09 noviembre 2012

The Brew en directo

Todo el mundo sabe (o puede testearlo ojeando la etiqueta de "Discos") que el revival  puro no es lo mío. No me interesa ver en 2012 a émulos de los Led Zep, vamos. Pero otra cosa puede ser disfrutar de un directo de rock and roll clasicote si viene servido con entrega, energía, sudor y las pilas esas del conejito, que duran y duran.
The Brew (teloneados por la banda del hijo del bajista, por cierto, un mix curioso de arctic Monkeys y sonidos seventies) lo tienen. Mojo, soul, energía a borbotones. Bueno, The Brew... no, no exactamente. Su cantante, más bien.
Custodiado por una buena batería y por un bajista (el papá) talludo y "out of" (sus caretos de chupounlimón, sus poses, sus bromitas de pedir gin tonics para emborracharse... todo fuera de lugar, sí), el rey del mambo es el guitarra y cantante (no me hagan buscar su nombre en google, trabajen).
Guapote y sexy, con un aire a Bumbury de lo más chanante (claro, inintencionado) y estética rock-setentera, dejó los pulmones y casi el corazón, a base de saltar más que Hulk en los solos (esa cosa aburrida de virtuosos) y desgañitarse al cantar, todo ojos cerrados y boca bien abierta.
Pues eso, no me interesan sus vinilos, pero una lección de cómo hacer estallar un local (es una metáfora, claro).
Servido con volumen y muchas tablas, lo de The brew fue, contra todo pronóstico, divertido.

Algo así:

No hay comentarios: