03 octubre 2012

CAT POWER, Sun

Divinidad de la imperfección, emperatriz de la duda, Cat Power atesora en su obra la magia de convertir en sólido lo frágil sin perder astillamientos y zonas siempre quebradizas.
Fugada del soul aterciopelado que abrazó en sus últimos trabajos, en primera instancia "Sun", su noveno disco, aleja el fantasma del autoplagio una vez más (porque ya el soul alejó a la gata de otra vida, folkie). Pero además es la solución musical de nuevos traumas y debilidades personales. El reto, parece ser, fue saberse capaz de trabajar sola, sin el arropo de una banda experta como la que vistió sus temas en su anterior disco, uno sostenido por versiones (y para menda, olvidable).
Para enseñarse a sí mima que yes, she can, da un golpe de timón (al menos en sonido: el soul y el folk siguen siendo el esqueleto y el nervio en "Sun") y entrega un trabajo lleno de arabescos de electrónica, voces distorsionadas y ritmos quebrados. ¿Funciona? A veces es cegador, de brillante. Otras, la bombillla se funde al primer chispazo. Arranca tremendo con "Cherokee", temazo YA, y con un "Ruin" que, como doblete con la anterior, puede hacernos decidir darle al "stop" y dar por amortizado el tiempo de escucha y/o el dinero invertido. Hay más magia en estas dos canciones que en toda la lista actual de 40 Principales. Y que en la mayor parte de la escena indie de 2012.
Pero luego entran titubeos, como "Allways on my Own" o "Manhattan", donde no cuaja pese a su ambiente de nocturnidad y peligro. No, "Sun" no es redondo, pero es valiente, decidido pese a los miedos eternos de Chan Marshal, y supone otra tabula rasa con carácter.
Ella nos observa desde la portada, con su pelo rapado, y en su mirada vemos esa fuerza que la ha hecho resurgir de entre sus dudas. "Sun" embriaga por ser un disco que es más que un disco. Es un pedazo del diario (en sonido) de Cat Power.
Y anda el bueno de Iggy Pop por ahí, además.

El problema de Chan Marchal es que es mu fea. Mu fea, la pobre.
Y el clip tiene un puntazo serie B freak que me hace pensar en subir media estrella, por molón...

No hay comentarios: