21 octubre 2011

El fin de ETA

Qué curioso, tras el comunicado de ayer de la banda terrorista ETA (donde han proclamado "el cese definitivo de la actividad armada") me he acordado de una cantinela ya clásica de todos los pelajes periodísticos, que han aseverado, históricamente y hasta la saciedad, que ETA son unos asesinos, criminales, basura. ¡Bazuraaaaaaaa!. Que no cabe aplicarles raseros de pensamiento político o razones de fondo. Que, en fin, se hermanan al serial killer norteamericano, no al aspirante a ministro o alcalde. Y sin embargo, veo que las reacciones periodísticas, en toda plataforma informativa, hacen un análisis directamente político de la noticia.
chiste gráfic o extraido de El Estafador
Yo creo que ETA tienen mucho de política, que cae de cajón que es así. Y eso es lo peor, porque suma un plus de dificultad para solucionar, acabar con su realidad asesina, con su repugnante desprecio por la vida humana. Porque "bandas de atracadores de casas naranjas" podrán ser desarticuladas por el método de la fuerza más o menos bruta, pero, como ponía Alan Moore en boca de su diletante personaje futurista en el cómic "V", "bajo esta capa (...) solo hay una idea. Las ideas son a prueba de balas". Por eso pienso que hubiera sido maravilloso terminar con ETA como quien elimina plagas gaseando campos con fungicidas. Pero no veo que ese camino sea posible con las ideas (que sustentan la atrocidad terrorista). Al contrario, las expande. Y no niego que el documento es en su retórica tan obsceno, irrespetuoso por omisión, necio por ceguera, que apetece tirarlo a la papelera (no de reciclaje) y seguir dando palos. Los palos han ayudado a llegar aquí, sin duda. Aplausos para las acciones policiales, han drenado al cuerpo del bicho, avasallado a su cúpula, la capacidad del animalejo para evolucionar... han destrozado "la capa",que decía V. Pero lo más difícil será siempre acabar con la idea.
Lo fundamental, según yo puedo entender lo que está pasando, es que ETA, herido como cascarón, ha comprobado también que como Idea, la vinculación de pretensiones políticas a un paisaje de violencia total (extorsiones, kale borroka, asesinatos selectivos o, como antaño, masivos, hurtos...) ya no es bienvenida ni en su objetivo natural, un País Vasco que hace mucho está harto (según yo lo he experimentado hace diez años, y creo firmemente que esta sensación de "basta ya" ha aumentado exponencialmente de 2002 a hoy). De ellos, de su ideología (no de su ideal político independentista, respetable esgrimirlo desde otro universo; el de la palabra, el de las instituciones, el del voto popular libre... sino de todo lo demás), hartos también los vascos del miedo latente o constante, de sentirse los enrarecidos, de convivir con explosiones en tu calle, sangre en la acera de tu parque... hartos de ETA. Ahí está la extinción de la plaga.
Por eso, vale, hubiera sido todo redondo, inapelable, si el comunicado supusiera una rendición y disolución, una entrega de armas, una confesión de que la idea base es equivocada, aportando nuevas bases de convivencia plural y empezando por un sentido arrepentimiento, súplicas de perdón a los familiares de asesinados y víctimas supervivientes, y todos a la cárcel voluntariamente, yo que sé... y una ayudita al Domund ya puestos, que estamos en las fechas para ello.
Pero como las quimeras me parecen indignas de posiciones mesuradas, pienso que hay que mostrar alegría y esperanza, y entender el paso de ayer en términos positivos. Cabe ver veneno siempre, en cada acto y palabra de los criminales. No darles crédito al 100%, desconfiar. Es lícito, hasta inteligente. Pero en su punto medio y bien peraltado a eso se lo llama prudencia, no otra cosa.
Y otra cosa la está ofreciendo, por cierto, un extremo derechista (no Mariano Rajoy, y me alegro mucho) que quiere hacer fuerte al PP por la vía menos centrista. Así ví un rato ayer, atónito, el espectáculo de absurdos bílicos de Intereconomía, donde los representantes de todo lo que no quiero largaron a gusto. Aporto dos perlitas.
¡Uy! ¿pero esta imagen se ha colado?, ¿qué pinta aquí?

[Aclaro: para las siguientes declaraciones acudí a "refrescar" el vomitorio intereconómico (aquí, si quieren verlo). Creo que estoy siendo literal, de todos modos, para eso aporto el enlace, quien quiera que complete mis entrecomillados. Yo no puedo revisarlo, el doctor me dijo que si lo hago me moriré acto seguido en una orgía de flatulencias y severísimos dolores anales, y valoro mi vida y mis gases, que son míos... pero acudo a mis lectores para asegurar la literalidad de dichas citas textuales. Si tienen cojones para escuchar toda esa ponzoña, quiero decir...]

Eduardo García Serrano dijo: "ETA ha triunfado en toda la línea" y "ETA ha puesto de rodillas al Estado" y  "ETA ha podido con el Estado porque tiene complicidades políticas, porque el pacto con los nacionalistas es previo al pacto constitucional".

Roman Cendoya "ETA está diciendo exactamente lo que ha dicho en los últimos 40 años , solo imbeciles, bobos, 'bienpensaos', mediopensionistas, pusilánimes y cobardes son capaces de interpretar una cosa distinta" y vuelve: "¿alguien me puede explicar donde esta la novedad, que no sea un un bobo genéticamente puro o un pusilánime o un cobarde o una persona que está esperando réditos electorales, para decirnos algo distinto? (sí, frase MAL construida, pero... estoy entrecomillando, lo siento, no soy responsable de nada)"

En fin, Interenema no es el tema aquí (aunque me alucinó TANTO que tenía que calzarlo). Puede que nos la estén intentando meter doblada, no sería la primera vez. Pero si ellos son talibanes, nosotros, que somos más y mejores, no deberíamos serlo. Prudencia y "step by step". Y esperanza siempre. Eso sí, me pienso escarallar a gustito, cuando los de "La rata a la Alcantarilla" tengan que comentar las buenas y prudentes palabras, la medida alegría que, apuesto un txakolí, pronunciarán los Príncipes de Asturias esta tarde y el Rey, como muy tarde, en su siempre excitante y esperado mensaje navideño.

No hay comentarios: