31 enero 2012

CREMATORIO

¿Recuerdan todo lo que dije sobre la ficción española? Pues paren máquinas porque el sol ha emergido por el horizinte.
"Crematorio" es la afortunada excepción.

Pongamos en contexto: hablamos de una serie producida por el canal de pago Canal+ y que fue emitida, en primera instancia, en el seno de la plataforma digital. Ergo, no se busca otro embutido- en-serie creado pensando en que tiene que gustar a todo el mundo. Busca un determinado target, intuyo, algo que las empresas de tele de pago deben tener muy estudiado por sus equipos estadísticos ('conoce a tu cliente', y todo eso). Pero esto no deja de ser conjetura. El hecho es Plus, un canal elitista que si quieres ver tienes que soltar pasta, metido a productor de teleseries.
La segunda pista es que "Crematorio" no es otro producto diseñado a plantilla (ahora toca lo histórico, ya saben) sino una serie basada en la novela de Rafael Chirbes (Premio Nacional de la Crítica 2008) de mismo título. Más puntos a favor: Ocho capítulos, y san se acabó. Esto es bueno en un panorama, el patrio, donde las cosas se alargan o se amputan por mero imperativo comercial: la audiencia manda... ¿hubiera durado "Águila roja" cuatro temporadas si no hubiera tenido éxtito?¿se hubiese quedado "Plaza Mayor" en una sola temporada si hubiera arrasado en audiencia? "Crematorio" es lo que es de origen, da igual la audiencia, porque se basa en una obra literaria y porque con esto en la cabeza han escrutcurado un guión serial, que les ha durado a sus creadores (o han convenido que les dure) seis entregas de menos de una hora cada una. Inaudito por acá.
Y finalemtne, porque sin este final el castillo no se sostiene, tenemos una producción generosa (en interiores, exteriores... en sensación de verismo y no de cartón), y con esa producción solvente, una trama realmente bien urdida (al menos a juzgar por el primer capítulo) donde varios hilos narrativos se irán desarrollando. Vale, especulo, pero la serie atiende a tres generaciones falimiares, o cuatro. Y se construye con flash-backs que nos llevan a la juventud del protagonista, forjando un grupo de caracteres complejos, con presente y con pasado, mucho más que los brochagorda de "Cuéntame", por supuesto.
Otro punto a favor: dicha trama se aleja de lo previsible en la ficción nacional, abordando un tema actual e incómodo: la especulación urbanística, el chanchulleo y el pelotazo por la vía de la vivienda nueva, ese nosequé tan nuestro que es la construcción. "Crematorio", en fin, versa sobre el ascenso y el poder de un hombre, un fabuloso Pepe Sancho, que con la especulación inmobiliaria se ha hecho poderoso, entre el mafioso y el político y con contactos en ambas esferas. Un tipo magnético, duro, que calla más que dice... Nos recuerda a esos tipos tan HBO, del Toni Soprano al Enoch "Nucky" Thompson de "Boardwalk Empire" .
El  mensaje (la corrupción ha sostenido españa los últimos años) es poco acomodaticio, no se regodea en la nostalgia. Y el guión trenza con calma, como dije, una confluencia de personajes nada tópicos y de subtramas que sin duda se enriquecerán capítulo a capítulo. Nada que ver con la sopa boba de (otro ejemplo de "calidad") "Toledo" y su cúmulo de obviedades y tono de novelilla barata. Y citando a Sáncho hemos llegado a otro nudo importante...los actores resultan creibles. Parece que por fin alguien dirige para la caja tonta con mano firme y lleva a los intérpretes por un camino, si no de excelencia, al menso de solvencia. Uno se encuentra, de pronto, dentro de las situaciones, sin que los actores lo empujen fuera con su dicción robótica ("Piratas") o sus maneras envaradas (no todos, ciertamente.. entre los secundarios falla la cosa bastante, pero cuanto menos podemos decir que el núcleo duro, el personaje de Sáncho y su familia, actúan bien).
Conclusión: no me extraña que esta serie ya fuese citada como la excepción a la regla nacional, cuando en artículos lidos aquí y allá se analiza la teleficción contemporánea. No me extraña que se señale que es el camino (no la perfección, pero sí un oasis y un buen producto en su entorno, un panorama nacional yermo e idiotizante).


Postdata. La sexta la estrenó ayer para las masas (je, ja), con, eso sí, la política habitual al respecto: pasarse la naturaleza de la obra por el arco de triunfo y emitir dos por uno oigan... Y yo que hoy tenía que madrgar, lo dejé en el primero. Me bajaría el segundo por Upload, pero entonces seré mala persona.. da igual, lo veré on line en la cadena, si puede ser. O no lo veré y dejare´de ver esta buena serie por la política de emisión de la cadena.

