22 octubre 2012

Elecciones gallegas 2012 arriquitáun lolaialo treleré (lo de casi siempre)

20-O, black Galicia forever...
Qué quieres que te diga: yo soy pesimista cuando contemplo la realidad gallega, que es la del carretaxe (esto es, gentes del PP llevando a votar a gentes que no están en un momento digamos óptimo, física o psíquicamente, con una papeleta ad hoc en el regazo para introducirla en la urna), la de unos medios de comunicación severamente ahogados, la de una inmigración votante que es más peligrosa que una granada sin anilla en el ojete , porque no sabe de qué va esto, y la de una masa acrítica, "apolítica", e indocumentada. Que hay, sí, un voto de inercia boba (aún recuerdo cuando ganó sus primeras Manuel Fraga a un quiosquero de Santiago bufando con orgullo "xa está eiquí Don Manuel!"... pues eso, voto ideoprogramático de verdad... je, y dos huevos duros).
Pero mira, que el PP, que en este terruño está haciendo desde hace una legislatura lo que el Rajoy Pack a nivel nacional con los servicios públicos, con la economía de las clases medias, con la cultura, con la lengua gallega... que no solo mantenga la mayoría absoluta sino que logre dos escaños más, también se debe a una casta especial. Y que nos define: un perfil de votantes de derecha a piñón fijo (felizmente para sus filas internas, y además, numeroso) y una franja de posibles votantes que se apuntan con alegría a quedarse en casa, abstenerse (y que es mayormente gente desencantada, ergo, presumiblemente, un voto disconforme con el Goberno del PP). De hecho, en estas elecciones la abstención ha subido: votó un 63,6% de los gallegos, frente al 64,4 hace tres años. En medio, un voto activo de izquierdas que no logra desbancar a la bancada de derechas. Ojo, numerosísima, esa franja de "peperos", aquí. Y también hay mucho iletrado político que ni sabe qué vota y vota PP, por aquello de lo de la inercia que decía arriba (la incultura, sostengo, es arma de las derechas, las que priman los intereses del empresario, singular, frente a la masa trabajadora, en plural, para mantener un sistema dócil).
Con este paisaje oscuro como el chapapote, me temo que la alternancia es una quimera que se dará a cuentagotas. Si estando un bipartito de izquierdas en el poder (con todo lo que ello implica, volvamos a las inercias) perdieron hace tres/cuatro años, yo me temía un resultado desazonador. Pero no tanto. No uno en que el PP sube tres escaños, de 38 a 41 sillitas se lleva (no, ah, ley electoral de mierda, en nº de votos: 653.934 ayer, 789.427 en 2009, viva la Virgen).
El PSOE no levanta cabeza, claro (a ver, con la losa de esta crisis en su adn, para levantarla...) y las izquierdas nacionalistas hicieron lo que pudieron en su guirigai de nacimiento doloroso y confuso.
Eso sí, el empuje de una bestia política como Xose Manuel Beiras (Alternativa Galega de Esquerda, otra triunfadora con nueve escaños), es la botella de aire en este paisanaje político. Volver a ver al barbudo en el Parlamento dará algo de calidad humana y política a nuestro pequeño hemiciclo.
Si eres de fuera y apenas te quiere sonar Beiras, como un político de acá, mira a este animal político en un mitin (minuto 1.05) "el ignorante es quien no sabe, el necio es el ignorante que se cree que lo sabe todo, como Rajoy" ¡U A U!!!

[en galego, pero clarito:]


Y EN FIN, dado el buen montón de particularismos que encabezan este post y que decriben el entorno político de Galicia, pienso que es absurdo convertir la vitoria de Feijóo en símbolo de un apoyo general hacia las políticas castradoras del gobierno de la nación. Ya la maquinaria está haciéndolo a todo trapo, claro. Pero no. Salvo que en Madrid también se practique el carretaje etc etc... OTRO TEMA, la legislatura, pese a la fuerza de un PP absoluto, y el rebufo de lo dicho sobre Beiras, se presenta, desde luego, mucho más interesante que la que acabamos de cerrar, grisácea, con un varonito del PP arriba y una izquierda en proceso de disolución. El exitazo de AGE elimina de un plumazo todo atisbo de fracaso en la izquierda... bueno, en parte-de la izquierda: el PSOE está ahí, con su agua al cuello, y el BNG tiene también tela que cortar, como Compromiso por Galiza, qeu no consiguió arrancar.), y perfila una cuesta en ascenso a partir de hoy.

6 comentarios:

Octavio B. (señor punch) dijo...

por si te lo preguntas: no voté a Beiras, estoy hablando del animal parlamentario y político, nada más :)

Jero Piñeiro dijo...

El efecto Beiras me parece incontestable. Y eso que yo tampoco lo he votado, ojo. Pero eso que se dice de que el nacionalismo en Galicia ha subido... pues no, ha aparecido Beiras y ha revitalizado las esperanzas de mucho desencantado con la nueva izquierda; pero no es algo generalizable (como sí puede serlo en el País Vasco) a todo el conjunto nacionalista. Por otro lado, no salgo de mi asombro con este refuerzo del PP. Mis esperanzas eran que perdiera ese par de escaños que acabaría por negarles la mayoría absoluta en beneficio de un tripartito (o lo que fuese) de izquierdas, y así al menos disfrutar de una nueva alternancia política. Pero se ve que Feijóo está muy fuerte (lo mismo que con Beiras: no es un triunfo del PP, sino de Feijóo) y yo ya lo veo postulándose para sucesor de Rajoy. Ah, Galicia, especializada en exportar grandes políticos: Feijóo, Mariano, Fraga, Fr...

Octavio B. (señor punch) dijo...

feijóo fuerte? mmm, no sé, no sé, en serio. Aquí hay muchas inercias... a ver, HOY, sí, fortísimo, porque además su victoria es oxigenante en régimen interno. Si se temían peleas de barones en el seno del PP por la gestión de la crisis a medio plazo, lo de Galicia ha dado gasolina a Rajoy, que vuelve a verse, dentro del partido, pues muy fuerte, claro.

Jero Piñeiro dijo...

Pues yo es la explicación que encuentro, Octavio. Porque vale, la mayor abstención de votantes de izquierdas (que son los únicos que se abstienen) ha obrado el milagro de que aumenten en número de escaños, pero con la pésima imagen que está dando el gobierno central (y el PP, por ende), que Feijóo haya mantenido esta popularidad (no es un juego de palabras) tiene que deberse no sólo a la inercia, sino también a que la imagen política del presidente de la Xunta debe gustar bastante a un gran número de gallegos. De hecho, con todo lo que ha venido haciendo en su primera legislatura, yo lo considero uno de los políticos del PP con una imagen pública (digamos) menos mala. O igual es una impresión errada, no sé...

Octavio B. (señor punch) dijo...

es jugar a especular. Buena imagen (sobre todo fuera... y en los parámetros Populares, claro) la tiene, pero mira, menos votos, ciento y pico mil votos menos, auqneu hay que contar con la abstención... No sé, en galicia la imagen del de turno... insisto, no lo veo, aquí hay Ppeismo, en sectores menos documentados, agro, población envejecida... hay muchas causas para intentar ver qué coño pasa, pero lo qeu veo claro es que no se puede extrapolar Galicia a España, el éxito del PP aquí no equivale a un apoyo de la nación al "Rajoyato"

Ernesto dijo...

No creo que la promoción de la incultura sea patrimonio de la derecha, mira Andalucía, que reproduce casi punto por punto el modelo de Galicia que has dibujado…más bien habría que decir que esa promoción es patrimonio del poder.

O quizás habría que revisar ya para siempre eso de que el PSOE es un partido de izquierdas.