28 agosto 2012

BRAVE, de Disney... digo de Pixar (by Mark Andrews, Brenda Chapman y Steve Purcell)


Érase una vez, hace mucho tiempo en un lugar muy lejano... una empresa llamada Pixar. En su larga vida ha tenido una relación continuada con la mítica Disney, que concluía cuando finalmente, en 2006, los de Mickey compraban a los de Woody por 7.400 millones de dólares y algunos acuerdos, como que Steve Jobs se convirtiese en uno de los mayores accionistas de Disney.
Ventajas para quién al margen, la realidad es que desde 2006 la calidad de los largos de Pixar, que hasta entonces había entregado maravillas como 'Toy Story' (1995), 'Buscando a Nemo' (2003) o 'Monstruos S.A.' (2001), no solo no se resiente sino que entrega sus mejores trabajos a mi juicio: 'Toy Story 3' en 2010 (completando una de las pocas trilogías necesarias y que, como historia global, crece al entenderse como tríptico), 'Up' en 2009 (un salto al vacío, un anti suicidio comercial que demuestra que sí es posible un cine con cabeza, osado, de una sensibilidad desesperanzada, romántica, arrebatada y oscura para todos los públicos) y la sobrecogedora 'Wall-E' en 2008, de un riesgo formal vertiginoso por su primer tercio sin palabras, literalmente cine mudo en el s. XXI.
Cabía preguntarse si había, en los despachos y pasillos, batallas creativas por el control de Pixar o no. O si el digi-genio, al dejarse comprar, inoculó su bendito veneno creativo en Disney o qué.
El caso es que en este culebrón de despachos que se resuelve en resultados en pantalla, hemos llegado a un momento clave con 'Brave' porque por vez primera las cosas viran 180 grados.
'Brave' es el fin del mundopíxel tal como lo conocíamos, y su virado a negativo total. Quiero decir: 'Brave' es la más disneyniana de las producciones Pixar. Y en este pulso creativo donde por una vez los de Blancanieves imponen un estilo y no al revés, quien sale perjudicado es sin duda Pixar. Sin despreciar los logros de la casa de "La Bella y la Bestia"(1991), lo grande de Pixar es que instauró un modelo nuevo partiendo de aquel. Esto es, hizo avanzar la animación sin negar del todo el camino (moral, familiar) impuesto universalmente por la Disney. Pero era otra cosa, al mismo tiempo. Era.
Pasando por alto lo obvio en un producto de los líderes mundiales en animación digital (la espectacularidad técnica, el buen hacer en algunas escenas, sobre todo las de carácter mágico o misterioso -misterio quebrado por el humor mejor conseguido de toda la cinta-), lo más interesante es ver cómo, desgraciadamente, un cine que fue siempre imaginación antes que refrito, sugerencia antes que subrayado, osadía en la realización (¡por Odín, Wall-E, media hora silente!) antes que convenciones trilladas (esas panorámicas que parecen sacadas de 'Los Inmortales' -Russell Mulcahy, 1986-)... ha mutado en un homenaje, poco inventivo, a los clichés del cuento tradicional a-la-Walt: moral familiar donde no se rompen estructuras básicas pero se apela a un cierto movilismo (vía casamiento medieval por pacto como meta a superar, pero a mi madre ni la mentes tú, ¿eh?), antropomorfismo animal (bien insertado, eso sí, en un cuento mágico), humor en secundarios-mascota sin entidad más allá del chascarrillo (en este caso, los trillizos traviesos... no, no son los sobrinos del Pato Donald, son los hermanitos de la princesa Merida), y hasta tenemos ese terror sádico que hizo temblar a nuestros padres con el bosque de Blancanieves.
Pensemos ahora de nuevo en cómo ha retorcido (y lo ha hecho para el gusto de las masas) lo tradicional Pixar y temblemos un poco. Son los tipos que inventaron un universo de miedos infantiles en 'Monstruos S.A.', que han convertido una rata en un nuevo Adriá ('Ratatuille') y un paquete de coches antropomórficos en una metáfora de la América profunda (e incluso, en la fallida 'Cars 2' -2011-, en homenaje a la capacidad del cine para hacerse dueño y señor de los géneros a través de "una de espías"). Pero en 'Brave' apenas asistimos a una remodelación siglo XXI de 'Blancanieves y los siete enanitos' (de 1937, primer largometraje de animación de la historia) con gotas de 'Robin Hood' e, intuyo por la vena antropomórfica úrsida, de 'Hermano Oso', otro producto Disney (y en esta aseveración juego a la ruleta, pues no vi la cinta).
Uno ya tuerce el morro cuando al arranque de una cinta Pixar todo son sobre-explicaciones a través de la voz en off de la protagonista, y recuerda el precioso arranque de 'Up', donde se cuenta una vida entera en quince minutos delicados, donde por la magia de la imagen pura, la expresividad actoral, la sabiduría de la elipsis narrativa, todo quedaba diametralmente claro y perfectamente expuesto. Qué lejos del tono de 'Brave' (ah, en su dirección, responsables de cositas como "El príncipe de Egipto"... vamos entendiendo). Un tono y un estilo tan anodino, tan previsible (es de esas en que el 70% de lo que ves te suena a mascado, chistes que recuerdas de ET incluidos, como ese oso haciéndose pasar por trofeo y resultando así invisible a los que están ante sus narices -marciano haciéndose pasar por peluche frente a la mamá de Elliot-).
Y en fin, que tres gags logrados, una producción de campanillas (que es como alabar a Cameron por usar magníficos efectos especiales... una perogrullada) y alguna escena bien resuelta son poca, muy poca cosa para quien hace apenas dos años concebía maravillas capaces de crear esa máxima: "si tienes que llevar a tu hijo al cine, siempre tienes Pixar para pasarlo bien tú también". La verdad es que los chavales que con nosotros vinieron al cine sí salieron encantados. Sin bagaje cinematográfico/cultural, por edad, claro, les ha encandilado el cuento. Pero ¿es esta la nueva meta de Pixar, obviar al padre y darle al hijo lo que ya podría recibir vía DVD, streaming o descarga -legalísima- de decenas de cintas Disney?¿Ofrecer amablemente al padre "lo reconocible" y no volver a desafiar su imaginación con algo realmente nuevo, que le rompa esquemas al sentarse en la sala oscura?
'Brave': si la relación "calidad-nº de pelos" es lo importante... obra maestra absoluta

Bueno, la duda final y extra-fílmica vuelve a hacer interesante a 'Brave'. El año que viene toca segunda parte de 'Monstruos S.A.'. Luego, en 2014, un título que no depende de primeras partes y dirigido por Bob Peterson, el genio tras 'Up'. La primera de ellas no resolverá demasiado, pero en la segunda estaremos ante la prueba definitiva, en tanto que será otro producto puro, no dependiente de tradiciones o guiños previos: ¿se habrá plegado tras este 'Brave' Pixar al "estilo Disney", o simplemente hemos asistido en 2012 a un ejercicio de estilo de la casa de "Bichos" (1998), su propia versión de "La Bella Durmiente" para las generaciones actuales? El tiempo lo dirá. De momento, choff, Pixar la ha cagado.

10 comentarios:

David dijo...

Buf... yo tenía pensado ir a verla el domingo, pero puse el tráiler en Youtube y ya hacía sospechar lo que cuentas.

Nunca Pixar ha estado tan en entredicho. Su anterior estreno fue "Cars 2"; me da la impresión que la secuela de "Monstruos S.A." va a ser crucial para su credibilidad.

Octavio B. (señor punch) dijo...

david, gracias por ser una bala! pero sigo retocando el artículo, añado más materia para el derribo ;)

Octavio B. (señor punch) dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Octavio B. (señor punch) dijo...

con todo lo que puede apetecer Monstruos S.A:, creo que la clave no está en esta cinta, que perpetuará otro universo, en la línea comercial de Toy St y Cars (me apetece ver cómo lo hacen, claro que sí, Monstruos S.A. es un mundo qeu puede exprimirse y bien) sino en ofrecer otro "algo nuevo" y ver si siguen modelos disney o vuelven a abrir caminos no trillados como hacían con Up, su última obra magistral... que por cierto, lo del 2014 va de dinosaurios, así que no sé yo... pero faltan dos años, se verá.

Miguel dijo...

La he visto ayer con mis hijos y no he tenido esa sensación de estafa que parece que has sentido al ver la cienta. Es una película más que entretenida, con una trama previsible ( recordemos que la tiene que entender los niños) pero bien llevada y con la dosis perfecta de humor y drama que tan bien sabe combinar pixar. Para mi gusto es una revisión del monolítico mundo de las princesas ( que todos los padres con hijas soportamos ),llevado a cabo con mucho acierto. Que prefiero up o wall e es evidente pero de ahí a hablar de una película fallida o un fracaso del modelo pixar, creo que hay mucho trecho. Saludos

Octavio B. (señor punch) dijo...

pero el modelo Pixar ha fracasado Miguel. Bien, si te gustó o entretuvo, me parece genial, (conste que "estafa" es mucha palabra, creo que es lo que es, la fuerza Disney impuesta sobre el modo Pixar, pero no una estafa)mejor para tí, claro, pero si me prenguntan, yo no la recomiendo más que para los niños, máxime si las expectativas son Pixar
En serio, me cuesta reconocer los modos de Pixar, me cuesta ver algo del atrevimiento y la imaginación chispeante de "Buscando a Nemo", por poner ejemplos muy "para críos", en "Brave": es anodina, y Pixar pudo fallar o acertar en su filmografía, más o menos, pero no era nunca un Dreamworks de 1ª fila, vamos, era mucho más, era un sello con unos signos que no encuentro en Brave, simplemente.
Si tú los encuentras y los has disfrutado, mejor, claro, porque el cine no está barato (y menos si no vas en día del espectador, y más caro a partir d emañana :P)

icsm14 dijo...

Por lo que tengo entendido, Brenda Chapman estuvo a nada de desvincularse del proyecto y prohibir salir en los créditos como directora.

Octavio B. (señor punch) dijo...

sí, así es, lo cual sabe dios a qué obedece... la cinta, desde luego, tiene el tufo pomposo de otras direcciones casposas de la señora... ya cité lo de Moisés... pero claro, los pasillos y las desavenencias y los follones internos, quién sabe qué pasó.

Miguel dijo...

Entiendo lo que valoras de Pixar y estoy de acuerdo contigo en gran medida. Buscando a Nemo es mucho mejor película, es una pasada; pero Brave es una peli estimable para toda la familia y eso no esta al alcance de casi nadie.

icsm14 dijo...

Pues básicamente les pareció que no podría cumplir los plazos de entrega y la sustituyeron por Mark Andrews, que lo mejor que ha hecho es One Man Band pero que sí podría cumplirlos. Versión oficial, claro.

Se dijo por ahí que, cuando la buena mujer empezó a ver los cambios introducidos, amenazó con retirar su nombre de los créditos. Pero solo conozco eso, rumores. No los he verificado. (El despido sí.)