27 junio 2011

Lego My Ego: historia de mis filias musicales 15: MOGWAI

El post rock fue un jarrón de agua en la cara. En un tiempo en que la música rock se miraba tan solo en cuatro grupos de los primeros ochenta, o casi (Sonic Youth, R.E.M., Dinosaur Jr y Hüsker Dü), apareció una horda de nuevas propuestas que oteaban otros horizontes. Fue, es, un movimiento musical sin patrones musicales. En todo caso, les unía una determinada ética, una búsqueda insobornable de fronteras, para romperlas. Fue un movimiento heterogéneo donde cabía hardcore, folk, ambient, jazz, rock progresivo, noise, kraut, techno, pop, rock, sampladelia, metal, aires latinos... El post buscaba romper los rígidos esquemas del rock, por cualquer vía. Cada banda elegía la corriente que le era más afín y desarrollaba su ambición. Punto.
Y en general, un disco post potencia el sentido orgánico de la obra en demérito de la fijación por la canción. Para entendernos, "Prazision" de Labradford no es tanto una suma de canciones como una obra que fluye, trabajo de un soundwriter antes que un Songwriter.

Bien, en este contexto aparecieron Mogwai, una banda que son y no son. O que demostraron que en realidad todo aquello no era tan nuevo. Que se emparentaba al krautrock alemán de los setenta por intenciones, que Sonic Youth ya habían hecho post con "Bad Moon Rising" en el 85, que lo suyo ya tenía un nombre: rock. Pero rock entendido no como fórmula matemática o clichés sobre un escenario, sino como actitud. Y sobre todo, si hablamos de Mogwai, como intensidad. Quien escuche "Mogwai fear Satan", por ejemplo, va a enfrentarse a una odisea instrumental de más de diez minutos (despreciar los minutajes ortodoxos, otro signo del post), pero sobre todo, con una galopada digna de Sonic Youth, de Mercury Rev, de la Velvet, descubrirá un reverso tenebroso de la rítmica de Can (donde el piñón fijo ponía de los nervios, aquí es el crescendo sin fin lo que sublima sensaciones emocionales, emparedado entre abismales, terribles silencios).
Mogwai tienen una carrera basculante, con patinazos suaves y logros impepinables. Pero discos como "Young team " o (significativo tículo) "Rock Action" (y en segundo plano otros, excelentes, como sin ir más lejos su notable reinvención este 2011) hacen diana en esa intensidad donde no se hechan de menos las voces (bueno, en ambos discos la vos es un elemento más, la verdad) y donde la exquisitez no se riñe con la tempestad.
En 2001 los descubrí por 2ª vez, en Benicassim, como unos controladores pluscuamperfecto del terror echo volumen y crescendos del silencio absoluto al big bang (se decíaa que el concierto había sido audible en Castelló). Increibles sobre las tablas.
Receta para el vídeo: ponte cascos, sube todos los volúmenes a TOPE, el de youtuve, el del pc, que desde el principio esté ya muy alto. dale al play alvídeo y a pantalla completa.FLPA (y... ¡aguanta!. ¡Piensa que en directo es más, muchísimo más!)

26 junio 2011

Lego My Ego: historia de mis filias musicales 14: PJ HARVEY

¿Qué puedo decir de ella? Inabarcable como un gigantesco iceberg en la noche, brillante como si poeseyese una extraña iridiscencia. Solemnte, vasto, bello y monstruoso. Así percibo el legado musical de Polly Jean Harvey. Discografía sin mácula, desde aquel "Dry" y su blues fiero, todo en ella es perfección. "Rid of me" sigue siendo la cosa más violenta que puedes echarte a las orejas, un volcán de blues clitoriano, feroz y desesperado, "Let England Shake", de 2011, es un arrebato que ya está encaramado a una lista de lo mejor de la añada sí o sí... pero es que todo en su carrera me ha ido causando admirtación: del feroz animal de uss inicios a la reconversión glamourosa 'a-la-Nick Cave' en "To bring you my love", su viraje al rock más comercial (pero demostrando cómo se hace) en "Stories of the city...", el asombroso viaje gótico y lírico de  'White chalk'... y sus directos, donde sólo cabe arrodillarse ante la última Gran Diva del rock, una criatura toro carisma (ríete de San Bono) que pisa la arena para que las constelaciones se rindan a su mínimo gesto.
Diosa del rock, diosa del rock... rendido a ella desde 1993 hasta 2100.

" Vergüenza, vergüenza, vergüenza... la vergüenza es la sombra del amor"

25 junio 2011

Lego My Ego: historia de mis filias musicales 13: YO LA TENGO

Curioso paralelismo con Sonic Youth, pero invertido. Conocí a Yo La Tengo en 1993 (con 'electrOpura') aunque no empecé a reconocer las bondades del trío hasta 1997. Pero no por cañeros, sino al contrario, porque en el 93 mi estado mental pedía fuego y napalm. 'Yo La Tengo' son más como una brasa al rojo bajo un manto aún tibio. Entre la calma dulce, el momento previo a la tormenta, y ocasionales relámpagos de furor.
Pero con 27 años ya tenía otra perspectiva, un abanico más amplio que el "sólo caña", y los de Hoboken sacaron "I Can Hear the Heart Beating as One", un discazo de rock intachable. Desde entonces hasta hoy, una de mis cinco bandas más admiradas de todos los tiempos.
Cercanos a los Jesus o a Los Planetas pero más de andar por casa, Yo La Tengo son encantadores, cercanos y siempre excelentes, magistrales. Cada vez más alejados del sonido abrasivo que practicaron en los ochenta y noventas, fieles a su estilo pero inagotables. Un garante de calidad, tanto el disco como en directo.

Dos perlas que son una, dos caras de la banda... aplicadas a la misma canción:
Besos...

Y latigazos...

24 junio 2011

Colan

Ha muerto Gene Colan. Lo recuerdo, AQUÍ

15-M: Cinco cosas que han cambiado

"Alcancen o no sus objetivos, las movilizaciones ya han mejorado mucho las inercias políticas en España." (por V. Lenore, del artículo enlazado)
El 15-M no ha sido flor de un día aunque, evidentmente, su recorrido mediático ya carece del fulgor de su arranque.
Sin embargo, sus movimientos, pacientes pero constantes, mantienen el espíritu reivindicativo en medio del marasmo de confusión (interna y externa).
Es interesante reflexionar sobre si, a más de un mes de su inicio, la Indignación ha conseguido mover alguna cosa en algún grado. Y en este sentido puede resultar esclarecedor (a otros les parecerá discutible) el artículo on-line que se marcan en Rockdelux (desde el cual podrán acceder a una primera parte que analizó los hechos, no los resultados, que serían el objeto de este nuevo texto: .
Ilustración de Pepo Pérez (clik en Pepo para saber algo más)

Pare leer el artículo, pinchar: 15-M (II) / Cinco cosas que han cambiado

23 junio 2011

Caracoles al poleo

Twitter, ese lugar, me ha llevado por la vía conversacional (oh, palabro) a reactivar la ínclita sección culinaria ede este su blog. Porque rica es la piel de toro en usos y costumbres y rico puede ser esto...

CARACOLES CON POLEO
Ladies an gentlemen, sí, caracoles al poleo.
El compadre Tebeobien ofreció su receta caracolera, y además asegura que es cosa sana sana. Miel sobre hojuelas. O caracoles sobre guindillas, o lo que sea, vamos...
Les dejo la receta twitteada, tal cual, al meollo y sin adornos florales ni literarios.
Ahora habrá que prepararlos. Alguien, y ya luego que me lo cuente. Como dije, esto en el Noroeste se ve mu raro, pero sé de buena tinta que por otras latitudes el caracol es fruto (¿?) apreciado.


La receta de CARACOLES AL POLEO, aesira style! coge los caracoles,dos días en ayunas, y los lavas con agua fría A MUERTE 
Cuando suelten las babas, a la olla, con sal y cubiertos de agua fría. maja las ESPECIAS SECRETAS: guindilla, pimienta, cilantro, comino... echa luego poleo a jierro, y cuatro cabezas de ajo a lo bruto. fuego lentito. cuando el caldo esté oscurito, FIN.
ENTONSE, coges un cacito, echa los caracoles en un vaso de caña, y luego el caldíbiri. vas comiendo los caracoles y bebiendo el caldo.
IMPORTANTE! el caracol tiene que ser pequeñito! los gordos no valen!

JUEGO DE TRONOS (HBO)


"Canción de hielo y fuego" es una saga literaria de fantasía heroica, de tono adusto, grave, de pulso folletinesco y miras adultas en tanto que retrata personalidades complejas y contradictorias en un tablero (el imaginario continente Poniente y alrededores) donde varios reinos y castas nobiliares pugnan entre sí para obtener/conservar el poder, un trono de tronos, por así decirlo. Confabulaciones, personajes poliédricos y multitud de subtramas se engarzan en una historia donde la fantasía es un marco geográfico inventado y unas muy escasas gotas de magia (así, por ejemplo, hubo dragones, pero eso fue hace mucho) .
La serie "Juego de Tronos", basada en "Canción...", sirve sobre todo para definir la categoría de HBO como catalizador de un entretenimiento de luxe. La primera temporada de la que podría ser un serial francamente extenso (adapta el primer libro de una saga de siete que aún está en proceso; va a salir en breve su quinto tomo) es paradigma de las bondades del canal, adaptado a lo que se puede entender como un producto de encargo. En este sentido no estamos ante una obra "de autor" como pudiera ser (intuyo) "Broadwalk Empire", o "Carnivale", "Los Soprano" y "The Wire", sino ante un proyecto comercial. Se estudia una variante literaria no explotada por la cadena (que ya tocó el histórico, el noir, el policíaco o el western, por ejemplo), se encuentra un soporte de probado éxito (la obra literaria) y comienza el juego (de tronos catódicos: lanzar un producto para el éxito).

Aceptado este hecho, comprendiendo que hablamos de una pieza de diseño antes que de una autoral, "Juego de tronos" resulta sencillamente perfecta. Despersonalizada, logrando ser el reflejo exacto del libro, rica en presupuesto para los estándares televisivos, la primera temporada ha resultado un éxito, tanto de audiencias como en resultados. Frente a otras adaptaciones recientes, aquí se opta por el escrupuloso respeto a la urdimbre argumental creada por George RR Martin, autor de las novelas altamente involucrado en el devenir de la teleserie. "Juego de Tronos" se quiere reflejo, y como espejo no pudo ser un objeto más pulido y refinado. Así, escenarios, actores, vestuario, fotografía... la exquisitez HBO hace acto de presencia desde el primer segundo del capítulo piloto. Prácticamente no hay zonas débiles, sorprende la capacidad de ajustar necesidades económicas sin caer en el cartón piedra, ni tampoco necesitar escenarios épicos (en este sentido la novela ayuda: es de nombres propios y dramas internos, antes que de huestes de orcos y batallas homéricas), las actuaciones, repito, son perfectas (tanto las de los actores más reconocibles, como Mark Addy, Sean Bean o un brillantísmo Peter Dinklage en el papel del enano Tyrion... a los que hay que sumar un montón de caras desconocidas, entre las que brillan los actores infantiles y una Emilia Clarke bordando un dificilísimo papel a partir de un currículo actoral exiguo (y hacer una Danaeris Targarien no es cosa fácil).
Y a las bondades de producción, actuación y dirección (modélica, ortodoxa pero jugando siempre con un montaje de escenas inteligente y redondeando un ritmo denso pero adictivo) sumamos una planificación perfecta. El ritmo de la serie es lento, necesariamente tranquilo, deteniéndose lo preciso en la multitud de personajes hasta hacerlos tridimensionales (algo muy HBO, por otro lado). La tensión creciente, los momentos de sorprendente intensidad, y un final apoteósico que crece sin tregua en sus últimos capítulos hasta la escena de cierre (que, incluso habiendo leído la obra corta la respiración), redondean "Juego de tronos". Un trabajo de encargo. Un producto. Pero ojalá todos los productos que nos ofrece la industria del entretenimiento tuviese el aval del paraguas HBO. Y que ese paraguas cumpliese y hiciese honor a su prestigio como lo hace en 'Juego de Tronos'.

22 junio 2011

¿este blog? Me lo tiro

Canto de cisne, última 'petada' genial (inciso, ¿"petada" es gallego? ).

No, lo de "Me he puesto tetas", el primer "single" de Berto y los Border Boys, no me hacía gracia. Pero este petardazo R'nB de vacilada sin preservativo me puede.theborderboys Me lo tiro   Berto y The Border Boys
Qué risas, posiblemente las últimas de un Buenafuente que, una pena, cierra el quiosco. En un océano de tertulias vomitivas y reallities sin chicha (sólo con bilis), BFT era un momento de buen humor, ironía ácida y entrevistas nunca sonrojantes.
Si te gusta, me lo tiro.

Lego My Ego: historia de mis filias musicales 12: LOS PLANETAS

El rock alternativo y la psicodelia noise nacionales se hicieron adultos con Los Planetas. Desde su primer LP supieron que mimar el sonido para reproducir las turbinas 'sónicas' de sus ídolos era la clave. Luego, estaba un talento melódico a prueba de bombas ('Mi hermana pequeña', '¿Qué puedo hacer?', o 'Nuevas sensaciones' fueron algunos de sus éxitos tempranos, a los que seguirán muchos otros pildorazos pop), al que sumaron un sonido propio, envolvente, turbio (ese sonido planetario que parte, sí, del shoegaze o del 'space' de Spacemen 3, pero que no se parece a nadie), y finalmente una letras exactas que te tocaban generacionalmente (cosas como "y si esto te hace daño, si te puede hacer sufrir, ha servido para algo... al menos para mí", "Jose y yo, qué más da lo que pase, tomamos cualquier cosa y volamos en alfombras"... sin ripios pero retratando a generaciones enteras). Y por supuesto un controvertido (algo ilógico en la era del corta y pega, pero en fin) apropiacionismo que no repercute en su poderosa personalidad sonora: su estilo es ya inconfundible e influyente. El mismo que los ha llevado a su nueva etapa desde 1999, donde están fundiendo My Bloody Valentine y el arte flamenco desde la musicología, el conocimiento profundo de los palos y los maestros del cante, que traspasan a su universo musical y lírico con naturalidad pasmosa.
La mejor banda nacional del momento, ya lo dijo en su día Santiago Auserón.
Bueno, con todos estos mimbres, evidentemente me atraparon en 1994 como hermanos carnales de Sebadoh, Boo Radleys y demás fauna indie, y con una evolución blindada y ajena al fallo, se mantienen hoy en mi podio personal. Eso está bien: producto nacional sin complejos :)

reseña en Serie de Viñetas




No se trata del superhéroe Puño de Hierro, aunque igualmente parte caras. 
También puede llevarte al nirvana erótico.
Reseñado AQUÍ

21 junio 2011

faceoff..

La verdad, esto no es una declaración jurada ni un documento que pueda llevarse a juicio como prueba, e igual no cumplo mi propia palabra, pero... he decidido dejar de colgar cosas, fotos, enlaces o lo-que-sea en facebook. Me parece un invento aburrido, carente de la vibrante inmediatez de otras redes sociales y sin la capacidad de profundizar de un blog (ilimitado espacio para expresarte... hombre, no es lugar para artículos de fondo o tesis, pero sí para articular escritos, mimarlos un poco...).
Y además en Facebook siento, que igual es tontería, que "hablo" a una pared, a un sordo, o a un grupo de personas que les importa un carajo lo que cuento.
No me pasa en mis blogs, ni tampoco en twitter, así que, ¿para qué seguir con el face?¿para avisar de que un texto de otro me gusta? Prefiero avisaros aquí, donde quien me lee "viene" a leerme (cosa que agradezco y que por supuesto sigue alucinándome).
Si Facebook es un eco propagandístico, bien, igual pierdo tres visitas Me importa un huevo (ni tengo contador de visitas en mis blogs... o no lo miro, si lo hubiere en "serie de Viñetas", cosa que francamente ni me importa), sé que cuatro compañeros virtuales (y alguno del mundo real) me siguen, les gusta pasarse y enterarse de mis cosas. Me llega, me halaga (hasta en exceso) y es estímulo suficiente para seguir.
Pero Facebook, es como una sopa de agua y pasta sin sal. No me sabe a nada. Me aburre.
No lo abandono, seguiré siguiendo allí a mis amigos, vigilando los mensajes privados, no digo que no comente en muros ajenos... pero personalmente, lo dejo.
El show sigue aquí, en "SdV", en Rockdelux, en el "Faro", allí donde me divierte salir a la arena y desafinar.

20 junio 2011

Lego My Ego: historia de mis filias musicales 11: FUGAZI

Tras la retahíla de nombres y sonidos sin edulcorantes que he desgranado en las últimas entradas de lego My Ego, podrán adivinarlo... tenía que llegar el hardcore sin edulcorantes. Y por generación (hablamos del año 1992) lo hizo a través del postcore, de los brutales, pero cerebrales, Fugazi. Ian MacCay, ex Minor Threat, capo del sello Dischord, tenía el modo (esas espirales de ira y parones, esos ritmos retorciéndose),y tenía el método: verdadero Do It yourshelf. Fugazi no rinden cuentas a nadie, no trabajaban a las órdenes de un sello, por indie que fuese, porque ellos tienen su propio sello discográfico (Dischord, claro). Sacan discos cuando quieren (sacaban, ya están disueltos, al menos en teoría), no cobraban sus honorarios a las salas hasta que estas aseguraban que ya habían vendido suficientes entradas para cubrir sus gastos... y por supuesto eran tan brutales como toda la vieja escuela (claro, Ian ERA la vieja escuela, el core, sin el straight edge, no serí ael core, ¿no?).
tras ellos, decenas de nombres alimentaron mi discoteca. Pero como ellos, nadie (o casi, Shellac sí están a esta altura estratosférica).

también indigna la prensa

Por supuesto, la indignación no es solo cuestión de la crisis,  el sistema  y los partidos. No indigna solo que IU sirva en bandeja un gobierno al PP en Extremadura o que lo primero que sucede en Cataluña tras las municipales sea una orgía de recortes (por ejemplo, en becas de investigación) jamás apuntada en un programa electoral. Luego está "el 4º poder"...
Por supuesto que la prensa, como brazo poético de este sistema partidista que cada vez representa menos al pobre ciudadano de a pie, es una puta chirigota. Como siempre, nada nuevo, pero vamos a hablar hoy de ello. Porque, entre "El 19-J invade las calles de España" (El País) e "Indignados: la protesta del 15-M se queda en familia" (La Razón), ambos titulares en referencia a la manifestación de ayer 19-J, hay alguna pequeña diferencia, ¿o son cosas mías, que soy un tiquismiquis?.
Mentiras, apriorismos macerados por partidos que soportan esos rotativos, tenencia indisimulada donde no se opina sino que se manipula la opinión pública... en este caso, la manipulación que me lleva a sacar el tema (que no es nada nuevo, ni descubro nada, pero que me ha indignado) viene de otro periódico, el ABC y su cateto set de maquillaje de la Señorita Pepis para fotos de manifestaciones (leed esto) Pero conste, es circunstancial, es Twitter que me ha llevado a la manipulación, pero sé que desde otros rotativos de tendencia izquierdista también se mira la realidad desde lo que el partido les dicta.
En fin, ya lo decía Spiderman:

19 junio 2011

los 4 perroflautas se manifiestan hoy, ¿'Indignados' o cinco desclasados porreros maleantes?


Claro, el título del post, es irónico, de pe a pa, o eso parece por las noticias on line.. a ver el telediario ahora mismito.

Por cierto, el gran Ibañez dio su versión de la indignación hace ya meses en el álbum "Por Isis, llegó la crisis" de junio de 200...

18 junio 2011

Lego My Ego: historia de mis filias musicales 10- MY BLOODY VALENTINE

Conocí antes a Sonic Youth, aunque a My Bloody Valentine los "acepté" primero, como derivación natural de The Jesus and Mary Chain (su primer disco, "Isn`t anything", supone una volcánica prueba de que los hermanos Reid crearon escuela). Y a finales del 91 con "Loveless" simplemente se injertaron en mi ADN en forma de leyenda musical.
Con ellos descubrí que la violencia podía ser bellleza, que desde aquel ruido inaudible practicado por las hordas alternativas se podía alcanzar el éxtasis y la paz. "Loveless" suponía la intensidad absoluta de Sonic Youth, el muro sonoro del noise, pero sobre todo, una capacidad alquímica para fundir el sonido desde una labor de estudio de grabación, el instrumento musical definitivo. "Loveless" estaba tan trabajado que parecía tecno, pero eran guitarras. Guitarras sonando a otra cosa y envolviendo melodías de ensueño.
Mis noventa están clavados a la cruz que es "Loveless", norte estético y ético de todo gusto experimentador posterior. El post-rock debe mucho a My Bloody Valentine, que supieron llevar las cosas un pasito más allá. El noise no ha sabido superar su legado (¿se puede trabajar la guitarra eléctica como concepto y llevarla más allá de "Loveless"?) y ellos mismos, incapaces de continuar su obra magna, se han disuelto en los laberintos de la leyenda. Sólo han podido resurgir en 2007 para subirse a escenarios y demostrar que el concepto 'volumen' era algo que también se podía resetear en nuestras cabezas, convertirlo en un desafío nunca antes alcanzado.

17 junio 2011

la crisis, por Eugenio

Esto parece más un twitt o una entrada en el muro de Facebook o así, pero bueno... me he reído un huevo, y el chiste tiene toda la actualidad, claro. Grande, era grande, Eugenio (auqnue imagen/sonido sean bastante malos, no encontré otro vídeo con este chistazo, que escuché en un podcast).

Lego My Ego: historia de mis filias musicales 09: SONIC YOUTH

Tardé en disfrutar la 'Juventud Sónica', banda a la que conocí en el 88 y que no acabó de ganarme hasta el 92, con el doble "Dirty". No es extraño, los de NY juegan una liga sin asideros (como sí los tienen los Mary Chain o los Pixies, por la caricia melódica): arties, dueños de unas voces nada ortodoxas, mucho más feroces que aquellos, en tanto que free (sus zambullidas en ruido abstracto) y hardcore (género al que no pertenecen pero del que liban), no acababan de llenarme del todo.
Posiblemente mi caida del guindo se deba a dos factores del disco de 1991: el puntazo melódico de '100%', un tema casi, casi comercial, y el virtuosismo instrumental que, entre las capas de noise y los acelerones suicidas, demostraba la canción "Theresa's Sound-World" (ver el tube): una balada de guitarras cristalinas donde ninguna lleva la voz dominante, sino que Lee y Ranaldo hacen una harmonía de arpegios fluida, perfecta, sostenida por el mejor batería del mundo (Shelley, un fiera.. merece pillar el tema una seunda vez y fijarse solo en cómo toca este monstruo) y un bajo recio (mis Gordon, más que "la chica del grupo", el bajo como el pulmón, la voz más core de la banda y una frontman de campanas... verla bailar a sus cincuenta y muchos sobre el escenario merece la pena). Y cómo ese virtuosismo de conduce a un ruido feroz, aceleradísimo, aún me impresiona.
A partir de aquí, me rendí a Sonic Youth, banda que hoy me parece algo infalible, sin mácula en una carrera de 30 años (su último largo, imprescindible como el 1º).
21 años, viaje completo, o casi, a los abismos de las músicas menos cómodas.

16 junio 2011

Los Indignados

Esto es un berrinche
Hay que replantearse cosas. Hay que ver a dónde está llevando la dinámica de la horizontalidad. Hablo, claro, de los indignados y las penosas actuaciones ayer en Barcelona. Penosas, claro que sí, violentas, totalitarias, agresivas. No me siento representado por eso. Tampoco, conste, la verdadera organización asamblearia del movimiento 15M, que ha rechazado los acontecimientos y se desvinculó de lo smismos. Bien, pero insuficiente. Se están evidenciando, con el desgaste de los días y las semanas, debilidades cada vez más transparentes en el movimiento.
Me pareció fabulosa la aparición de acampadas, mientras los medios más conservadores escupían sandeces (recuerden, se habló de Bildu en la sombra, de Rubalcaba, ¡hasta de neonazis!) y los progresistas no sabían por donde tirar, desconcertados. Me gustó el asamblearismo como forma opuesta a los organigramas verticalistas del poder. Me gustó el civismo en sus orígenes.
Pero la deriva ya es evidente, la proliferación de subgrupos, de diversas actitudes y pensamientos, está agarrotando al 15M. Lo principal sería, entonces, darse cuenta de que
a) la indignación es real, lícita y requiere una línea de acción a medio plazo para encararnos contra poderes omnívoros y que no nos tienen en cuenta.
b) la forma de protesta por acampada pacífica y asamblearia ya no es viable, por libérrima y anárquica. Ha valido (y de qué modo, impactando a nivel mundial) como detonante, pero sus márgenes organizativos a largo plazo son escasos, y su capacidad de control de un determinado proceso reivindicativo, temo que muy bajos.
Ergo, se impone la disolución de los campamentos y la búsqueda de nuevos y más eficaces cauces de acción. Por resistir en una demanda justa, articulada en varios puntos de una sensatez meridiana que redundan en un hecho: nuestra democracia es débil e injusta, algo, por cierto, que ya se discutía en programas televisivos tan perroflautas como 'La Clave' de Balbín en los primeros noventa, y nadie se rasgaba las vestiduras.
Continuará... lo deseo sinceramente.

13 junio 2011

Lego My Ego: historia de mis filias musicales 08- PIXIES

En el noventa o así, una noche me perdí de mi gente y deambulaba solo por las calles, de pub en pub para encontrarlos. Entonces vi a un grupo delante, y uno lucía camiseta de los Pixies. Ni me lo pensé, salí a la carrera y le paré... se volvieron extrañados (no nos conocíamos de nada) y yo le dije: "¡tío, te gustan los Pixies!". Fue la fiesta padre a las tres de la mañana, cuatro tíos cantando a gritos "Isla de encanta", abrazados, charlando de esas músicas con las que no solía charlar con nadie... bueno, había garitos, locales rollo alternativo/hardcore, y gente en ellos, pero la verdad, mucha pose, poca pasión... allí, en la calle, con aquellos pavos que ni conocía ni volví a ver en mi vida, bramando "¡¡hermanita ven conmigoooo!!"... había sentida y verdadera alegría indie. "Encuentros en 3ª fase". Hablamos de Lemonheads, de Rockdelux y el Ruta 66, y por supuesto de Pixies.
¿Qué era aquel grupo semidesconocido que unió fuerte, gozosamente a unos desconocidos por las avenidas de Compostela? Permítidme describirlos con una imagen burra, machista y fea, incluso políticamente incorrecta, pero creo que ilustra bien la música de los bostonianos. Música como una felación dulce que acaba inevitablemente en arrancada de miembro por mordisco afilado. Mezclando placer y gore, sin piedad. Así sonaban los Pixies más característicos, en píldoras que podían comenzar poppy, surferas, con los coros de chupa-chup de la Kim Deal y la voz aniñada de Black Francis... para de repente y sin aviso caerse por un acantilado de alaridos infernales y guitarras totalmente histéricas. Y a veces, uau, ¡¡en spanglish!!. Miel sobre hojuelas, vamos.
Un paso más allá de lo que me dieron The Jesus and Mary Chain, en Pixies confluían las Ronettes y The Stooges, los Beach Boys y el hardcore de Hüsker Dü, el NRA de Violent Femmes y The Mamas and the Papas. De la mezcla nació algo inaudito, puro rock con la mirada en el futuro. Tanto que unos pocos años después de su debut tres chavales de Seattle los imitaban en un disco llamado "Nevermind".
Pixies, pa mí, son sin duda el mejor grupo de rock de la historia. Tan grandes como Iggy Pop o la Velvet, más que The Doors o REM. Así, sin complejos, estratosféricos. Y además, bendición, de mi tiempo.
Porque los descubrí con el maxi "Monkey gone to heaven" en el 89, meses antes de editar su gran obra maestra "Doolittle", y después vinieron dos discos más, brillantes como todo lo que habían sacado antes (un mini Lp y un Lp gloriosos, aunque sí, su cumbre, es aquel "Doolittle"). Eran la banda de la que esperaba noticias, que sacasen nuevos trabajos... y lo hacían, a un disco por año, matemáticos, productivos. Sin nostalgia. Hoy "visten" como citar a Led Zep, pero yo, además, lo viví en presente. Ala, toma...
Desde luego, si algún marciano queda que hoy los desconozca (ya no son de culto, tras reunirse en los dosmiles han adquirido esa pátina de "Grandes" que se les da, acaso sin pensar porqué, a tantas 'resurrecciones'), creo que bombas como 'Debaser', 'Where is My mind', 'Velouria', 'Alec Eiffel' o 'Gigantic' aún provocan asombro y erizan el vello con la excitación del mejor rock.

en sus buenos tiempos:

En su retorno glorioso:


PD "post listening": hostiaputa, son lo más grande.

11 junio 2011

Lego My Ego: historia de mis filias musicales 07-THE JESUS AND MARY CHAIN

He aquí el relámpago, he aquí la furia...
Tras haberlos visto en la tele en el 85 (y rápidamente descartado), 1987 fue el año en que los hermanos Reid lograron entrar en mi vida. Fue con "Darklands", un disco moderadamente tranquilo (nada que ver con la locura de "Psychocandy", 1985) que podía poner en mi discoteca al lado de "Document" de R.E.M., por ejemplo . Lo compré a inicios del 88. Embelesado por su rock perezoso, robusto y de fondo malsano, cuando ese mismo año escupieron un single inédito, me abalancé a por el disco en el que venía. 'Sidewalking', la canción de marras. No sonaba a 'Darklands', sino que se trataba de un esputo de rock hiriente con guitarras al rojo vivo y acoples aleatorios. También había ritmos casi bailables, y en el fondo (bajo el volumen) un pedazo de canción, rock and roll que se miraba en los cincuenta para incendiar los ochenta.
El caso es que la canción venía como golosina inédita en un disco recopilatorio de 'caras B'. "Barbed wire kisses" era generoso en temas tranquilos, pero también en barbaridades de ruido, muros de distorsión, alaridos... y siempre, melodías perfectas. Y todo me gustó, los besos (kisses) y el alambre de espinas (barbed wire)
Ea, The Jesus and Mary Chain lo cambiaron todo. Parece mentira que en cinco años se pueda pasar de esto...
uy uy uy
...a esto otro:
ay ay ayyyy
Pero así fue.
Actitud peligrosa, música sucia, ruido y furia sin repudiar la exquisitez melódica. El paradigma Mary Chain aún dirige mi melomanía, pueden comprobarlo rebuscando en los discos que he criticado en 2011, en este blog; ¿cuántos no vuelven a la ecuación melodía+ruido? Supongo que, leyendo este post confesional que nos retrotrae a un adolescente de 17 alucinando con una idea de la música desafiante, que te abofetea para hacerte más fuerte, que pide escuchas y devuelve una excitación peligrosa, podrán entender el cambio. De niña a mujer, cantaba Julito...

PD: solo encuentro el video de Sidewalking en "Dailymotion", primera vez que comparto a través de ellos. espero que se pueda ver; el perdigonazo que es esta canción y estas imágenes violentas, apáticas, brumosas, de su ejecución en directo, merecen la pena.


Jesus And Mary Chain - Sidewalking por jesus_lizard

10 junio 2011

Lego My Ego: historia de mis filias musicales 06-THE SMITHS

16 o 17 años es una edad ideal para descubrir a una banda como The Smiths. Es lo que me ocurrió a mí. A las inseguridades de un chaval tímido le sientan bien los delirios sentimentales de un artista gay egocéntrico, mordaz y afilado. Y sobre todo, cuando la música del combo roza una perfección nunca antes conocida por servidor, se produce un pequeño cataclísmico en la escala valorativa del púber. Vale, Depeche Mode eran cosa seria y discos como "Black Celebration" los tenía en un altar, y también, sí, escuchaba con emoción a los The Cure de "Kiss me, Kiss me, Kiss me" (ergo, unos Cure en horas bajas) pero claro... descubrir, en este entorno, algo como "The Queen is Dead", fue una bomba. Fue como si acostumbrado a muros de escalada de pronto te hacen coronar el Everest... sin esfuerzo.
Imagen de impacto (ese Mozz de tupé enzarzado, entre el gafapasta y el macarra de la clase, esas portadas, míticas) y actitud realmente independiente ( sacando singles con material inédito cada dos por tres, sin importar la cadencia de los LPs; o negándose a hacer videoclips...)
Por supuesto tras esa epifanía indie me lancé a todo lo que la banda había realizado. Y el veneno estaba dentro. Sin retorno, dándome cuenta ¡por fin! de que la mejor música no guardaba relación con las cadenas radiofónicas al uso, sino con zonas más subterráneas. Por esos días, y todo influye, comencé a comprar Rockdelux. RDL leido con 16 años, amigos, eso era una experiencia. Los nombres de bandas, desde este punto, transitarán las zonas poco iluminadas por "El Gran Musicpuaj" y "Plásticos y Decimierdas". I know it's over

09 junio 2011

Lego My Ego: historia de mis filias musicales 05-DEPECHE MODE

En 1985, u 84, entró en mi vida como un huracán este grupo tecnopop para revolverlo todo. 1º, hablamos del 84, yo llego a ellos vía familia extranjera, y la realidad es que si los de Basildon eran muy conocidos en Alemania o Suiza, en España no dejaban de ser una banda de culto, oscura y, eso sí, dueña de algunas canciones bien conocidas. Ergo, de esos de "ah si, esta me suena, es muy famosa". Que en cinco años la cosa cambió, sí, pero en 1985, era así: "de culto". Con Depeche Mode, por tanto, comienza el melómano.. pues eso, de culto, que no me abandonará ya nunca; esa zona que me situó quizás entre los raros de la clase, que predicaba las excelencias de una banda desconocida por todos menos servidor.
Luego, como una cebolla, cada capa que profundizaba me afianzó en mi pasión por Gahan, Gore, Fletcher y Wilder: el rollo chungo de su estética sado gay-hard, los excelentes y extraños clips de Anton Corbjin, unas letras esquivas que hablan de peligro y rituales eróticos oscuros, música de melodías perfectas pero envueltas en chatarra de coqueteos experimentales (los descubrí en su etapa berlinesa, ergo, en pleno delirio tecno-industrial)...
El talento de Depeche Mode fue el de crecer conmigo. Cuando asumí las delicias de su universo en sombras, crecieron como músicos (estrenando los noventa con "Violator"), cuando ya era un perfecto indie-boy, me tumbaron con "Songs of faith and devotion", donde coquetean con el rock distorsionado, el gospel, el sinfonismo, el tecno que ellos gobernaron, y lo que haga falta. Y desde entonces, nunca volando tan alto, con notables altibajos y también discos más que defendibles en pleno siglo XXI, no han dejado de ser un referente en mi agenda musical. Un nuevo disco de DM es una llamada a la que atiendo inevitablemente.
Con todo, nada como la entrega del quinceañero descubriendo, tras cada magistral canción de discos como "Some great rewards" o "Music for the masses", la oscura verdad de una banda que jugó a ser masiva desde la experimentación (sonora, sexual, vital).

reseña en Serie de Viñetas

Obsceno, provocador y confesional, un cómic semiolvidado y avanzado a su época.

Reseñado en 'SdV'. De verdad...

08 junio 2011

Lego My Ego: historia de mis filias musicales 04-DURAN DURAN

Uyuyuyuy... que sí, que a mí me pillaron con trece o catorce los new romantics. Música para adolescentes. Sobre todo para chicas, será que fui un niño sensible, que prefería el pop al rock, y que mientras a mi alrededor los pequeños bozos presumían de Siniestro Total (aquí en Galicia era muy propio fardar de aquellos punkis de Vigo) yo me perdía en el pop cuché, petardo, levemente funky y, hoy lo reclamo, en ocasiones brillante, de Duran Duran.
Y es que, aunque rechinan como un eco desfasado de aquellos ochenta chispeantes, burbujeantes y yuppies, con su rimel y su moda imposible, y anque también entonces había propuestas mucho mejores como Culture Club (también me gustaron mucho, conste.. este "Lego" es un viaje selectivo o no acabo nunca), los primeros, los que más fuerte me dieron, fue esta máquina de singles con carismático cantante al frente, atlético frontman que se pasaba los conciertos correteando la arena sin cesar (dicha cualidad mucho me gustaba, de crío... hoy prefiero una buena estaca ante el micro, como J de Los Planetas o el gran Kevin Shields... ay, cuánto hemos cambiado, que decía la canción).
Me gustaban, sí, pero bien mirado... ¿realmenta a alguien no le gusta este PEAZO de single numbre one?

07 junio 2011

Lego My Ego: historia de mis filias musicales 03-THE POLICE

Ah sí, me las prometía muy melómanas, tanto Dylan, tanto Beatles... pero el acné musical tenía que llegar, y lo hizo como una locomotora a toda caña, con una de las bandas que hoy menos me gustan de la historia del rock.
Sí, yo fui un teenager apasionado de The Police, esos rockeros auténticos de la autenticidad que dieron tantos buenos momentos de buen rock, peluquería de diseño y tintes amarillopolos. Lo mejor de la nueva ola, dónde vamos a parar, la mejor banda del mundo en los primeros ochenta.
Sí, ellos, no Joy Division, ni Springsteen (este sí, "auténtico", esa expresión tan 80's, por cierto), ni Talking Heads, ni...
Qué va!!!!, ¿podemos comparar "Remain in Light" con... "Synchronicity"? Pues con 13 años, comparas y te llevas al baile a la fea, sí. No diré que Sting no fue capaz de dar canciones de melodías potables (y fáciles, cosidas para la masa, tramposas, pero eficaces... sobre todo en sus inicios), ni que sus secuaces teñidos no sean excelentes músicos de estudio, pero escuchados hoy resuenan como la fórmula más impostada y precalculada de la historia. Opino, vamos...
Eso sí, con este clip (que, ayyy, me en can taaaaba) demostraron ser el eslabón entre pasado y futuro; entre KungFu/Pequeño Saltamontes, y los movimientos imposibles de Chiquito de la Calzada. ¿Te das cuen?

06 junio 2011

Lego My Ego: historia de mis filias musicales 02-BOB DYLAN

No pasaron demasiados años desde mi tierna infancia "bitel" al descubrimiento de Dylan. Vía un recopilatorio, así como dos discos ("Hurricane" y "Nashville Skyline"). Pero la fatalidad me pilló muy niño y en medio de la reconversión cristiana del cantautor, con lo que también abracé con fervor (nunca mejor ocasión) cosas como "Slow train coming", obras menores, sin duda, del caballero.
Da igual, temazos como Hurricane, Lay Lady Lay o El del video (pincha, merece la pena) forman parte de la hipnosis arisca y sin adornos del mejor Bob Dylan.

ORIGEN, de Christopher Nolan

Nolan construye su cine a partir de unos pocos brochazos autorales, constantes: la deconstrucción de la realidad en espacios fílmicos (con ruptura del espacio y también del tiempo, con difuminados de lo que es y deja de ser cierto...), una potencia visual innegable, y el gusto por el género de acción como vehículo para llevar a los multucines blockbuster ese ideario un tanto precario, la verdad. Vamos, que no se trata de Hitchcock, ni mucho menos.

Con esto delimitamos tranquilamente los logros y las debilidades de "Origen", último artefacto del nuevo director de la franquicia cinematográfica de Batman. La cinta, protagonizada por Di Caprio en un papel que empieza a ser muy suyo (el héroe atormentado y tal) propone un incierto futuro cercano donde los sueños serán un lugar de tránsito más. Tierra, mar, aire y espacio onírico, una cuarta dimensión visitable. Con este concepto en mente, deudor de mucha literatura de ciencia ficción (y de Matrix, cómo no) ensambla una "Action Movie" cercana a artefactos tipo John Woo (mmm, del que apenas he visto una peli, bueno, supongo que podría ser más atrevido y citar una que ni he visto como posible comparación: "La Roca", pero ya suena a cachondeo). Una trama de acción pura y dura desarrollada por unos mismos personajes, simultaneamente, en cuatro espacios diferentes. Lugares soñados, acción verista. Curiosa falta de ambición para un director con el aura de Nolan, pero en el fondo, estos mimbres en manos de un Lynch, un Gondry o un Croenberg, incluso si me apuran de un Medem en horas altas, serían dinamita. En "Origen" hay dinamita, sí, hay explosiones, bombazos, tiros, cosas que estallan por los aires, furgonetas que se precipitan al río... y una pátina pseudofilosófica de cuatro brochazos.
No me parece mal. No me disgusta que un director de chicles para las masas engalane una de tiros con algo de drama personal (la pérdida del ser querido, la posibilidad de encerrarnos en una realidad paralela, qué es lo real, blablabla, blablabla...), pero si esta cinta es disfrutable no es en su Tarkovski-para-"Readers Digest", sino en esa potencia visual que provoca imágenes de impacto (hay un puñado de ellas) y en la magnífica dirección de la acción trepidante, el manejo del 'tempo', la tensión de un final que se alarga (no sé si hasta dura una hora, lo que sería la escena final), en una vuelta de tuerca del eterno "salvamento en el último minuto", aquello que inventó (o casi) Griffith en cortos como "The Telephone Girl and the Lady" (1913, ahí queda eso).
Desconcierta en un principio, entretiene, sorprende visualmente a ratos, embarulla porque ese es el objeto último de la cinta (como otras de Nolan, por cierto, y no me parece mal del todo, es un juego que al menos reviste de una idea motor, no a la Pulp Fiction, gran peli, pero donde el desorden es un "porque sí") y se olvida rápido.

05 junio 2011

Sobre sandman, nueva entrada

Retrato de sueño


Comienzo a leer la saga Vidas Breves, y continúo el análisis de la serie The Sand,man, en el blog "Sobre Sandman". Pasen por aquí

03 junio 2011

reseña en Serie de Viñetas

Ojo a Spanish Revolution, cómic on-line de Santiago García y Pepo Pérez.
Reseña en SdV, desde donde además se puede vía enlace llegar hasta el propio cómic y leerlo. Merece mucho la pena.

02 junio 2011

PANDA BEAR Tomboy

Vuelve el Oso Panda tras haber revolucionado el paisaje musical en 2007 con "Person Pitch" directamente, y como parte orgánica de ese todo que es Animal Collective, la banda más importante de los últimos quince o veinte años. "Tomboy" ya no trae el olorcillo a "cosa nueva", no va a suponer un revulsivo al paisaje adormilado del pop internacional. ¿Hace falta? Tanto el citado 'Person' como esa amplificación natural ad infinitum que ha sido "Merriweather Post Pavillion" de Animal Collective (y la inesperada coda "Fall be kind") han realizado esa proeza, dos/tres veces, desde el formato banda o desde la introspección personalísima, cimentando leyendas y un sonido que ya ha creado escuela reivindicando la psicodelia sixities y el sonido del futuro. ODDSAC, de Animal Collective, una creación de música/sonido e imagen, demostró que los abismos experimentales podían reverdecer en cualquier momento. Avey Tare, otro miembro Animal, ya sacó a fines de 2010 un discazo sin necesidad de mover ficha, sino simplemente apoderándose de un sonido del que también es responsable. Y ahora Noah Lennox (Panda Bear para los amigos) vuelve en solitario para demostrar que lo que bulle en su cabeza sigue alimentando la noción de que, más que una banda con infidelidades solistas al uso, Animal Collective son un todo con ramas, y merece ser atendido como tal.
"Tomboy" mueve ficha desde sonidos amnióticos, psicodelia fluorescente y voces a la Beach Boys, como era de esperar. Lleva las guitarras a un cierto protagonismo minimizando los samplers, se deja producir por un Spectrum que perfila pero no influye en el sonido  (normal, ¿alguien se creía que el ex Spacemen 3 podría/querría llevar a su terreno al Animal Colelctive?) y centra su disco en torno al formato 'canción'. Adios a las derivas psicodélico-sinfónicas de ruido abstracto vía sampladelia, 'Tomboy' es un ramo de canciones-canciones tan definidas como las del "Down There" de Avey Tare. Aunque con más magia, pienso. La ensoñación de 'Benfica' o la psicotropía de 'Drone', zonas áridas del disco, se hermanan con el guiño a Beach Boys 'Surfer's Hymn', con el himo marca de la casa 'Alsatian Dawn' o la maravillosa 'You can count on me'. Mundos de gases inertes, de colores aún por inventar y de líneas temporales en bucles que quieres eternos (esos drones si fin). Fuegos de artificio sonoros que ni Gandalf. Panda Bear demuestra que aquí está ese universo, ya explorado pero único y aún excitante, que es la música "colectiva". Ya mil veces imitado, jamás igualado.
No me bajo de la burra. En esta gente persiste la magia, en Panda Bear sobra el talento, y en 'Tomboy' vuelvo a encontrarla en un cancionero con picos heróicos y sonoridades irreales.


reseña en Serie de Viñetas

Un cómic que marcará un antes y un después dentro de la historia de la historieta nacional, así de claro.
Si no has leído el cómic, la imagen es una pista muy, muy difícil. ¿Curiosidad? lee la reseña AQUÍ

01 junio 2011

Comunicado sobre mi privacidad

esta nota está enlazada desde mi Facebook, y será eliminada del blog en unas semanas. Elijo mi blog porque voluntariamente quiero hacer público el asunto. Voluntariamente, de un modo personal. Yo lo elijo así.
EL pasado  31 de mayo colgué en mi Muro de Facebook un enlace a una noticia, en la que un obispo justificó la pederastia eclesial. Lo hice en tono jocoso, lo hice como me vino en gana, con el punto de agresividad que me dio la gana, y con ánimo, claro que sí, de provocar cierto grado de debate.
Una respuesta, la única de momento, intervino y respondió contando facetas de mi vida privada. Yo contesté sin más, pero en frío, hacer eso creo que dio carta blanca a posteriores intromisiones en mi privacidad en Facebook. No creo que hubiera mayor malicia en ello, conste, pero para hablar de mi lugar de residencia, mi trabajo, la salud de mi mujer (fabulosa, estupenda, es un ejemplo), mi dirección postal, los metros cuadrados de mi vivienda o si soy vegetariano o no, existen otros cauces. Facebook es una red social, no un foro privado, no al menos en mi caso: de mis 27 "amigos" de facebook, 22 no son amistades personales y no ha lugar a hacer comentarios, en abirerto, sobre mi vida privada (son contactos "profesionales", del mundillo del cómic, editoriales, bibliotecas, críticos de medios impresos u on-line). No al menso traspasando la barrera de mi propia voluntad, y de donde yo, personal y libremente, decida revelar facetas de mi realidad cotidiana (ej, todos aquí saben que soy padre, yo mismo lo he comentado... no así -salvo que recuerde mal- el nombre propio del chiquillo, por ejemplo).
Dicho lo cual, agradezco que nuevos comentarios que giren en torno a datos sobre mi privacidad se expresen en mi correo electrónico personal, en verdadera privacidad. Todo comentario en mi muro que se refiera a mi vida privada será ignorado, eliminado, y su autor borrado de mi lista de amigos. Sin acritud, sino simplemente porque Facebook no es, no para mí, un lugar privado, sino un mecanismo participativo y un punto de encuentro. No un foro para desvelar en qué centro estudia mi hijo de cuatro años.
Dicho esto, os mando un saludo afectuoso y seguimos en contacto.