el de Sach, el de los que se enriquecen con los restos de las ruinas mundiales y lo dicen, además, con una sonrisa en la cara... ah, escándalo. Pues no tanto; simplemente, una verdad dolorosa escupida con aborrecible soberbia.

2 comentarios:

icsm14 dijo...

Ejem! El tipo ni broker, ni especulador en bolsa ni leches. Un pringaillo en busca de atención: http://www.microsiervos.com/archivo/mundoreal/falso-experto-bolsa.html

Octavio B. (señor punch) dijo...

sí, lo leí hoy, je...