27 enero 2012

mi historia hard coccori core, parte 05

Entropía: medida de la parte no utilizable de la energía contenida en un sistema o materia. Alguien definió como entropía la música de Alice Donut. La verdad, los neoyorkinos son pasto para definiciones rebuscadas.
Artcore es la más exacta.
Adalides del frikismo y del mal gusto, locos, agresivos, caóticos, enervantes, tremebundos, el quinteto (en origen, hoy son trío) vomitaban (en presente, siguen activos) una música amorfa, como si en el estudio de grabación todo dios improvisase puesto hasta las cejas de ácido... pero con una coordinación internaespeluznante. Nada sobra en su caos a medio camino del hardcore y el hard rock... entrópico, sí. Una vorágine de energía que no lleva a nada. Acaso a una locura placentera que discurre amarrada a sus historias de dirty realism casi gore...
Son legendarias (en círculos muy, mjuy selectos y pequeños, claro) sus versiones sustituyendo la voz por trombón: Helter Skelter, War Pigs, Where is my mind, Waiting room... pero lo mejor es su caos desaforado, el que practicaron en los primeros noventa. Frontman carismático de voz irritante (y de origen cubano.. algún tema de los Donut, como pasaba con los Pixies, es en castellano), guitarras enervantes, bajos hípermusculosos, vena melódica. Combustiones espontáneas.
Y trombones. Hardcore con trombón, para fliparlo...
Si te ves los primeros 20 segundos de este vídeo sin arqueo de cejamen (o risa maliciosa), no eres de este mundo

No hay comentarios: