29 abril 2011

SR. CHINARRO "Presindente"

Antonio Luque ya hace mucho que decidió profesionalizarse. Desde "El Fuego amigo", de 2005, el opus chinarro no se sustenta en la deriva talentosa y el desafine sistemático como marca de estilo, sino en depurar todo lo mayúsculo que el talento de Luque alberga desde su primera maqueta (aquel "Pequeño circo EP") y trasladarlo a un pop que siempre ha tenido un pie en aromas mediterráneos y querencia ochentera (en su primer disco largo ya versioneaba a New Order).
“Presidente" no es sino un paso más en esa búsqueda de una profesionalidad madura. Casi diría que busca el éxito, o cierto grado de celebridad general. Se da de cabeza, sin duda, con el antiguo fan, que echa de menos los versos crípticos y los acabados 'arrugados' de obras como "La 1ª ópera envasada al vacío' o 'El porqué de mis peinados' (primer trabajo magistral de Luque). Pero quienes aprecian el camino emprendido desde "EL Fuego...", quienes disfrutaron como nunca con su anterior y pluscuamperfecto "Ronroneando", tenemos ahora otro motivo de alegría.
"Presidente" es pulcro, cantado con una perfección intachable. Mueve algunas fichas, lo suficiente como para no hablar de repetición tanto por una luminosidad general acentuada, como por las particulares maneras de bastantes temas del disco (aires Brellianos en 'La Lección', rocanloreo vigoroso en 'Vacaciones en el Mar', una balada, 'El cuchillo y el pastel', que evoca al Silvio Rodrigues de la trilogía austera de los noventa...). También, claro, hay canciones de molde, como 'Babieca' (oscura como antaño) o 'María de las Nieves', con esa épica hermana del 'Gran Poder' de su disco anterior.
De modo que bien, Luque sigue volando alto. No crece, ni será "Presidente" su obra maestra, pero desde luego, no parece que estemos ante un trabajo menor, ni un traspiés. Alegría chinarra.


La Primavera (Sound) ha venido y no sé cómo ha sido

La semana pasada me pidieron para el suplemento de Faro de Vigo del viernes un artículo sobre el Primavera Sound. Aún falta un mes, pero oye, yo encantado.
La Opinión de A CoruñaResulta gracioso  que dicho artículo me lo encuentre hoy de casualidad publicado también en La Opinión, diario del mismo grupo del faro, claro, con sede en A Coruña.
Como el susodicho está on line, lo enlazo AQUÍ (eso sí, había un despiece centrado en las bandas gallegas que acudirán a la cita, que son unas cuantas, despiece que no han incluido los coruñeses)
PD, sí, no he sido avisado del hecho. Así son las cosas...

28 abril 2011

DOUBLE DAGGER "Masks"

Haced la prueba, copiad el título de este post y buscadlo en Google. Solo páginas en español. Vais a encontrar muy pocos resultados, más allá de "lyrics/letras" o compra on line.
Y yo no lo entiendo. No entiendo que estos tres no estén acaparando titulares. Al menos dentro de la escena post core, porque lo de Double Dagger hay que ponerlo a la altura de Fugazi o Shellac, salvo porque estos tres locos son seguidores y los dos ejemplos, bueno, serían la referencia y padres fundadores de un modo de entender el rock.
Que es el del hostiazo limpio y seco, sin oropel, sin memeces, al hueso, donde duele.
¿Y qué mas? Pues poco: Masks es un EP, cinco cortes que valen por toda la discografía de ¿cómo se llamaban aquellos mamarrachos pijos que iban de hardcoretas? Eso, Offspring. Cinco canciones entre el susurro y el chillido (muy) histérico que demuestran cómo con un bajo y una batería, y nada más, se puede montar un tsunami de cuidadito.
¿Evolución? mmmm, sí, supongo. Pero me importa poco: hablamos de puñetazos en el hígado, no de danza contemporánea, no sé si me explico.
Mayores. Double Dagger son palabras mayores, aunque en la red nadie las pronuncie.


reseñando el lado oscuro

Hay obras y universos personales de probada toxicidad. Uno de ellos (y posiblemente de los más turbadores) es reseñado hoy mismo en Serie de Viñetas. AQUÍ

24 abril 2011

Era 'Lágrimas Negras'...

Zapeando acabo, vía los múltiples canales de R-Tv (la gallega por cable, resumiendo) en Tele-Lugo, donde emiten el final de una película española. No sé si buena, mala o qué. En la escena, Ariadna Gil (siempre guapa) y Fele Martínez (siempre feo) desarrollan un dramón con pistola en una preciosa playa.
Botón 'info', no operativo.
Bueno, esperaré a que esto acabe y anotaré mentalmente pistas de los títulos de crédito.
Pero claro, se cortan las letras del final, como siempre, y mi único dato es que la Gil interpreta a "Irene". Bueno, y que sale Fele, claro.
Bendita sea Internet. Hace quince años, me quedo como estaba. Hoy sé que se trata de Lágrimas negras, la obra póstuma de Ricardo Franco.



Que la vea o no ya es harina de otro costal. Para comentar quedan dos cositas. La red me proporciona la cultura , su fácil acceso, el conocimiento. La 'ley Sinde', me convertirá en delincuente si pretendo ver, ahora, Lágrimas Negras sin comprarla en DVD. Si está descatalogada, me olvido. Legalmente, me olvido...
No me considero un experto en todo el mogollón de los derechos de unos u otros, pero el sistema está creando mosntruos algo contradictorios. Inventa posibilidades que posteriormente desautoriza, y tal.
Bueno, es tarde, sólo quería contar la anécdota como punto de partida para posibles reflexiones. De otros. Buenas noches.

Esta era la escena de marras.


23 abril 2011

FANTÁSTICO SEÑOR FOX, de Wes Anderson

Cine gratis para las mañanas de la semana santa viguesa. Para los niños, que diría Gloria Fuertes.Hago la intro porque remarca lo circunstancial de mi elección. No había prestado caso a esta animación, me importaba un bledo, estaba llevando al hijo a un cine, y rezaba por que el ratito fuese soportable, poco más... y me encontré con una muy agradable sorpresa.
Tampoco seguía yo la carrera de Wes Anderson pese a la fanfarria que acompañó a algunas de sus cintas (Los Tenenbaumbs, Life Aquatic), pero sabía que estaba ante un director indie tirando a la comedia, lo que me pareció muy curioso como elección para conducir una stop motion (como esos cortos de plastilina de toda la vida, o cono esas virguerías de Selick) sobre un cuento infantil de Roal Dahl. Y sin embargo, Fantástico sr. Fox, la fantasía de un zorro ladrón, se imbrica con una bilis que revela, seguramente, que estamos ante un proyecto de autor, perseguido, antes que ante un encargo. Sospechas nada más, ya digo.
Lo que es certeza es que Fantástico señor Fox resulta una obra deslumbrante, que descoloca desde el minuto uno, plagada de diálogos tan irónicos y elaborados como poco infantiles. La película es una fábula donde se pone en relieve la verdadera naturaleza de la felicidad (ser fiel a uno mismo, a tu naturaleza interna y tus principios, incluso, toma mensaje diletante, si son constitutivos de delito en la sociedad que te rdea/cobija), contada desde un salto sin red que descoloca y descacharra: cine setentero de acción, western, comedia de costumbres, cine social a la Loach (¿no arranca todo con algo tan prosaico como un cambio de vivienda?), y citas explícitas al musical, a "Arizona Baby" y un etcétera a rastrear y no contar (no no, ¡qué aburrido, hacernos los listísimos que lo pillamos todo!).
El final distópico (para el cine de animación made in Hollywood, al menos), personajes redondos, una banda sonora mayúscula (que tira tanto de composiciones originales de Jarvis Cocker -Pulp- como de clásicos de los Stones) rematan un trabajo brillante.
Pero no se puede acabar sin hablar de la dirección, esa mirada que ha decidido un acabado único para las aventuras de Mister Fox. Se driría que el plano general ha sido llevado al extremo (ejemplo: ¿se puede hablar de plano general estratificado? las secuencias fijas donde contemplamos desde el cielo hasta las grutas subterráneas y lo que entre ambos se cuece son para quitarse el gorro), y que Anderson demuestra un universo visual y narrativo muy personal. Tendré que seguirle la pista.
Ah, y con voces de postín (Bill Murray, la principal)

22 abril 2011

reseña en SdV



¿Se acuerdan que hace unos días les hablé del cómic de autor a raíz de mis últimas lecturas (aquí fue)? Pues una de ellas ya está comentada en Serie de Viñetas. Va sobre una persona que lleva una silla por la calle, entre otras cosas.

20 abril 2011

JUEGO DE TRONOS (HBO) (capítulo piloto)

Empecemos el juego con las cartas boca arriba. Va a ser muy difícil para el lector sacar sus propias conclusiones de este texto, pues (como sabrán mis seguidores) esperaba la serie "Juego de tronos" con mucha curiosidad y más ilusión. Intentaremos alcanzar cierto grado de objetividad, pero bajo la confesión de una predisposición que raya con la entrega previa al más puro estilo de las seguidoras de Bisbal antes de un conciertazo del rizos.
¿Qué me atrae de esta saga? Pues en primer lugar, como obra literaria, me sorprendió y quizá desprejuició respecto al género. No me desagrada a priori lo fantástico, no le tengo tirria ni a la magia ni a la inventiva (por muy codificada y 'cliché' que sea ya la fantasía a la heróica) ni a la geografía imaginada (ya saben, desde Tolkien si escribes fantasía, o inlcuyes un mapa o eres un mindunguis). Pero realmente no soy lector de fantasía. De niño abracé la trilogía anular, los clásicos de Michael Ende, y poco más. He tanteado a Terry Prachett y la saga La rueda del tiempo, y no me han gustado. En cómic, no es un terreno que yo transite más allá de algunos escarceos juveniles (Loisel, poco más) y excepciones como Bone o Cerebus.
Pero tras leer un entusiasta artículo en Público y tantear en la red, me decidí con "Canción de Fuego y Hielo", nombre de la saga de George RR Martin. Y aunque ahora está en stand by a medio camino del 2º libro, reconozco que el primero (que es el único que porta el nombre de la serie, por cierto) me atrapó.
Se trata de un culebrón bien urdido, una novela-río (serán siete libros... perdón, siete tochos) un entramado de historias entrecruzadas sobre las conspiaranoias y juegos de poder entre varias casas dinásticas en un medievo inventado. Bajo la inspiración de "la guerra de las dos rosas" de la Inglaterra del s. XV, Martin inventa una serie de castas reales (principalmente los Lannister, los Targarien, los Baratheon y los Stark, así como una desclasada guardia fronteriza septentrional), las situa en una tierra con dos largas estaciones (verano y un invierno temible) y nos monta una corriente indefinida de planes, venganzas, guerras y confrontaciones de poder.
En este sentido la apertura de la serie es modélica e ilustrativa, con ese vuelo rasante sobre un mapa cuyos reinos se despliegan como un mecanismo de relojería:






Y el serial ha llegado. ¿Qué ofrece? Pues exactamente lo dicho: tramas cruzadas, ambiente medieval, personajes bien urdidos (dentro de la compresión que supone hablar de un capítulo piloto, claro, pero se van definiento: en sus diálogos y en lo que callan, en su gestus, en quienes les rodean y sómo actúan en su presencia), tensión dramática desde el minuto cero, y, afortunadamente, una producción exquisita que evita la sombra del cartón piedra (no se pretende rivalizar con un Peter Jackson, ni mucho menos, pero sí transmitir verismo para un mundo natural, aunque imaginado... no hay magia ni orcos, ni elfos, ni nada más que reyes y siervos).
Todo lo dicho, bajo una iconografía medieval poco original (muy Tolkien), y en un tono adusto y adulto. Con diálogos brillantes, personajes bien trazados y nada unidireccionales, y lentísimas pero adictivas tramas. Y con sexo chungo y chusco, como en la novela, digámoslo como detalle y de pasada. Un perfecto caldo de cultivo para hacer un serial televisivo, vamos. 

A lo dicho sumenos buenas interpretaciones, dirección austera al serivicio de una gran superproducción (con esos inevitables toques kitch propios del género... hay un diálogo bajo una arboleda en flor que hará las delicias de Enya) y un final no por ya conocido (ay, la red, que lo cuenta todo) no es menos impactante.

En definitiva, HBO ha aprehendido lo que Martin está diseñando, lo ha tratado con seriedad, sin condescendencia, consciente de que tiene entre manos una ficción que puede ser su nuevo ariete comercial (con permiso de la premiadísima 'Broadwalk Empire', que aún no he visto pero caerá), y ofrece otra parada obligatoria a los amantes del género que además, por su entramado de odios, venganzas y planes en la sombra, podría atraer a un público mucho mayor, si cabe, que el entregado tanto al género como a la saga literaria.
Seguiremos viendo este juego maquiavélico que pedía a gritos un cluebrón televisivo, porque en el fondo, como libro, es eso mismo.

19 abril 2011

Érase un hombre a una nariz pegado

Plañido, quejío, manifestación de dolor o, en mi caso, de mucha hartura.

Desde ayer no respiro. Punto, sin matices, enganchado a mierdas que se inhalan por la nariz, para poder respirar. Mierdas con efecto rebote que te dejan más atascado aún. Muros y presas nasales. Brotes vengativos de una primavera diseñada para hacernos la vida imposible (¿alergias? nunca las padecí, pero de un tiempo a esta parte sospecho que algo hay)

En fin, que me perdonen si no es de su interés general, pero este blog es personal (más aún desde que realicé el esqueja, y planté el mundo del cómic en otro sitio, ya saben, el Serie de Viñetas), así que muy personalmetne se lo confieso: me siento como... como así:


Y con la misma cara de mal café que el bicho (extracto de un libro sobre Hadas que tengo desde niño, de Alan Lee y Brian Froud)

16 abril 2011

Podcasteando Morfeos

Hace unos días Raúl Martín (Zona Negativa) tenía la deferencia (y osadía, dado que nunca yo había intervenido en medios sonoros) de invitarme a participar en un programa radiofónico (podcast) sobre el cómic Sandman: "La órbita de Endor", del muy activo 'podcaster' Antonio Runa (autor de este programa y de otros, por eso el elogio "activista")


El resultado, una charla distendida y larga, una conversación en la que lamento, sí, la precariedad técnica de mi colaboración, pues al carecer de micro salvo el ambiental de mi portatil, mi voz es un eco lejano... quizá algo que le sienta bien al tema, nuestro siniestro Morfeo, rey del sueño, creación de Neil Gaiman de porte y maneras siniestras...
No, fuera bromas es una pena la ausencia del gadjet adecuado, pero en fin, se me oye, se me entiende y eso es lo que importa. Para advertir el número de veces que me voy por los cerros de Úbeda (no hay guión, por supuesto, es todo natural, conversacional y espontáneo) y contar los eehhh, mmm y demás titubeos propios de una primera vez radiofónica.
En todo caso, espero que más allá de todo ello, los oyentes habituales del espacio y los nuevos u ocasionales, disfruten con una larga divagación radiofónica a tres jugosas bandas.
escúchalo aquí mismo.



O rastréalo en ivoox, donde podrás guardar el archivo para siempre.

15 abril 2011

MANEL: 10 milles per veure una bona armadura

Que no, que no. Hace días, en el mismo diario en que servidor escribe de cómics (y muy puntualmente de otras hierbas, música incluida) he leido una reseña a lo nuevo de Manel de un condescendiente subido, y no me aguanto las ganas de compartirlo a modo de inicio de mi propia crítica:
Manel continúa la tradición pop en catalán, pero sin que sus elaborados textos vayan mas allá de historias cotidianas tratadas con tanta ternura como humor, sin perder nunca de vista lo festivo. Melodías populares, instrumentación acústica y armonías efectivas para un grupo que sin inventar nada son toda una revelación.
Todo embadurnado por la idea de que son y cantan en catalán, y tienen éxito de ventas. Esto los  mismos Manel, hace bastantes semanas, lo relativizaron en la SER, en tanto que vender discos hoy  es lo que es. Pero a la crítica parece escocerle ligeramente el binomio éxito + catalán.
A mí me la trae al pairo. Bueno, vale, no entender letras es siempre frustrante, sean letras en catalán, en vasco o en inglés. Pero oye, para eso está la página de la banda, con todo su nuevo disco traducido.

Nuevo disco, ah, sí, de eso se trataba.


Bien, Manel tenían el crédito de un debut magnífico, sorprendentemente maduro, y han revalidado su posición con una continuación que no buca ruptura sino refinar lo conocido. "10 milles per veure una bona armadura" retoma la música mediterránea, luminosa y exquisita de su debut, renueva compromiso con una tradición (la cançó) regada del mejor pop actual (a uno no le molestaría escuchar la inicial 'Benvolgut' entre cortes de Avi Buffalo y los últimos Sr. Chinarro, por ejemplo) y evoluciona llevando su exquisitez melódica a tierras más narrativas. En cierto sentido más ambiental y narrativo que espléndido en melodías ufanas, "10 milles..." no parece interesado tanto en ese éxito alcanzado (porque ya lo tenían con su debut, recuerden el affaire Guardiola.. por cierto, ¿eran sus hijas, cómo era la cosa?) o en tener más fama porque sí, como en aunar espíritu lírico trabajado y un pulso más narrativo, con una música igualmente descriptiva. Se pierde inmediatez, pero se gana gobierno en su propio discurso musical.
Y al tiempo, bueno... ¿escasez de melodías brillantes, ha dicho? No, tamiz, nuevas metas. Pero ahí están maravillas de orfebrería pop: 'El soldadet' le recuerda a Serrat el camino abandonado hace lustros, 'Aniversari' tiene la magia de Sisa filtrada por los delirios de caja de muñecas y aires inevitables a Danny Elfman (sí, el de las pelis de Burton, en cada arreglo mágico de la pieza), 'El Miguel I l'Olga' invita voces femeninas y nos tiene rendidos.
Magia Manel, el mejor pop nacional del momento, arrasando en los medios, en las ventas, en las listas. Por una vez, éxito merecido.
Ahora, Aniversari traducido (¿tienes hijos? emocionante letra)




Y el espléndido clip oficial, ofreciendo una versión a la letra... insospechada, AQUÍ.

10 abril 2011

Ha muerto Sindey Lumet

ayer sábado falleció uno de los grandes de aquella llamada "generación de la televisión", directores pioneros en el medio catódico, en el que se curtieron para después donar pizas maestras a un Hollywood que ya no era el clásico, sino un puente entre aquel y el nuevo imperio de los Coppola, Spielberg, etc.era muy rande, Lumet...

Lumet: la ley
Lumet y el drama 'noir'

Lumet; sin piedad


09 abril 2011

Ya llega el invierno... Juego de tronos, HBO

Si quieres...
Los 15 primeros minutos de A Game of thrones, de HBO
Subtituladitos

¿Consejo? si ya eres un entregado a la causa de "Canción de hielo y fuego", intenta evitar la tentación (yo no pude, no te culparía de lo contrario). Si nada sabes de esta saga fantástica y el proyecto televisivo, si sientes curiosidad por "lo nuevo de HBO" aunque sea de fantasía heróica... haz clik y despeja toda duda: esto pinta muy bien.


Lo reconozco, rendido a priori, dándome ese little pleasure que es estar ansioso por la llegada de algo.
Vía Zona Fandom

08 abril 2011

Politicaca

Que la cosa huele mal a diestro y siniestro, ya no es sólo que los políticos sean unos prepotentes de la hostia (ver asunto de los eurodiputados, que no, que ellos de viejar en 2ª nada, que a ver dónde se va a parar/caer), sino que el poder corrompe, que si no teníamos bastante con lo de Valencia, ahora del otro lado salta la liebre (inevitable, era un feudo de décadas) con el PSOE-A y la bochornosa trama de ilegalidades que en Andalucía nos han regalado para iluminar nuestras vidas a la lumbre de la confianza en nuestra clase política. Y dos huevos duros...

Que yo para tener caca y mierda cerca, la prefiero en bonitos e inocentes tebeos infantiles. Así que les dejo dos portadas que son dos recomendaciones de mierda, pero de mierda de la buena: si tienen hijos o sobrinos, apuesten ciegamente por este tipo de hez, que no juega con votos, que no ejerce actos de poder ilegales. Que es caca que no mancha ni huele, en fin:

07 abril 2011

fenómeno FRIENDS

Vale. En un canal de esos, residual o vertedero, concretamente FDF de tele5/Cuatro, están repitiendo Friends, la sitcom reina de los noventa.
Y maldita sea, lo reconozco, vuelve a engancharme y a resultarme enormemente simpática.
Esto es algo curioso, porque desde que arrancó en 1994 hasta su final diez años más tarde, la tele ha pasado su particular revolución. Personalmente esa revolución se dio con un retraso del copón... a la altura de 2006 empecé a explorar las nuevas series (ya conocía, sí, 'A dos metros bajo tierra', pero de soslayo dado el horario de emisión). Quiero decir que si en su día, hacia el 99, era fan de Friends, hoy por hoy volver a visionar el culebrón de los niños bonitos neoyorkinos podría haber supuesto un cortocircuito con mi memoria sentimental. Pero no.

La realidad es que efectivamente soy sensible a los amaneramientos actorales, a la condición culebronesca de la resie, a la evidencia de un modelo caduco (plató con público y risas enlatadas o reales, personajes básicos...) y no podría elevar a determinados altares esta producción, pero al tiempo me vuelve a calar su sencillez casi cándida, sus buenos chistes (básicamente el reparto lo compone un grupo de chistosos showmen, antes que buenos actores... como ha quedado demostrado en su no-carrera posterior, y en cada episodio siempre encuentro un par de motivos para reìr, y otros tantos para sonreír). Y agradezco el angelical desparpajo sexual (que fue en cierto grado rompedor para los estándares de este tipo de televisión) y los enredos sentimentales como eje de la vida de seis bufones imposibles pero con 'charme'.

No voy, en in, a pedir a Friends un puesto de honor al lado e los Soprano o Mad Men, es una idiotez, pero no puedo negar que, tras tantos años sin volver a verla, reconozco en esta nueva aproximación inesperada (vía zapeo en la sobremesa) los mimbres, cándidos pero bien urdidos, que en su día me hicieron seguir sus diez temporadas.

