09 diciembre 2011

El club de la cultura (culture club)

La anécdota.
Hablando con un padre/madre en la entrada del cole me dice que hoy uno de sus hijos tiene examen de filosofía. Se me ocurre preguntar si historia de la filosofía o filosofía pura (aquello de los silogismos y tal) y me respondn que le entra Platoon. "Platúun"; vamos.
Aunque no hubiera tenido ni pizca de malicia... ¡el cielo me libre de corregir la dicción...! Sería un maleducado, sería un prepotente, ¿no?
el Viet-Nam según Rafael

La filosofía griega según Oliver Stone
La cuestión no está en la anécdota (además, él/ella es muy buena gente, no hay malicia en la historia) sino la reverberación que cierta televisión sobre todo, y los mass media en general, están dejando en la sociedad española (y nuestro sistema educativo, pero esto sería largo, da para un post). ¿Porqué no me atreví a corregir? Todo serían ventajas: el desliz carece completamente de importancia, la subsanación es bien sencilla  y el resltado es ventajoso: nunca te acostarás sin saber un poco más, ¿no? Pero no, porque  vivimos un paisaje generalizado donde lo fácil es asumir como bandera de orgullo el "no saber". El ademán "qué pasa" como réplica ante la falta de conocimientos, el no entender que la cultura no es un arma arrojadiza (posiblemente aquí podamos señalar a cierta pedantería que abunda en los medios, sobre todo en las radios generalistas, cierto) sino un instrumento útil y beneficioso que se administra en las dosis que cada cual quiera, y que nunca es perjudicial.
En un lejano capítulo de 'Friends' un personaje, cansado de quedar siempre como un inculto en las charlas del bar, compraba el primer volumen de una enciclopedia y así demostraba cuánto sabía... hasta la letra "F". Era un chiste, pero la actitud, en ciertos corrillos hoy, sería impensable.. ¿un veinteañero guapo, 'fashionated' y sexualmente triunfador, reconociendo que al ser un inculto total tiene un problema? El "rosismo", la telebasura, los "realitichous" se han encargado, metódicamente, en un proceso implacable que dura unos diez años (con los castings de esos "vigilados 24 horas", con magazines de tarde, desde los sensacionalismos que ningunean las presentaciones de libros, música, teatro, cine etc. para primar el cotilleo y los sucesos cuanto más criminales mejor).
"Fear of a cultural planet", miedo a un platenta cultural, que podrían cantar Public Enemy...
Y mientras, me entero de que una librería de Novela gráfica y cómic de autor barcelonesa tiene que cerrar, y me pregunto cuánta gente a mi alrededor pensará que eso es una chorrada y que lo realmente importante no son los tebeitos esos "que no entiendo cómo los puedes leer a tus años" (¿quedará gente así? lo uso como tópico irónico, pero realmente considero que la historieta ya disfruta de otra consideración) sino la última memez (guionizada, falsa) de esta señora que se opera la napia cada dos días.

5 comentarios:

Int dijo...

Oye, pues la confusión tiene su miga. En estos últimos años en los que la población (especialmente la norteamericana) ha vivido sumergida en una atmósfera de terror permanente no me extrañaría que pasaran en los colegios la cinta de Oliver Stone como ilustrativo ejemplo de las "bondades y necesidades" de la ley del Talión. Después de todo, en su momento le dieron un porrón de Oscar, ¿no?

En cuanto al tema del post, el caso más habitual que me he encontrado es el enfrentarme a las risas de mi interlocutor por intentar pronunciar bien alguna palabra en inglés y recibir la consabida respuesta: "Estamos en España, ¿no?, pus pronuncio como me da la gana".

Aurei dijo...

No es fácil corregir sin herir susceptibilidades. Yo no me atrevo a no ser que sean personas muy cercanas, y aún así siempre con mucho tacto.

La falta de cultura general, el idiotecimiento medio de la población es tremendo, y antes oímos un: he ido en cá la mari; y ahora se parecerá más a : he ido a Marisjaus. Pero es lo mismo. No creo que la sociedad se haya embrutecido más.

Lo lamentable es que ahora parece ser moda ser bruto, inculto y chabacano.

Y con respecto a la entrada de Int. yo creo que es muy lícito pronunicar "a lo español" si se desconoce el idioma de origen; pero eso sí, "a lo español"; no a "lo inventado".

Que luego te encuentras con barbaridades (hasta en la tele y en sus propios anuncios) tipo: tengo un Porsch... PERDONE USTED, La marca Porsche es alemana, no francesa, aquí uno no se come la ·e· final, si no hablas alemán, lo pronuncias en español, pero no en francés: Porche.

Creo que la cultura está en la capacidad que tenemos para adaptarnos a nuestro interlocutor y si este no domina un idioma extranjero no creo que tengamos que pronunciar las palabras en su idioma original, podemos buscar un sinónimo y en caso de nombres propios, pronunciarlo en español.

Octavio B. (señor punch) dijo...

es onocida la anécdota: Miguel de Unamuno estaba invitado como conferenciante ante un público de estudiantes y citó a "saquespeare", lo que fue recibido con carcajadas.
el profesor dejó a la audiencia reirse a gusto, y cuando pudo continuar su ponencia, lo hizo (hasta su final) en correcto inglés
:D

Por otro lado no pido a un no angloparlante que sepa pronunciar bien, es lo que dices, hay una delicada línea de equilibrio que en el fondo se llama "ser naturales", no irse ni para un lado (potenciando el "no sé") ni para el otro (inventando para parecer que "sí sé")

Aurei dijo...

Tienes toda la razón Octavio, no se trata de pontenciar el "no sé" ni aparentar "sí sé"; ser naturales creo que siempre debiera ser la respuesta.

Pero los responsables, los mentores, a los que imitamos, nuestros personajes públicos, nuestra tele y lo que es peor, nuestros políticos reflejan una patética realidad en cuestión de idiomas y de naturalidad.

El catalán de Aznar, más impostado imposible. El inglés de Aznar... vergonzoso; un Zapatero y su triste inglés... ¿qué ejemplo dan? Ya no sólo ejemplo de cultura, sino de responsabilidad y un mínimo de vergüenza... Haciendo un gran esfuerzo todavía me medio cabe en la cabeza que personas de cincuenta años no hablen inglés; pero que lleguen a un puesto de representación internacional de TODO un país y que lleguen ahí sin algo que habría que dar por hecho, me parece terrible. Lo peor es que ni siquiera tienen la decencia de a base de algún que otro curso intensivo ponerse a la altura de sus colegas europeos.

Dime Octavio, con estos ejemplos, no es cierto que el común de los españoles se agarrará -sino públicamente,al menos en privado- a frases tipo: si ni Zapatero...

Octavio B. (señor punch) dijo...

estamos en una tierra, no lo olvides, que se reía de Alfonso Guerra por declarar su pasión por la poesía de Machado y la música de Mahler. Que mira que no había otros temas por lo que atacarle, si se tenía esa necesidad, pero no, nos reímos de su sensibilidad artística. de su cultura, vamos.
Y así vamos, este país tiene un concepto de la cultura como algo "bonito pero inútil"; porque lo útil será inmediatamente productivo o no será 'de utilidad', claro... qué diferente del concepto en el Norte de Europa...