05 octubre 2012

el penoso absurdo del menosprecio periodístico

Lo primero, no soy ni me considero periodista, sino tan solo el cronista de los eventos musicales que acaecen en Vigo (y un crítico de historieta, pero eso es otro tema, nada que ver con lo de hoy). Pero en esta tesitura me acredito para un medio en los conciertos, y para ese medio escribo un artículo sobre lo que he visto en dicho espectáculo, por lo que el título del post, aclarado mi punto de vista sobre mi posición, viene al caso.
Ayer tocó en Vigo Raphael, el Gran Raphael. Yo, como es habitual, acudí en representación de mi medio escrito (que no es por nada, pero es el relevante en Vigo y comarca y el 2º más vendido en Galicia). Me ubiqué con los demás periodistas y fotógrafos de prensa (ya nos vamos conociendo todos) Y desde la productora nos condujeron al teatro. Por los pasillos, el hombre, con una sonrisa diáfana, advierte "ya sabéis, dos canciones y fuera, ahora os ubico en una esquinita del teatro y a los dos temas tenéis que iros" Y una compañera y yo comentamos que nosotros no éramos fotógrafos, sino críticos.
"Todos, dos temas, y fuera".
"¡Estás de broma!". Pues no. "¿Pero cómo hago yo la crónica de un concierto con dos temas?"
"Pues mira, ya ves la gente, el escenario y a Raphael al entrar."
Siempre con esa sonrisa de te estoy chupando la poya, no te gusta pero me importa un carajo.
Huelga de decir que menda dijo sí a todo y a la primera de cambio se escabulló entre el respetable (no llenó, el de "Escándalo", habría un centenar largo de butacas disponibles).
Lo hice, fui un chico malo y la productora me busca por las esquinas para fustigarme, claro. Pero el fondo es otro. El asunto es el monumental desprecio hacia el oficio, la prensa, los que en teoría amplificamos en suceso con una crítica (bueno... generalmente soy poco crítico, y me dedico a hacer una crónica limpia: quién toca, qué se toca, ante quién y cómo respondió su público, independientemente de que a mí me guste más o menos el artista... si no, a Macaco lo hubiera ventilado con un "Tocó la mierda esa y la gente que lo idolatra lo idolatró, punto").
Dudo que sea el propio artista (en este caso, Raphael) quien decide sobre asuntos tan mundanos. Que, en fin, si el cantante se entera, dejaría encantado que dos cronistas locales viesen su show completo, y escribiesen a toro pasado por su triunfal paso por esta plaza (¿porqué no?, él es Grande, nada debería 'temer' de cuatro plumillas). Pero El Sistema establece una red de protección artificiosa alrededor del ídolo de masas, y un don nadie ejerce de portero de discoteca donde no procede. Si me hubiera quedado a dos canciones y me hubiera largado, ¿cómo cubrir las quinientas palabras largas que se me encargaron? ¿censando los discos del cantante?.
Al final, lo dicho, me escaqueé, le hice un calvo a El Sintema y ví a Raphael (bueno, me fui antes del final para entregar crónica, que esto es así: si hoy es portada, ayer a las 00'10, como muy tarde, tenía que estar escrito, corregido y enviado mi artículo de quinientas palabras). Pero queda el regusto agrio del desprecio absoluto por quien va a ver, a empaparse y a contarlo para quien no pudo ir, del modo más honrado.
El artículo final, aquí.
Y sí, no es lo mismo un concierto de Raphael que dos temas de Raphael, como no es lo mismo un retrato de Raphael y...
Parte del todo


11 comentarios:

david rubín dijo...

Muy bueno, y el ejemplo final; de aplauso.

d.

Octavio B. (señor punch) dijo...

me indigné de la leche, te lo sueltan como "te vas a joder", y yo estaba allí POR CURRO, no por placer. Me encanta Raphael, ojo, es un crack, pero no me importaría perderme su concierto, sobre todo un día como el de ayer, que llegué a las 21 horas literalmente machacado.

gervilches dijo...

Es que es la hostia. Les estás haciendo PROMOCIÓN. En un medio local con repercusión. Y parece que te están haciendo un favor ellos a ti dejándote entrar a escuchar dos temas. Anda ya. Hiciste lo que hay que hacer.

Rafa López dijo...