05 abril 2011

THE PAINS OF BEING PURE AT HEART: Belong

Buenos tiempos para las tormentas. Parece que vivimos un revival de aquellos ochenta inaugurados por Sonic Youth, Dinosaur Jr. y las hordas de la pérfida Albión, los Jesus and Mary Chain y seguidores.
Y yo contento, claro. Hoy, cuando aún está calentito y en pleno disfrute el confeti noise de Yuck, toca sacar alfombras rojas para recibir uno de los puntos de fuga importantes en este neoruido del siglo XXI, porque The Pains of Being Pure at Heart sacan la continuación de uno de los debuts más frescos de los últimos años, un largo homónimo donde destacaron, sobre todo, por aplicar el método (melodía+ruido) a unas composiciones perfectas. Este es el único secreto de los de NY: la perfección, el talento para crear canciones brillantes un peldaño (o dos) por encima del resto. 'A place to bury strangers' sonarán más brutales, 'No Age' más personales, 'Wavves' más arties, pero nadie tan bien, tan redondo.
'Belong' está en el punto de mira, es el típico segundo eslabón de banda importante, es el 'Doolittle' de los Pains, tras un debut que ya es de referencia y un maxi que muestra más talento y apertura de miras hacia sonidos ochenteros ajenos a la distorsión. Y si el segundo suele entenderse como el de confirmación/hundimiento, The Pains quedan sobradamente confirmados.
La presencia de Flood y Alan Moulder en producción y mezclas ha conferido un acabado compacto, menos amateur sin renunciar al encanto naive, algo que quizá a los fans más talibanes de la banda no agrade, pero que se revela finalmente un acierto. "Los Corazones Puros" han sabido crecer en todos los sentidos: en sonido, en cancionero, en agresividad y en encanto.
Abre el tema "Belong" y ya no hay duda, la perfección y el talento para crear melodías pluscuamperfectas como quien se tira una ventosidad tras una de cayos es una realidad. Adherida a la fórmula (tan Pixies) de calma/ruido/calma, se sostiene sobre una tonada difícilmente alcanzable por compañeros de generación. El estilo se mantiene, pero la producción mejora, los adornos de sinte ganan protagonismo y el abanico de influencias sigue en expansión. "Heart in your heartbreak" hace reverencias a los mismísimos New Order y resulta un caramelo de encanto adhesivo. "Even in dreams" podría triunfar en las radiofórmulas. Debería, con su emocionante crescendo y su tonada pegajosa. "Girls of 1000 dreams" vuelve al fragor y es un eco de los Jesus and Mary Chain impoluto. Y "Strange" al cierre se marca una travesía sónica de guitarras cíclicas y sintes abrasivos.


Más que promesa. Ya grandes.




(PD: muchas citas en el artículo: todas, incluido el 1º de los Pain, rastreables en el Buscador de este blog, en la columna de la derecha)

03 abril 2011

nueva reseña en SdV

la aventura es partir

Aventuras en serie de Viñetas, una reseña, un clásico.

todo predecible (by by ZP)

de cabeza...
Zapatero no se presentará a las próximas generales...
Oh, nooooooo... ¡¡¡¡jamás lo hubiera imaginado!!!!, menudo golpe...
Sí,  como un guión de "Cuéntame", todo me ha parecido absolutamente predecible. No, ojo, la 'decisión de soltar ayer la decisión'. Uno se imaginaba al presidente estirando el secretismo, ofreciendo sonrisas silentes y enigmáticas a las 'alcachofas', reincidiendo en su imagen de buen gestor de tiempos (la única imagen buena que parece atesorar todavía).
Pero bueno, pasada la pequeña emoción del "¡oh lo ha dicho ya!", ¿alguien esperaba otra cosa? Un presidente absolutamente quemado por una brutal crisis que ha gestionado a rastras y tarde. Mal. Una salida de pátina democrática (unas elecciones internas, "aquí no somos de señalar con el dedo") y luego, claro, el gallinero Popular pidiendo elecciones anticipadas.
Pero digo yo... pedirlas sería lógico (o más lógico, si tal) si Zapatero hiciese un designio sucesor directo: "Va a ser Menganito y se acabó". Pero tan tonto no es, porque la alharaca "¡¡¡Zapa Tero Dimi Sión!!!" pierde sentido ante un panorama de sucesión electiva, algo que a los españoles nos gusta (pienso; nos gustan las cosas democráticas, participativas y electivas, aunque sean para foros internos) y que además requiere protocolos, agendas y unos tiempos. ¿Dimisión?¿Porqué no, ya puestos, que ZP designase directamente a Rajoy como presidente de la nación desde el jueves que viene y ya él decide quién le acompaña en el Gobierno de la nación?

Circo predecible: todos sabíamos, en el fondo, que dimitiría; y que al escuchar a Zp decir "adios amor mío me voy", en cinco minutos el PP estaría escupiendo a los micros "Elecciones YA".
Y constatación de un gobierno inane y una oposición (la efectiva, la alternativa de gobierno en un país evidentemente bipolar) temible.
País...