21 julio 2012

BOARDWALK EMPIRE temporada I

Enoch Lewis "Nucky" Johnson (20 de enero, 1883 - 9 de diciembre, 1968) fue un capo político y mafioso de de Atlantic City, Nueva Jersey. Reinó durante la ley seca en los veinte y treinta, y su padre y su hermano fueron sheriffs del condado de Atlantic. Quien haya visto la primera temporada de Boardwalk Empire sin conocer a este personaje, se estará llevando una sorpresa.

Martin Scorsese se ha caracterizado por retratar en su cine la base y raices, nada cristalinas y muy ponzoñosas, de la cultura estadounidense: de 'Malas calles' a 'Uno de los Nuestros' pasando por 'Gangs of Ny' o 'Infiltrados' (revisión de una cinta asiática llevada a su propio terrreno), el director de 'Toro Salvaje' siempre ha buceado en las ciénagas y el sustrato corrupto de los USA. No nos extraña nada, pues, que produzca y hasta haya dirigido el capítulo piloto de "Boardwalk Empire", otra vez una recreación de otro cristal en el rico prisma de la decadencia-de-raíz de su patria. Hay que señalar que las andanzas de "Nucky" Tompson, el personaje encarnado (prodigiosamente) por Steve Buscemi, se aleja del modelo biográfico y abraza la ficción, alejándose del biopic para entrar en el relato moral puro, la parábola, aunque sea una muy cercana a la vida real.
Uno de los nuestros
Esto es un punto favorable, porque Scorsese y su compañero en la producción Terence Winter (verdadero responsable/creador de la serie y responsable también, oh, mira tú, de "Los Soprano"), logran con ello un relato mítico, un cuento para adultos, y además intencionadamente moral. La delicadeza de ambientes en que se mueve el mafioso, su elegancia, su careta, en fin (más atroz que la que usa otro trágico personaje de la serie, careta real para esconder heridas de guerra), nos hablan mucho mejor del declive que arrastra el pueblo americano de raíz, capaz de cegarse ante tótems de carisma epiterial aunque escondan (apenas) una realidad delictiva y criminal. Thompson no mancha sus manos pero llena el paseo de la bahía de sangre humana. Mueve la industria clandestina y es despiadado hasta con su propio hermano. Mientras, arregla el jazmín de su ojal y sonríe a una hermosa dama (para convertirla en su concubina de luxe, o bien para arañar votos para su candidato, poco más). En este contexto, el de mostrar que no es oro lo que reluce, cabe aplaudir el cuidado nivel de la producción, con los decorados más lujosos y exquisitos que recuerdo en una teleserie (y mira que hace lustros que las teleseries no son ya restos de cartón piedra, pero lo de B. Empire hay que verlo... acerca su factura a, por ejemplo, la preciosa 'La edad de la inocencia', por no salirnos de Scorsese). La banda sonora es perfecta, recreando autores de hoy (como Marta Wainright, por ejemplo) melodías de entonces. Los actores, todos imponentes, dotan a sus caracteres de una dimensión compleja y nada maniquea. Y mención aparte merece Kelly Macdonald en el papel de la mujer buena, pura y desgraciada que finalmente acaba en la telaraña de Thompson. Es un personaje chaplinesco, una mujer pobre pero bondadosa y culta, inteligente pero sufrida esposa de alcohólico que la maltrata... hasta que alguien acabará con su vida. Y finalmente esta dama a la "Candilejas" terminará como puta de lujo de "Nucky". Y paso a paso, poco a poco, a base de detalles sutiles, va no solo descubriendo al feroz lobo del que se ha enamorado, sino comprendiéndolo para intentar quizá cambiarlo. El capítulo final, en relación a esto último, es vital. Un tour de force interpretativo en que casi por primera vez los protagonistas se sinceran unos con otros, y vemos los dolores que en el fondo yagan el alma, nunca en paz, de quien no vive en la senda de lo correcto.
La edad de la inocencia
Senda que no pasa por el loco fervor, claro, véase al personaje de Michael Shannon, Nelson Van Alden, un ferviente agente del Departamento del Tesoro que no obstante puede llegar a los mismos lugares que transitan los sicarios de Thompson. Todo esto (y más, esto es una obra coral) se refleja en una puesta en escena donde tras el disparo de Scorsese (montajes paralelos, magníficos planos larquísimos y demás modos propios de su hacer) el estilo se va diluyendo. Queda el lujo, sí, y las actuaciones perfectas (no hablé de Buscemi, ¿hace falta? él lo es todo, supera a todos y lo enguye todo en su magistral performance). Y queda, claro, una densidad muy HBO con diálogos inteligentes, profusos y muy trabajados. Y la producción lujosísima en cada plano. Pero la planificación se vuelve convencional y meramente funcional, como en casi toda serie. Es una pena, estamos ante un sobresaliente que para ser cum laudem sólo necesitaba mirarse en su papi, en los modos viscerales, feroces y arrebatados conque Martin Scorsese acostumbra a rodar sus mejores obras. Este pequeño "pero", me temo, es el último escalón que le falta a las series televisivas para convertirse en pares al cine: autoría. David Lynch, curiosamente, lo logró produciendo Twin Peaks, un serial que (al menos sus, digamos, cinco o diez primeros capítulos) no cabía entender fuera de la cabeza (y sus laberintos oscuros) del autor de "Terciopelo Azul".
Toro salvaje

