18 noviembre 2011

WILCO, "The Hole Love"



Wilco ya están en un determinado pedestal. No se puede tener más prestigio y ya solo les queda el salto a la radiofórmula. Son pasto de frases engoladas en boca de cuarentones (como yo) y cincuentones que no han pasado en su vida de Springsteen, U2 o como mucho R.E.M., bandas de música rock-para-todos-los-públicos, y blancos (curioso, en Spain negro-negro, creo que solo se acepta a Hendrix en ese pastizal de dinosaurios).
Pero Wilco aún no son R.E.M., no por talento, que ahí andarán en sensibilidad melódica y capacidad interpretativa (pienso efectivamente que los de Jeff Tweedy podrían ser los nuevos REM, en un sentido comercial, para las masas), sino porque parece que no renuncian a su cara menos cómoda. "The Hole Love" no es "A ghost is born", esto es, no continúa la senda del fundamental "Yankee Horel Foxtrot" subiendo la apuesta en riesgo y vanguardia, pero desanda el camino del folk rock clásico que tan bien han firmado en "Wilco (the album)" y en el más mediocre "Sky blue sky". El nuevo largo asume su faceta traviesa desde el arranque, más de siete minutos de electrokraut que pasa por caricias sinfónicas y remata en espasmos de hard rock con la guitarra de Cline lanzando chispas. No, no es "Spider ((Kidsmoke)", pero sí una rúbrica de que "The hole love" quiere jugar con el oyente. Y lo hace: "Born Alone" trepana con electricidad una melodía de azucar, "dawned on me" juguetea con la guitarra sobre una perfecta melodía pop, "Black Moon" es folk vivo, más cerca de Yo La Tengo que de Gram Parsons, y "One Sunday Morning" es, al cierre uno de los momentos cumbres en la historia de Wilco: 12 minutoas de ambrosía a soto voce que quieres sean 120, delicadeca y cómo no, experimentación (desde los cortes de inclasificable electrónica de cámara a, por supueesto, ese intervalo de tiempo detenido eternamente que es todo el tema, una cinta de Moebius que podría ser un Cielo, auténtico premio para algunas almas bondadosas). Wilco tienen, en fin, cuerda para rato. Ya la tenían con su disco anterior, el mentado "Wilco (the album)", pero parecían enclaustrados en el clasicismo, solventando la papeleta con su infinita elegancia, muy superior al del resto del paisaje musical del presente siglo.


WIlco en Vigo "¿lo estais pasando bien? bien, bien..." y oro manando de su veta clásica:

1 comentario:

iaGo dijo...

Que genial estuvo el concierto de Vigo... y que grandes son Wilco!