En mi vida había visto/leído un maltrato igual. Es habitual la limitación de 3 canciones para los fotógrafos, pero para los periodistas... Yo lo hubiese consignado en la crónica, o, al menos, lo hubiese intentado. No sólo se maltrata a la prensa, también al lector, que tiene derecho a la información. Quiero pensar que Raphael desconoce estos hechos. Hace poco daba una entrevista al Faro en la que, como todos, acusaba al Gobierno de querer cargarse la cultura. Pues flaco favor le hacen a la cultura los que impiden la difusión (con la promoción que conlleva, como bien dice el comentario anterior) de una crítica de un concierto. Para otro debate sería el alto precio de las entradas para un concierto de piano y voz (coste mínimo de montaje).

Octavio B. (señor punch) dijo...

sabía que te iba a dejar ojiplático, Rafa ;)

Octavio B. (señor punch) dijo...

la verdad, no 'hice leña' porque quien sí fue enormemente considerado y colaboró totalmente en el asunto, fue el propio centro, el equipo humano del "local", vamos, y no quiero que paguen justos por pecadores. Por lo menos metí una "morcillita" en el último párrafo del artículo, que leído con todos los datos se entiende mucho mejor, claro.

Octavio B. (señor punch) dijo...

y por cierto, he leido en otro medio que el divo estaba muy afónico. Lo investigué y í, lo estaba, y entre canciones cuando se retiraba iba a aplicarse paños calientes a la garganta... yo no lo advertí, sí noté, digamos, una levísima afonía, pero tan, tan pequeña que la olvidé frente a sus logros vocales. ¡llegó a apagar la corriente del micro y cantar a viva voz parte de un tema, en un local para 1400 almas!, un fiera (guste o no, yo, lo reconozco, lo considero una bestia parda en lo suyo, inigualable)

Ernesto dijo...

La verdad es que de tú texto se pueden sacar muchas conclusiones, pero para mí, la principal es que expone muy bien el camino del periodismo "oficial" hoy día: observadores, pero sólo lo justo, comentaristas pero no críticos.

Vale que es una conclusión de trazo grueso y que no necesariamente tiene que aplicarse a Octavio, que deshizo el nudo gordiano que le proponían con el clásico "pues me cuelo", pero lo suyo hubiera sido que todos los periodistas se hubieran marchado en bloque al igual que deberían hacerlo cuando los políticos montan esas estupendas ruedas de prensa sin peguntas.

Octavio B. (señor punch) dijo...

estoy de acuerdo con tu primer párrafo, al menos en prensa generalista de cierto grado. También entiendo (puedo estar equivocado, pero es mi enfoque y también la directriz, más o menos) que la misión de un diario local es diferente a la de un El País o ABC, donde el espacio crítico real puede tener cabida. Pero en una gaceta (más fuerte o más "de pueblo", digamos)la cuestión es ser cronista del hecho en su entorno, la villa, el público... sin que en ello se llegue a la elimitación total del sentido crítico (auto ejemplo, de Macaco dije lo que pensaba, que me parece un artista de tercera, pero ello no influye en el hecho de que para este diario me centre en comentar el ambiente, el llenazo, lo contentos que estaban los vigueses de tener allí al Mono, por muy poco que a mí me guste o me estuviese gustando su show pseudo perroflautín).

Y sí, hubiera estado bien lo que dices... aunque en este caso "todos los periodistas" éramos cinco XD Y podría traernos más problemas que beneficios, en nuestras propias redacciones. Yo me planteé llamar a la cúpula del diario y plantear el asunto, pero mira, al final preferí el rollo Juan Palomo, solucionarlo a la gallega, escribir, y cobrar lo mío, antes que posturas heroicas que no me beneficiarían gran cosa.

Ernesto dijo...

Todos somos curritos (los que aún quedamos) que sabemos muy bien cuál es la diferencia entre poder y deber, y ahí está el gran chantaje, o pasas por el aro o no comes,lo que a efectos practicos implica que tenemos un grupo profesional, sino a practicamente toda la sociedad, cautivo de su estómago y de su bolsillo, por eso el desprestigio de la profesión tiene un componente muy perverso que apunta de una manera u otra a los propios periodistas.

Siento no poder alargarme, pero me tengo que ir al parque con la enana.

Octavio B. (señor punch) dijo...

disfrútalo :)