30 enero 2012

El Follonero entrevista a Jose Luis Sampedro

Sencillamente magistral, entre la arenga del que sabe y ya no teme a ni Dios (la Caverna dirá demagógico... son muy listos), el compromiso ético real, y la poesía sabia de un final de entrevista de antología...

mi historia hard coccori core, parte 06

Alrededor de Alice Donut florecían bastantes bandas del sello que los editaba (Alternative Tentacles, del gran Jello Biafra, padre del punk estadounidense, o casi), que por supuesto caté y disfruté (mención de honor a Nomeansno) pero desde otros lares una cabeza inquieta del punk montaba otra vía para el core.
Frente al desmadre que movía a cierta sonrisa de los Donut (tanta locura en el fondo arrastraba mucho humor) Steve Albini era, es, cosa de poco jajá. Desconociendo su obra previa pero adorando un puñado de sus producciones (Pixies, PJ Harvey...) cuando montó otra banda en el 92 (ya había tendio dos antes) tenía que ir a por aquello.
Y aquello es canela fina... Albini,junto a Bob Weston y Todd Trainer, vinieron a redefinir el hardcore. El gafas ya lo había hecho en los ochenta con Big Black y con Rapeman, pero Shellac (que parte de estos últimos en su sonido) va un paso más allá. Frente a otros postcoretas, lo suyo no es explosivo, ni loco. Tampoco cerebral a la Fugazi, sino una suerte de rock con ganas de causar estragos con los mínimos útiles posibles. Todo suena áspero en la banda, y cada sonido cae como un martillo o como un cuchillo en el punto justo para hacer el mayor daño posible. No tiene nada que ver con la furia velocípeda del core ochentero, ni con los requiebros del postcore (aunque los tiene), sino con una especie de rock cabreado cantado por un psicópara desde su celda. Sabe que no puede matarte, pero va a demostrarte, con una simple mirada, que es, justamente, lo que querría hacerte.

27 enero 2012

mi historia hard coccori core, parte 05

Entropía: medida de la parte no utilizable de la energía contenida en un sistema o materia. Alguien definió como entropía la música de Alice Donut. La verdad, los neoyorkinos son pasto para definiciones rebuscadas.
Artcore es la más exacta.
Adalides del frikismo y del mal gusto, locos, agresivos, caóticos, enervantes, tremebundos, el quinteto (en origen, hoy son trío) vomitaban (en presente, siguen activos) una música amorfa, como si en el estudio de grabación todo dios improvisase puesto hasta las cejas de ácido... pero con una coordinación internaespeluznante. Nada sobra en su caos a medio camino del hardcore y el hard rock... entrópico, sí. Una vorágine de energía que no lleva a nada. Acaso a una locura placentera que discurre amarrada a sus historias de dirty realism casi gore...
Son legendarias (en círculos muy, mjuy selectos y pequeños, claro) sus versiones sustituyendo la voz por trombón: Helter Skelter, War Pigs, Where is my mind, Waiting room... pero lo mejor es su caos desaforado, el que practicaron en los primeros noventa. Frontman carismático de voz irritante (y de origen cubano.. algún tema de los Donut, como pasaba con los Pixies, es en castellano), guitarras enervantes, bajos hípermusculosos, vena melódica. Combustiones espontáneas.
Y trombones. Hardcore con trombón, para fliparlo...
Si te ves los primeros 20 segundos de este vídeo sin arqueo de cejamen (o risa maliciosa), no eres de este mundo

26 enero 2012

mi historia hard coccori core, parte 04

Y en el 92/3, el hardcore de verdad irrumpió en mi vida, ya sin filtros, de cara. O no... yo francamente nunca he sido de escuchar glorias pasadas, más bien me empapo de mi tiempo sin dejar de atender (deformación de estudiante de Historia) al pasado, así que no se piense nadie que en el quinto centenario me puse con Cristobal Colón.. o que, en fin, en tiempos de Fugazi me dio por Minor Threat.
Fugazi son el hardcore de los noventa. La banda liderada por Ian McKay (ex Minor, pioneros del Washington DC Hardcore más clásico) supuso un arrebato sonoro y ético, una renovación absoluta de los parámetros de ese punk acelerado, desde una insobornable autogestión (ellos comandan el sello Dischord Records, desde donde publican toda su obra, sin más intermediario ni jefe tomando decisiones respecto a su música).
Fugazi son una banda muy hardcore, pero nada hardcore. Porque su música decelera el estilo, lo somete a cambios de ritmo bruscos, a silencios tensos, a diálogos vocales iracundos, a bajos capitales (para menda, no hay banda en la que el bajo tenga semejante importancia). Un sonido reflexivo y frío pero también tempestuoso y al rojo vivo. Una bomba cuya sombra sigue hoy alumbrando al estilo, que durante un tiempo pareció no saber escapar del toque Fugazi (y es lógico, a priori parece muy difícil llevar una fórmula tan simple como velocidad, ruido y furia, más allá del elaborado cóctel de la música de Fugazi). Hoy siguen sonando ásperos y arrolladores.

25 enero 2012

mi historia hard coccori core, parte 03

Ya han sido citados. Sonic Youth, la madre del cordero, casi el principio de todo, la amalgama de ruido, psicodelia, avantgarde y, cómo no, hardcore, en una poción que ya ha creado escuela. Su música (como la de Pixies) es core sólo tangencialmente, en el sentido de la virulencia melódica, como tangencias tiene con la psicodelia (sus guitarras te pueden dar un buen viaje sin hipodérmica) y con el pop (sus caramelos envenenados a menudo ensconden preciosas canciones).
En 1992 dieron la contrarréplica imposible al "Nevermind" de Nirvana. Se les esperaba, tras el bombazo mediático de los de Cobain (otros que emplastaron hardcore con indie, y con hard rock setentero, en su caso) y el doble "Dirty" demostró que lo de 'la Juventud Sonora' va por delante. En talento, claro, y en radicalismo musical.
En directo (magisterio en las tablas, virtuosismo destroyer) y con una Kim Gordon rompiendo la pana. Al loro, contaba en este vídeo con 51 primaveras... la Gran Madame del indie, sin duda

23 enero 2012

mi historia hard coccori core, parte 02

En el cambio de década (quiero decir, de los 80 a los 90's) no me gustaba el hardcore... ¡pero menudas hardcoretadas empezaba a escuchar! Es cierto que los ortodoxos aún no me interesaban, los veía como una especie de secta, un estilo-molde ya superado, un heavy sin mamoneos pero, a fin de cuentas, rutinario. Velocidad y voceras y "la sociedad es la culpable". Yo estaba ahí, con las tangencias, con bandas como Pixies y Sonic Youth que se rozaban aquí y allá con el género pero lo mixturaban con otros estilo (los duendes con el surf, el pop y el post punck, por ejemplo). Sonic Youth eran la otra variación, pero me atraían más por sus paralelismos con la Velvet Underground y los "noisers" británicos (ya saben, The Jesus and Mary Chain, My Bloody Valentine etc.) que por sus lametazos core (que los tenían pero, cándido aún, no los apreciaba... me quedaba con el soundmaking antes que con el riot-singing de los neoyorkinos, para entendernos).
Sin embargo, qué poco separa al hardcore del foxcore... como que lo core estaba ahí, para subrayar el parentesco...
El foxcore fue y no fue.. casi se trata de la casualidad de dos amigas,Kat Bjelland y Courtney Love, que tienen un grupo y luego se separan fundando cada una su propia banda. La de la viuda de Cobain no necesita presentación. La de Kat, era más afilada, feroz, hiriente. No mejor (o sí, pero por ahí andan ambas, no se trata de una competición) pero sí menos fácil para las masas. Babes in Toyland no lograron trascender hasta que suavizaron drásticamente su música (con una versión domesticada y simpatiquísima de "We are family"), y sus dos primeros discos son zarpazos furiosos e histéricos gracias a una voz de las que rompe cristales. No eran velocidad pura a lo Washingtoncore, sino como los Pixies, una poción de melodía y furia, con toques no wave quizá, y con mucha ira. "He's my thing", menudo título, fue lo primero que escuché de ellas. Mal vídeo, sonido aceptable. Live in Toyland.


Silogismos de blogger

Quiero mostraros una foto del otro día, del gestor de Blogger donde se ve el número de visitas que recibe cada entrada de este blog.

Lo habitual ronda 20/40. Más hacia el 20, la verdad. Por ejemplo, hoy, mi post sobre, ni más ni menos que Enrique Bunbury, lo han visitado 36 personas.

Lisabö son un grupo de hardcore extremo que cantan en vasco. Lisabö no parecería a priori, un reclamo para las masas. Tú mismo decídelo con  este bello canto para los 40:




Entonces, ¿cómo puede ser que el silogismo termine con un 429 visitas para Lisabö?

Lo suyo serían 10 visitas, dada mi media y la relevancia popular de los vascos...

22 enero 2012

mi historia hard coccori core, parte 01

Nunca fui un pureta del hardcore pero desde los últimos ochenta me instalé en la carretera de los sonidos menos, digamos, mimosos. Una ascensión que te lleva a subir un peldaño tras cada escalón que descubres, cada ves un poco más allá, cada vez más "caña"... hasta que, quizá, pierdas el norte y te instales en músicas ya inaudibles... creo que nunca me ha pasado (o casi, quizá sí por la zona post rock, donde me tragué cada empanada caducada que...) y que la música "cañera" que he escuchado ya se tiene hoy por hoy por clásicos del rock. Posiblemente tras una andanada de noise pop donde descubrí a angelitos que se dedicaban a emparedar melodías de Sessame Street entre toneladas de ruido (The Jesus and Mary Chain, Loop, Ride etc), los primeros bichos salvajes que me incaron bien fueron cuatro duendes bostonianos. Pixies lo tenían todo: look normal y corriente (nada de aspectos amenazantes, nada de divismo rock tampoco) que te entraban con melodías cristalinas para romperlas, de golpe y sin aviso, con hardcore al rojo vico. "Doolittle" es uno de mis discos de cabecera, y allí se alojaba esta perla sangrante, un tema que se hizo adictivo... ese susurro, esos alaridos que ni Iggy Pop en sus mejores tiempos, esa guitarra afilada, esos coros femeninos jadeantes... No era hardcore puro, claro que no, era otra cosa.

 

 Pero escocía más que un disco entero de Black Flagg (a los que no conocía yo por entonces, la verdad)

21 enero 2012

tres números, un corto. Brillante

Bartual petándolo: un corto de tres minutos que vale más que toda la producción "cinematográfica" de Antena 3, Tele 5 y TVE en 2011 junta.

Intento desde hace días subirlo al blog pero (me) es imposible, asíq ue da igual: pinchar, pinchad malditos!
http://www.notodofilmfest.com/index.php?...

20 enero 2012

Bye Bye Megaupload

La bomba informativa del día es el cierre y prisión de la empresa gestora de Megaupload, el maná internauta de cine, series, etc., posiblemente el lugar al que toda página de contenidos descargables está ligada.
La cosa tiene tela, mucho matiz y no seré yo quien lo desentrañe, pero sí, telegráficamente, quisiera soltar cuatro o cindo ideas al viento.

La primera por delante: el uso, en términos generalísimos, que se hacía de Megaupload no es limpio. Se trata de descargarte lo que ayer se emitió por HBO, o esa filmación pirata del último blokbuster, o el DVD de estreno... y hacerlo por la patilla, a una velocidad de vértigo, y sin pagar un duro al creador (beneficiario legítimo) de ese producto. Bien es cierto que en ello podemos entender una animación cultural que provoca un conocimiento mayor, una dinamización del mercado legal: ¿alguna regla de tres define que tras descargar no te interese comprar el pack en DVD o Blue Ray? en principio, no, claro. Pero esto no ocurre, ya lo sabemos. El internauta medio baja para no comprar con posterioridad en El Corte, que está mu cara la vida.
La segunda, es que esa "cosa" sirve para más temas: alojamientos voluntarios de propucción propia e independiente, archivos personales y copias de seguridad... y que, en fin, algo como Megaupload no lo montan cuatro chachos en un garage, y no dudo que el invento esté (en principio) MUY bien atado legalmente para que no se le pueda meter mano como si se estuviese pillando in fraganti a un carterista del metro de Bilbao.
Esto me lleva a otra reflexión (sobre la base solidísima de que no tengo ni idea del asunto más alá de los titulares): las acciones del FI me recuerdan a priori a las de una policía estatal de una dictadura bananera. ¿Presunción de?¿hay una sentencia legal que determine que efectivamente Megaupload es ilegal y delictivo como producto, objeto, servicio...? No se soluciona esto con un "venga vamos, todos sabemos que.." que sería, en todo caso, el soporte de mi primera consideración. Quiero decir, para que la poli entre a patadas en mi casa y me encarcele y destroce a martillazos este ordenata (imagen figurada), tiene que tener las cosas bien atadas, y no sé si el FBI las tiene. Y no sé si choca con la presucnión de inocencia, tampoco. Lo repito: no lo sé...
Por otra parte, el hecho de que ahí estén tan pimpantes aún Fileserver, RapidShare, MediaFire,Uploaded, Filesonic, Gigasize, FileJungle, i-Filez... me hace pensar ¿porqué Megaupload sí y , por ejemplo, Rapidshare no? Que alguien me explique que la diferencia no es cuantitativa, por el número de usuarios. Porque convertir la cantidad en lo importante (no en el delito en sí mismo, en abstracto) no me gusta demasiado.
Más cosas: el sistema es irreversible, la Industria es quijotesca (pero innoble, no como el hidalgo) y parece negarse a ofrecer servicios como el Streaming a bajo coste (cuotas anuales, por ejemplo) o a bajar de precio un producto físico que ya no vende el estuche, el disco a 40 €...). Su pelea es tenaz, como los carboneros en la reconversión industrial... que levante la mano quien tiene estufas de carbón en su vivienda, please...
Y finalmente la actitud de la sociedad, que se palpa en el aire, como un perfume barato... hay que frenar, hay que ser personas, no rellenadores de cajones de descargas que no se aprovechan, no se ven, no se valoran y no se disfrutan. El arte es negocio y eso hay que defenderlo. Pero el arte es cultura, y eso hay que paladearlo, conocerlo, apreciarlo... no deglutirlo. Lo decía aquí, hace siglos y aún lo pienso, se está sustituyendo el conocer y disfrutar por el "Lo tengo"..
03dic09
"Derechos adquirido", Fontdevila metiendo el dedo en nuestra llaga

