15 diciembre 2012

Shandy Hook, el horror.

Difícil no anudarse y cerrar la puta boca (el puto teclado) con cosas como esta.


Niños, 20, menores de diez años.
callar e interiorizar un horror (más si eres padre de un chaval pequeño, claro), sí, parece lo mejor. Sin embargo, ayer hablábamos (como todo el universo, fue inevitable, ¿no?) del asunto, de causas. Yo creo que el sistema, la base social de esa Norteamérica estadounidense, no va del todo bien si permite anomalías como esta, aunque con ello puedo caer en una generalización absurda. No, esto es efectivamente una espantosa anomalía, una locura puntual, personal (como otras similares que ha habido y, tristemente, habrá). Pero con todo, un sistema hipercompetitivo, ultracapitalista, donde 'o subes o no vales', y que al tiempo pone en bandeja el poder "destacar" de un modo tan pesadillesco, no acaba de parecerme lo mejor. Sistema que por supuesto adoptamos alegremente (¿con sordina, quizá?) en Europa, claro. Dicho sin dejar de admirar en muchísimas cosas a esa mismo sistema social, sí.
Pero en fin... mejor cerrar la boca, como decía antes. Y acongojarnos.

No hay comentarios: