17 febrero 2012

Enaltecidos, enhiestos y hasta empalmados

Los nuevos tiempos, la derecha unánimemente votada por el país y que ahora gobierna (con menos moderación centrista de la que esperaba, francamente), serán mejores o peores, rectificarán nefastas decisiones sociatas o retrotraerán los aires de progresía social del zapaterismo, pero sin duda ya se están notando, desgraciadamente, en una cosa. Una, añado, que tampoco es causa directa del aparato, del Partido Popular, sino de la situación.
Con un país temblequeante, con una victoriasinpaliativos (esto ya es una palabra, ¿no?¿ya la ha incorporado la RAE a su dicciopinta? es que me canso de leerla), con un programa de transformación para este país (lógico, son "los otros" el otro proyecto...), y sin la más mínima oposición (apenas hay cinco alcaldes socialistas pintamonas y una Andalucía que le restan dos cafés para ser conservadora también), la extrema se enaltece, y hace suya la célebre frase de Fraga. Se creen, en fin, que "la calle es suya". Y más desde el garzonazo, que sea justo o no (para mí no lo es, pero no toca ahora este tema) supone otro espaldarazo a Su España. Las posturas ultra se envalentonan, se visibilizan, enseñan sus azules encías en sonrisas amenazantes.
Lo guay es que eso puede ser divertido según casos, y el último es que la Fundación Francisco Franco demandará a Eugenio Merino. ¡Toooooma Morena! Pero perdona, ¿Meriqué?, ¿quién es ese?
Bueno, una pista:
La obra y el artista (y la demanda)
La cuestión es abusurda y producto de una inculutra brutal, claro. Se puede discrepar con la naturaleza provocadora de la pieza, un Caudillo metido en una nevera de coca colas (por cierto, al menos demuestra habilidad artesana, más allá de lo conceptual... "El Conceto", ese estado de permisividad infinita que ha arruinado al arte moderniqui) pero ¿demandar al chaval por algo que es una pieza escultórica expuesta en un espacio artístico claro y meridiano como lo es ARCO?
Da risa. Leer la noticia da risa (y arcadas, claro). No pierdan detalle, conozcan una perla sobre el asunto (sacado del enlace que les pongo arriba):
La Fundación estudiará la posibilidad de actuar por la vía penal, ya que considera que la obra atenta contra "el sentido de la estética y el arte".

Si empezamos a demandar cosas feas, a ver si le dan duro a Rosi de Palma de una vez (además es una progre... yo es por dar ideas a esa gente, aunque les sobran, eso lo tengo claro, les sobran).
O mejor, porque aquí además se jugó con dinero público, ¿no?, esto merece la atención de la Fundación Franco... porque pa feo-feo, la estatuita del Fabra:
No era por los aviones... era por La Belleza. 
Aunque sospecho que los Alegres Fachitas no pondrán objeciones a tan delicado y barato monumento, que es todo él gracia gentil y que no atenta contra la fermosura. No puedo discutírselo, por supuesto: ellos saben qué es una obra de arte realmente hermosa, sí...

Arte. Belleza. Belleza en estado puro (por la Gracia de Dios, claro)
En fin, más allá de la ironía, del cachondeo con el detalle, está lo feo. El caso solo es un agujerito por el que vemos una pequeñísima e hilarante (por absurda) parte del lienzo... pero si levantamos el toldo que cubre 'al todo' que es esta obra de cuatro años (de la que llevamos transitados apenas unos meses) nada hace gracia de lo que se nos viene encima, me temo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Es justo y necesario señor Punch...

Unha aperta!

Mirlo