19 enero 2012

"La mitad invisible", o "lo que no se ve y debería ser visto"

No todo es telerresiduo en la caja tonta. De hecho, "La 2" el domingo por la tarde noche es fuente de buena televisión. Es algo que congratula, saber que el aparato vale para algo más que cine serial (eso son las buenas teleseries: cine), noticias, deporte o emisión de películas.
La tele es otro medio y hay que aprovecharlo. Entenderlo, no diré como un arte, pero sí como un modo de comunicación y por tanto con sus propias posibilidades. Tele 5 lo ha 'entendido' y revierte el modelo para sus fines: no comunica, crea una bola de energía entrópica, una autodestrucción que resulta adictiva para su target y, estoy seguro, perjudicial intelectualmente. La 2, al menos en ocasiones, aboceta otro paisaje, en el que cabe lo cultural pero siempre de la mano con esa necesaria dosis de espectáculo, Ego, nombres propios, estrellas mediáticas (aunque sea de perfil moderado y discreto).
Jose Manuel Ortega es bien conocido, sobre todo por su humor oblicuo radiofónico (La SER, RNE), pero en "La mitad invisible" no hace reír ni lo pretende. Se despoja de esa mitad suya y ofrece otra, el inquieto buscador de arte y belleza. Pero lejos de recrearse y analizar la obra sin más la busca en su interior... '¿Porqué me llega esto?' Podría ser el nombre el espacio. Un espacio que busca la respuesta a esa pregunta en referencia a una obra. O una canción.
El pasado domingo, "Mediterráneo", de Serrat, fue el eje del programa. Como el autor vive (y que viva muchos años, claro), fue un pequeño lujo ver el cara a cara Ortega-Serrat.


También se paseó el humorista por los lugares donde se gestó el tema y el disco, habló con su productor/arreglista, se paseó por la orilla del mar, lo buceó, lo sintió... De realización exquisita, el espacio se sustenta sobre un punto de divismo que parece inherente al medio televisivo... pero bien entendido: Ortega es un profesional, -guste o no su extraño humor-, no un granhermanito que vende su ego y la nada detrás; nos puede interesar lo que bulle en la cabecita de Ortega porque lo conocemos por su faceta creativa, su meta-humor, y de eso trata su programa, y lo que bulle es amor por el arte, las cosas, la gente y la vida.
"La mitad invisible supone, en esta televisión electrificada, un oasis de tranquilidad, buen gusto y sosiego. Pudiera molestar, lo entiendo, el ego, la mirada en primera persona del singular, pero no lo comparto. Ortega, programa a programa, demuestra gusto, personalidad (salirse de su papel de ja-ja para presentársenos como alguien serio y sensible tiene su punto de kamikaze en este medio donde moverse es no salir en la foto). El mismo gusto y personalidad que tiene su programa de "La Dos".
Teleresiduo recomendable, pues.

Puedes ver el programa de "mediterráneo" AQUÍ

No hay comentarios: