25 septiembre 2012

25S

Buen día para comenzar a cambiar cosas.
Para que el pueblo español diga basta ya.
Pero también, día para que lo que puede ser una demostración democrática legal de desacuerdo y desafección de un país por su Gobierno, se convierta en una indeseable demostración de fuerza (bruta) por parte de los rodeantes, o un coladero de radicalismo-del-malo infiltrado.
En mi bola de cristal veo un Congreso rodeado pero con "pasillo humanitario", que no oblique a los diputados a no entrar, sino que sea una oportunidad, la visibilidad palmaria de que no estamos con este "Gobierno de España ✂" pero que sí lo estamos con las instituciones básicas, que deben ser el garante de la libertad popular, la representatividad de todos en las instituciones. Algo qu evidentemente, no está sucediendo.
Evidentemente no soy adivino así que mi bola de cristal sirve de poco. Es más que posilble (¿inevitable?) que se produzcan altercados. Esperemos que no cargas, masacres, estampidas o, del otro lado, actuaciones ilegales, loas antitodo que no vienen al caso y extremos que desvirtúan la realidad social española, que no es "ultra" (ni hacia la izquierda, ni hacia la derecha). Que si hubiera infiltraciones extremistas (porqué no, todo puede ser en un evento de esta magnitud pero con un acento tan focal como rodear un edificio), sean ahogadas por la voz de la sensatez, de la protesta pacífica, de la resistencia alegre y pasiva, no coercitiva.
La verdad, la actitud de un PP (baby Cospe) haciendo analogías con el 23F no ayuda, crispa. Pero veremos cómo se desenvuelven los acontecimientos.
Después de todo, es un buen día para comenzar a cambiar cosas.

No hay comentarios: