13 febrero 2012

mi historia hard coccori core, parte 10

La aparición de Fucked Up (nombrecito, sí) fue saludada como un soplo (a lo lobo feroz, claro) de aire fresco para el hardcore. Yo los caté más o menos a tiempo, cuando el hype empezó a sonar. Furibundos, con un vocalista excesivo, que no acababa de convencerme (¿eran esos gruñidos de jabalí salvaje reales o tópicos ejercicios de estilo?). Pero el año pasado, con "David comes to life" demostraron una realidad impepinable. Este disco es, sí, un paso adelante en el core. Frente a ejercicios de estilo Fugazi superlativos como Double Dagger que no se cuelan en esta lista porque por muy sobresalientes que sean no se desembarazan del fugazismo, y los Fucked demuestran que hay hardcore más allá de Ian McCay), estos canadienses proclaman un disco conceptual hardcoreta, abrasivo y temático. Una historia de amor y crisis social con muerte y resurrección en cuatro actos. Clips lujosos (nada de actuaciones malamente grabadas en un estudio de 5x5 metros, ellos han querido que sus singles sean pequeños cortos dramáticos, con actores y tramas). Concepto. ¿Ópera hardcore? Pues sí, y sin que ello quiera decir soluciones pomposas y amaneramientos conceptuales, sino una bola de nieve brutal que se lo traga todo. Y mucho más: motivos rítmicos que se repiten del pricipio al fin, alaridos extremos, guitarras casi casi shoegazer (un entrelazado de tres eléctricas veloces y feroces creando una burbuja de ruido y armonía) y las melodías cristalinas potenciadas por las tácticas intervenciones vocales de la bajista han logrado el milagro.
El hardcore tiene presente y mucho futuro en el siglo XXI, y es gracias a estos animales de granja exaltados.

(Por cierto, el vídeo, si alguie está leyendo estos harcoreposts y llega al final de este texto, os va a dejar flipando en coloretes)

No hay comentarios: