10 noviembre 2011

LA RED SOCIAL, de David Fincher

Seré breve :)
"Zodiac" me resultó sorpresiva porque alejó de los patrones del cine esteticista a su director, dejándose empapar de aires "setentas" para un policíaco que guiñaba un ojo a un modo de entender el cine ya extinto.
Comencé a ver "El curioso caso de Benjamin Button" pero circunstancialmente. No puedo hablar miucho de ella, no la ví completa auqneu mal no pintase (coyuntural, ad hoc para los Oscar, pero con cosas que contar).
"La red social" no era una propuesta que por argumento me interesase excesivamente (biopic casi en tiempo presente del creador de facebook) pero las muchas y generosas críticas acabaron por convencerme. Bien por su poder de persuasión, porque que esta película resulta un blockbuster nada complaciente, que vuelve a manejar las texturas visuales a las que el autor de "S7ven" nos acostumbró hace años paro aplicadas en un sentido nuevo, buscando un cierto ánimo (gélido, deshumanizado y cruel) en una bio que uno, al acabar la cinta, duda de que sea real. Quiero decir, ¿conoció el autor de facebook en la vida real al inventor de Napster?¿de su unión surgió la fuerza empresarial? no importa: lo que cuenta es aprovechar los tópicos del boipic al uno para envenenar el discurso, darle la vuelta a todo y crear una alegoría moral de una sociedad, esta de las comunicaciones y lo virtual, que sencillamente es amoral, boba, cruel. Un paisaje que nos hace pensar en la técnica del avestruz: si esto es "lo mejor" no quiero ver alrededor. Solo por ese vitriolo al dinamitar formas, subgéneros y clichés, vale la pena adentrarse en La red social. Y además, está la jerigonza mareante  de una pandilla de geeks dignos de todo desprecio. Aunque amasen más dinero que todos nosotros juntos.






7 comentarios:

iaGo dijo...

Esta muy bien la peli, la verdad que Fincher pocas veces decepciona, y eso que esta tocando generos diferentes cada vez.

Int dijo...

La película se basa en el libro "Multimillonarios por accidente" de Ben Mezrich, el cual recoge la versión de Eduardo y, además, de manera novelizada. Destacar que el libro está contado de manera cronológica, por lo cual la estructura fragmentada es invención de Aaron Sorkin.

Con esta película Fincher confirma lo que podríamos llamar el clasicismo post-Internet. Una puesta en escena sobria y sin estridencias (excepto la escena de las regatas, una innecesaria salida de tono) pero dinamizada con el ritmo del ciberespacio: los diálogos se amontonan unos encima de otros como charlas en un chat y las escenas se suceden con la rapidez de los post en un foro.

Y todo para decirnos que, por mucho que avance la tecnología, el destino del hombre es el mismo: huir de ese agujero negro llamado soledad (el plano final es de lo mejor visto el pasado año)

Octavio B. (señor punch) dijo...

el plano final, sí... y el inicial, la charla/ruptura con la novia terminando en el primer plano frontal de ella llamándode idiota, es buenísimo. Por cierto, la ex, ¿único personaje inteligente, sensato y decente de todo el reparto?

gon dijo...

A mí la peli no me parece tan tan buena. Está sobreescrita (si la hubiera hecho Hitchcock, quintaesencia de la narración cinematográfica, ¿se parecería remotamente a esto?) y en algunos momentos mal apuntalada (la escena de celos de la novia de Eduardo, el personaje de la ayudante del abogado...)

Hace poco Eduardo Mendoza comentaba en una entrevista que terminar una novela con la misma frase del comienzo le parecía un truco de modistilla (era una autocrítica porque él lo hizo en La ciudad de los prodigios).

Pues para mí, la escena final de la peli que enlaza con la escena del principio (escena con algunas líneas de diálogo ininteligibles, por cierto) tiene mucho de truco de modistilla ("venga, vamos a darle un pathos al prota").

Int dijo...

Comparar a Fincher con Hitchcock me parece injusto porque, por esa regla de tres, cualquier película palidecería a su lado. Pero, precisamente, la inintegibilidad del diálogo inicial es un mcguffin en toda regla: los personajes hablan de algo importantísimo para ellos (bueno, para él): entrar en un club, pero al espectador lo que le importa es como esa idea obsesiona al personaje, no la idea en sí.

En cuanto a la frase final, bueno, creo que no hay que generalizar y todo depende como se use. Y, en este caso, gracias a la puesta en escena de Fincher (y a la excelente banda sonora de Trent Reznor y Atticus Ross) tiene un gran componente dramático.

"La red social" me parece una película de gran importancia, porque analiza y refleja el mundo en el que vivimos aquí y ahora, y en el futuro será un perfecto documento de estos tiempos.

Octavio B. (señor punch) dijo...

yo creo también que la verborrea geek (jerigonza, la llamé en el post) tiene una función clarísima que no es la literal de su mensaje. Es que el mensaje aquí es el medio, vamos...

gon dijo...

Lo de Hitchcock era un ejemplo para decir que hay pocas cosas en la peli que estén contadas de manera visual y que se ha dejado recaer todo el peso en los diálogos.

¿Que los diálogos son buenos? No sé, a mí me parece que todos los personajes hablan igual y que eso no es un acierto por muy bien escritas que estén sus líneas.

Creo que el éxito de la peli tiene mucho que ver con que sea una historia real. Imaginad por un momento que todo fuese inventado. ¿Resultaría igual de interesante la peli? Yo creo que no. Luego el interés no está en cómo está hecha.