Quizá de momento solo (otra vez) "The Wire" y "Mad men" he sentido como obra de autor (no de director, pero sí de un alma creativa detrás, sea guionista o productor, me da igual): en su ritmo, en su mirada y pulso tras el objetivo de la cámara. Pero esta reflexión no debe restar méritos a "Boardwalk Empire", sin duda una serie nacida para reinar, a la altura de las muy grandes.

10 comentarios:

Jero Piñeiro dijo...

Si la primera es de cuatro estrellas y media, la segunda es directamente de cinco, Octavio. Ya verás. Sublime. A mí hasta me da miedo la aparición de la tercera porque ya no creo que puedan mantener el nivel de lo visto hasta ahora...

Y ahora una confesión: me da muchísima rabia que esta "Boardwalk Empire" y su prima (por ser de la HBO, no por temática) "Treme" estén pasando tan desapercibidas en el panorama televisivo actual. Porque mira que son buenas las dos. Demasiada gente se vuelve loca con "True Blood", "The Walking Dead", "Fringe", "Dexter" o "American Horror Story", series reguleras (o directamente malas) que están tan lejos de acercarse a las tres que cito al principio "como yo de tocar la capa de dios" (que decía Jacob Krigstein). A "Boardwalk Empire" y "Treme" las ningunean en los Emmy, y hasta me atrevería a decir que son relativamente desconocidas entre los seriéfilos. O peor, les dan pereza.

En fin. Siempre nos quedará "Mad Men", supongo...

Jero Piñeiro dijo...

Me refería a "las dos (no tres) que cito al principio". La tercera sería, claro, "Mad Men".

Octavio B. (señor punch) dijo...

Treme, por supuesto, es la pata que aún tengo que ver para comprobar sui el telecotarro tiene sostén o se va al garete. No dudo que de los responsables de Wire salga otra maravilla, pero es lo que tú dices: la fase B de la edad dorada es endiosar cosas que no lo son, Yo ni pude con 300... digo Spartaco, ni me interesó la de los moteros que tanto bulo tiene 8no digo más, no la conozco) y Walking dead es un tebeo regulín que se salva por buenas ideas pero un culebrón nefasto y punto (salvo su piloto)
Game of trones también depende d ela 2ª temporada, a ver. Está bien, bien, pero no deja de ser un producto (lo q ue hablaba en el post, no hay autoría, es algo de factura impecable sin un alma detrás)

David dijo...

Veo que os estáis olvidando de otra verdadera joya televisiva: "Breaking Bad". Esa si que lo tiene todo, incluso el tema visual está trabajadísimo con un tremendo cuidado el lo cromático (la serie es verde y amarilla, así os lo digo), un casting con actores de apariencia poco televisiva y una planificación fuera de lo común, con mucho plano largo "geométrico" kubrickiano y cámaras colocadas en todo tipo de esquinas raras.

Respecto a Espartaco, que conste que a mi me gusta mucho. A lo mejor la comparación estética con 300 crea prejuicios, pero yo la veo excesiva en otro sentido, muy primaria, deliberadamente cutre visualmente... la conecto de alguna manera con ese movimiento primitivista y atávico que se está dando también en el mundo del cómic.

De "Boardwalk Empire" suscribo el post enterito. Una pena que esté siendo eclipsada por otras de menor calidad.

David dijo...

Otra cosa de Breaking Bad: La música es una verdadera pasada. Muy en la línea renovadora de la BSO que están haciendo Reznor/Ross en las últimas de Fincher o Jonny Greenwood y Jon Brion en las de P.T. Anderson.

Jero Piñeiro dijo...

Cierto, David, "Breaking bad" es también estupenda (no sé cómo se me pasó mencionarla). Podría ser perfectamente la cuarta en esa enumeración que antes proponía, y luego el resto (de las que he visto) a muchos kilómetros de distancia.

A mí "Game of thrones" me gusta bastante, pero en parte por haber leído los libros y en parte porque la veo más "desalmada" (como bien dice Octavio) no acaba de parecerme a la altura de "Mad Men", "Boardwalk Empire", "Treme" y sí, "Breaking bad". Seguro que hay alguna serie más que merece grandes reconocimientos (aún no he visto "Homeland", por ejemplo), pero de las actuales yo diría que ésas son las que cualitativamente están a la cabeza.

A mí "The walking dead" me gusta mucho en el comic, pero como serie de televisión tiene demasiadas carencias (y no me refiero en absoluto a la fidelidad al comic, sino al producto entendido de forma aislada y autocontenida).

Octavio B. (señor punch) dijo...

"BB" no la conozco. Aún ;)

jaime dijo...

Breaking Bad, es excelente hasta la tercera temporada, incansable, pero boardwalk empire es una serie que tiene de todo,, legando a la perfeccion, en un futuro será recordada, por lo menos las primeras dos temporadas.
BREAKING BAD.. en la cuerta se pone demasiado irreal, cosa que no me gusto, pero los primeros capitulos me hicieron alucinar

Grecia Saucedo dijo...

A mí me encanta Boardwalk Empire, cmo bien dicen es una serie batsante buena con guiones y persoajes exquisitos, no cabe duda que Buscemi hace su mejor papel en esta serie y que Boardwalk Empire es una serie muy bien cuidada y realizada, todo, hasta el más mínimo detalle es hermoso en esta serie, en lo personal lo complejo de las relaciones entre personajes son de mis cuestiones favoritas, como esa relación padre-hijo de Nucky y Jimmy que al tiene un final no tan esperado por muchos o ese primer acercamiento con Margaret para ver su evolución a lo largo de dos temporadas, sin duda esta temporada 3 va a tener mucho trabajo porque superar la 2 está muy complicado pero creo que bien vale la pena verla. Como sugerencia, quizás el sitio oficial en español: http://www.hbomax.tv/boardwalk-empire-3/ sea de ayuda para encontrar las fechas de estreno de la nueva temporada, a mí me pasa que siempre creo que es la fecha de USA y creo que la única que tiene estreno simltáneo de HBO es Game of Thrones, entonces es de ayuda para este tipo de situaciones y no tiene spoilers como a veces la página de USA tiene. Excelente entrada!

Dulce Gomez dijo...

A mí me gusta mucho esta serie, creo que está bastante completa con el tema de los años 20 y la prohibición del alcohol y además la fotografía y la música es genial.