Y hablamos de negocio, sí, pero no de especulación, usura. Un ejemplo, la cantidad de años que dura la protección de la obra hasta que pasa a ser "universal" excede la medida de un tiempo lógico... brevedad que la propia industria creay fuerza, con su voraz regurgitar de novedades, quemando los estrenos. ¿Cuánto dura en tu pueblo el blockbuster en pantalla?¿Cuántos años duran los derechos de autor de ese blockbuster?. Si yo hago algo y me lo justipagan, entendiendo en ello un tiempo lógico, de índole comercial (con su publicidad, con su distribución, con su trabajo de prensa...)  ¿no debería ser suficiente? ¿Porqué El Padrino (70's) debe seguir protegido en 2012, me pregunto? Por la pela. Con lo que quizá podamos entender que se malpaga al artista, además, "porque ya con los derechos sacarás beneficios" (y así la empresea sí se lleva cachos de tarta). NO digo que sea así, pero podría, y ante la duda, el sistema debe cambiar... espíritu 15M, claro que sí.
Y en fin, sigan leyendo, todo periódico está en ello, y las redes sociales, pero allí no se puede pensar, Una frase no da para todo este ladrillo qeu les solté, por ejemplo...

19 enero 2012

Bunbury en directo

El caso Bunbury es, cuanto menos, especial, y quizá único en este país.
Es lo más cerca que estamos, en 2012, de tener un divo rock nacional. Nuestro "Bono", nuestro Dave Gahan.

Soy Dave Gahan, frontman de Depeche Mode. El mundo está a mis pies.

Y lo es porque está convencido y obra en consecuencia, mide el gesto y acaricia la mueca, potencia el histrión y estudia cómo cubrir él solo un escenario. Cada detalle de su show está calculado, al milímetro. Cada acercamiento al foso a repartir manos, cada agradecimiento, cada pequeño baile, cada señal a la banda de su mano capitana... luce como la gran estrella nacional. Lo es. El convencimiento propio por un lado, y la entrega fervorosa de sus feligreses por otro dan fe de su condición.

Soy Bunbury, soy grande
Y ese camino, en lo musical, ha sido contradictorio y pone al icono en un brete que no tiene tampoco igual en la música de este país. Porque aquí hay dos polos: mierda en las listas donde Pereza o los mediocres Amaral pasan por autenticidad y calidad respectivamente (ejem, ay, que me atraganto) o una (esta sí, a menudo excelente) escena alternativa, underground, al margen, donde franquear la barrera parece un sacrilegio. Hay que resistir ahí en la catacumba.
Los Planetas (que vuelven a este blog casi con cualquier excusa) serían el único ejemplo de banda de sonido exigente que triunfa en cierto grado. Pero no tiene nada que ver con las bunburiada. Ni por riesgo 'sónico' (muy superior el de los Psychojondos) ni por actitud escénica (ya se sabe, los granadinos poco gesto a la galería aportan). Y por otra parte, aunque los de 'J' tienen su legión, está lejos, mucho, de la entrega apostólica, sacra, que viví ayer en el auditorio Mar de Vigo.
Bunbury canta como Dios, se mueve como Satán y pone a sus fielaes a cantar cada estribillo como La Pantoja (toma trinidad metafísica), decide su papel ("soy un Grande") y lo borda.
Luego tenemos la música y la relación de Enrique con la música: ¿cómo un mismo ser humano puede alabar a Micah P. Hinson, compartir escenario y grabación con Nacho Vegas, y luego "descubrir" a los mediocres Amaral o invitar ayer a Iván Ferreriro a las tablas? Esta es la diferencia. Bunbury llama a Ferreriro (¿hace falta decirlo? otra mediocridad) y Los Planetas a Isa de Triángulo de Amor Bizarro. ¿Que Galicia me quedo, la del "gallego universal" en palabras de Enrique, o la de "un grupo guay" que decía "J"? Coño, la duda ofende.
Y finalmente, para ilustrar la contradicción, está la obra del ex "Héroes del Silencio". A mí no me disgusta la música de Bunbury ni su valor al despegarse del sonido morcillón de los silenciosos. Es su National Geographic particular y es más intenso cuanto más se aleja de ese rock "auténtico" y fofo de los citados Pereza y similares, para acercarse a los arrabales tangueros, a los telúricos balcanes o al tequila mexicano. Pero en su pócima falta algo, falta mandar a tomar por culo esa aspiración (lícita y bien emprendida) de ser El Artista, despedir a su banda (otra mediocridad rozándose con el zaragozano) y convencer a, yo que sé, a su amigo Nacho Vegas y aquellas Esferas Invisibles, para que le musiquen como dios manda.
Como Cristina Rosenvinge 8que un día tuvo la actitud y la decisión del cambio total, no sólo de estilo de música sino de "target" de oyentes), dejará de sonar en los 40, pero mejorará lo que no está escrtito.

"La mitad invisible", o "lo que no se ve y debería ser visto"

No todo es telerresiduo en la caja tonta. De hecho, "La 2" el domingo por la tarde noche es fuente de buena televisión. Es algo que congratula, saber que el aparato vale para algo más que cine serial (eso son las buenas teleseries: cine), noticias, deporte o emisión de películas.
La tele es otro medio y hay que aprovecharlo. Entenderlo, no diré como un arte, pero sí como un modo de comunicación y por tanto con sus propias posibilidades. Tele 5 lo ha 'entendido' y revierte el modelo para sus fines: no comunica, crea una bola de energía entrópica, una autodestrucción que resulta adictiva para su target y, estoy seguro, perjudicial intelectualmente. La 2, al menos en ocasiones, aboceta otro paisaje, en el que cabe lo cultural pero siempre de la mano con esa necesaria dosis de espectáculo, Ego, nombres propios, estrellas mediáticas (aunque sea de perfil moderado y discreto).
Jose Manuel Ortega es bien conocido, sobre todo por su humor oblicuo radiofónico (La SER, RNE), pero en "La mitad invisible" no hace reír ni lo pretende. Se despoja de esa mitad suya y ofrece otra, el inquieto buscador de arte y belleza. Pero lejos de recrearse y analizar la obra sin más la busca en su interior... '¿Porqué me llega esto?' Podría ser el nombre el espacio. Un espacio que busca la respuesta a esa pregunta en referencia a una obra. O una canción.
El pasado domingo, "Mediterráneo", de Serrat, fue el eje del programa. Como el autor vive (y que viva muchos años, claro), fue un pequeño lujo ver el cara a cara Ortega-Serrat.


También se paseó el humorista por los lugares donde se gestó el tema y el disco, habló con su productor/arreglista, se paseó por la orilla del mar, lo buceó, lo sintió... De realización exquisita, el espacio se sustenta sobre un punto de divismo que parece inherente al medio televisivo... pero bien entendido: Ortega es un profesional, -guste o no su extraño humor-, no un granhermanito que vende su ego y la nada detrás; nos puede interesar lo que bulle en la cabecita de Ortega porque lo conocemos por su faceta creativa, su meta-humor, y de eso trata su programa, y lo que bulle es amor por el arte, las cosas, la gente y la vida.
"La mitad invisible supone, en esta televisión electrificada, un oasis de tranquilidad, buen gusto y sosiego. Pudiera molestar, lo entiendo, el ego, la mirada en primera persona del singular, pero no lo comparto. Ortega, programa a programa, demuestra gusto, personalidad (salirse de su papel de ja-ja para presentársenos como alguien serio y sensible tiene su punto de kamikaze en este medio donde moverse es no salir en la foto). El mismo gusto y personalidad que tiene su programa de "La Dos".
Teleresiduo recomendable, pues.

Puedes ver el programa de "mediterráneo" AQUÍ

18 enero 2012

¿Cómo sentir vergüenza hoy de ser de este país? No se pierda nuestro sencillo manual: éxito garantizado

MANUAL PARA SENTIR VERGÜENZA, HOY POR HOY, DE ESTE PAÍS:

1.- Leer hoy el Süddeutsche Zeitung, el Le Soir, el El Tiempo, de Colombia, el Die Zeit de Hamburgo, y The Guardian. Supongo que alguno más.


2.- Buscar luego declaraciones en España donde se tilda al análisis global de demagógico o indocumentado. O amarrarse al conservador The Wall Street Journal Europe u otros rotativos que defienden la postura contraria. en todo caso, eje y centro del mundo periodístico internacional, la noticia y la bipolarización alrededor provocan un primer bochorno. Sigamos, pues, nuestra receta.
3.- Llorar un rato.
4.- Y ¿ven como era fácil? al final, sentir vergüenza.



Y para entenderme mejor, los diarios los explican AQUÍ, en El País.

16 enero 2012

Un oyente de Radio Nacional habla sobre Manuel Fraga

Esta mañana lo oí en directo, y me pareció tan meridianamente claro, certero y potente su razonamiento que no me resisto a traerlo aquí (independientemente de que se esté o no de acuerdo con las ideas que el oyente anónimo expresa, su claridad, la batería de datos que enarbola... me parece que mucho tertuliete es muy inferior a este oyente a la hora de hablar claro y al grano de su discurso)



Y mira, respetando la trayectoria en lo que hay que respetar, que Fraga es mucha historia y tiene de todo en su haber, yo nunca le tuve simpatia. Descanse en paz, por supuesto. Pero santo adalid de la democracia tampoco... inteligentísimo hombre que siempre supo virar antes de quemarse (y en ese virar, sí, hizo cosas buenas por el gobierno del pueblo libre, por la democracia que es hoy nuestro país, cosas importantes, pues claro). Vivió la política y se eternizó en lo político (con sobresaliente éxito, tocando todo palo posible o casi) leyendo acertada y premonitriamente los signos de la actualidad para saber cómo perpetuarse en eso que a él le encandiló siempre: el Poder.

Ah, y me cago en los sites que hacen hagiografía del minsitro franquista sin mencionar que fue ministro de Franco y nunca renegó de aquella otra España, la Una, Grande y Presa. Fraga es quien es con todo su bagaje, él jamás se avergonzó, de hecho, de su Ministerio...

15 enero 2012

El gran debate de tele 5: perros, collares...

'La Noria', qué recuerdos. Qué peste, qué hedor, qué caldo de maneras soeces y arrabaleras... pero tras el escándalo (ya saben, sin publi no hay programa), decisión salomónica y ni pa tí ni pa mí: el espacio de telerresiduos "La Noria" se desprende de su zona de ¿debate? político y pasa al horario nocturno para seguir con sus poluciones (nocturnas también) a base de casquería, corazón y el roce peligroso con lo legal (pero indudablemente lucrativo, al menos en recuento de audiencias). Y aquella parte de mesa-gallinero de pseudo-contertulios de asuntos políticos desaparece, para crear otro espacio, que ayer se estrenó bajo el nombre de "El Gran Debate". Nueva piel, mismo presentador, nuevos tertulietes. Alguno, muy de mi agrado, por cierto.

Y visto un rato (no todo, ojo), hay que agradecer que la dirección de esta "La Noria parte-B reboot" haya decidido indicar un nuevo modus operandi a sus colaboradores (no me cabe la menor duda de que la chiquera que siempre resultaba en pantalla la tertulia política de La Noria era puro guión, o cuanto menos, indicaciones de regidor). No esperaba menos, no podría imaginarme (y me dolería verlo) a Nacho Escolar o Elisa Beni chillando como vendedores ambulantes de calcetines, cinco por un euro, y sí, el debate a ocho (si conté bien, ocho eran los contertulios) fue ordenado y, digamos, elegante, en tanto que un ser humano pueda serlo mientras habla de política, cosa que cada vez pongo más en duda...

Esto por la parte buena. y puesta en sustantivo singular, yo siempre disfruto de la mordacidad y el criterio (también con la compostura, siempre sencilla, pero inflexible) de Ignacio Escolar, quien en breves frases sabe poner sobre la mesa cuestiones, datos, opiniones... qué alejado del desfile de eufemismos de la vieja tertulia "noriesca"...
Y bien, lo hemos visto, los perros son distintos, lo que aquí beneficia, pero, ah, el pero, 'el perito'... los collares son los que fueron. Entiendo el sistema 'Ahorro anti crisis' de Tele 5: contrata a un paquete de profesionales (y no tan profesionales, como Belén Esteban o Quico gran Hermano) y utilízalos para rellenar toda la parrilla. Que el medium sea la estrella. Es barato, así que, si tienen por contrato a Jordi González, úsalo, que este collar sigue siendo aquel, así ni finiquitas, ni contratas... es una conjetura, claro, y puedo equivocarme, pero imagino que la relación laboral de González con El Ente no ha sufrido retoques de mayor importancia que, quizá, donde ponía 'Noria' ahora añadir "y su elongación natural por esqueje nada traumático, El Gran Debate". en todo caso no me digan que la cadena y sus formas no inducen a pensar que así sucede...
Así tenemos a un presentador que jamás me convenció para labores ajenas a lo circense (y hablar de política no debería ser pan y circo), un sistema de presentación histriónica con vídeos cansinos y arrítmicos, entrevistas paralelas, y algún grito para hacer callar, que está fuera de lugar aunque González no pueda entenderlo. Casi le comprendo, si nada ha cambiado salvo los perros, ¿porqué cambiar él sus modos?.
Sin embargo, es cierto que algo se ha movido, que lo de ayer fue mejor que lo de anteayer y eso es bueno, pero si el programa se acomoda en este esquema, eso es malo. Fue un primer programa, las cosas pueden trabajarse hasta crear un espacio de tertulia de actualidad apetecible. Menos circo, más moderación, menos anuncios por dios bendito del cielo y la tierra...
Retoques. Si no se hacen, cada vez que vea el rostro de sonrisa escorada de González el impulso será, ya saben, click... pero no es imposible... ya tenemos perros nuevos, ahora hay que darles un collar también nuevo. Hacer de este Debate un modo televisivo diferente a lo que fue (no me vendan que YA es otro programa, venga, no nací ayer). Ah, coññño, que hablamos de Tele 5... vale, pues me conformaré con los retoques, con Escolar, con Beni (que sabe más de lo que es capaz de expresar, y quizá por eso me cae bien)... y cambiaré de canal. Hay otros mundos catódicos.
Uno de ellos, por cierto, merecerá post en este blog. En breve
La 2, otro nivel... otro día hablamos


12 enero 2012

MICHEL CLOUP (DUO), "Notre Silence"


 El que fuera coartífice de los imprescindibles Diabologum en los noventa y responsable de los no menos determinantes Experience en "los dosmiles", da un giro rotundo a su carrera con este álbum. Experience se  había convertido en un juego de pipetas musicales, una agarrotada mesa de laboratorio para facturar (casi se diría fracturar) música agresiva, combativa, política. Rock de barricada y cóctel molotov, engrudo de noise, indie, hip-hop, samples, guitarras en llamas y arengas nada  panfletarias (no, EXP no eran unos Melendi politizados de fular palestino y obviedades anrtisistema, sino un cerebro en llamas analizando el paisaje social).
Pero en este disco en solitario (acompañado a las baquetas nada más) todo cambia... aunque permanece el talento, la angustia, la tensión y por supuesto esas melodías tan suyas y esa manera de cantar entre el quebranto y la firmeza, entre el fraseo y la melodía, entre el inide rock y la chanson... Pero sí, muchas son las cosas que han cambiado. Para bien.
Se diría que, sin decadencias excesivas, Experience habían tocado techo y sólo podían "bajar la cuesta", y que las angustias de Cloup, al menos como motor artístico y creativo, han virado los últimos años de lo externo (la sociedad y la política) a lo interno (el Yo). Y en ese camino a lo esencial se ha despojado de Experience y del alambicado laberinto sonoro que eran Experience. "Notre Silence" anuncia desde us título el espíritu, la parquedad, el silencio. Las canciones basculan entre el rumor y la contundencia, se arman tan solo con voz, batería y guitarra (y algún sample, mínimal, con un sentido totalmente diferente al arsenal EXP). Y sin prejuicios, con tan pocos elementos monta castillos majestuosos, de minutajes delirantes (más de diez minutos, dura algún tema) pero nunca excesivos. Narrativos, tensos, con sus explosiones tácticamente ubicadas en el momento preciso, con tensión pero con contención...
Cloup se ha reinventado sin traicionar su pasado. Ha madurado. Ha entregado uno de los discos capitales del pasado 2011. Como siempre, eco mediático cero.


El single, con traducción al inglés... "tú eras el hijo, yo era el padre... un millón de preguntas sin respuesta, esta misma ira golpeando dentro del vacío, golpeando en el aire"


"Por tí, reciclar esta ira. Es lo que tengo que hacer para una vez más ir a la guerra. Reciclar esta cólera, así hoy, más incluso que ayer, esta cólera permanece; mi carburante definitivo". Tremendo Cloup. Trenendo...

11 enero 2012

TOLEDO, de Antena3

Receta toledana.


A continuación ofrezco a mis lectores una sencilla receta en 10 pasos para facturar una serie de televisión en un canal español generalista, bien sea Tele 5, A3 o la pública, Cuatro o incluso la Sexta.
1- Tómese un asunto trascendente, esto es, no una mirada crítica o un retrato del presente o una revisión autoconsciente de un género narrativo ni nada así, sino.. un "basado en hechos reales", "pasado cercano", "Nuestra Historia", o "Personaje famoso". O cualquier otro al que pueda el metre aplicar la frase "así fue", "de modo que esta es su vida" o "cómo me acuerdo yo de esto".
2- Contrátese a un grupo de actores del talento de una esponja para lo actoral (y no hablo del Gran Bob, claro, sino de esponjas vulgares, inanimadas)
3- Fotografíese con alto contraste, y no se olvide de calzar un contraluz por capítulo (bien, esto a veces se omite, pero es muy habitual... contrasta, que algo queda).
4- Argumentalmente no dejemos JAMÁS de caer en el tópico. La cuestión no es elaborar, sino entregar algo frugal, para todos, y que suene a conocido antes de comenzar. Por ejemplo una medievalada hispana que comienza con unos hermanos que pierden a su madre ante sus propios sufrientes ojitos a manos de los malos de turno. Blanco y en botella, vamos.
5- La música, que no falte. Mejor, la música que no pare. Ahí, siempre, enfática hasta aburrir a las esponjas. O a los actores, me da lo mismo.
6- Una variante tradicional de nuestra receta es sablear descaradamente un producto sajón. Se me ocurre, porque ya lo están anunciando, hacer Prison Break a la lolailo. Total, el espectador de nuestros canales favoritos no conoce nada que no sea el sueroral que le administra nuestro canal televisivo. No conoce Prison Break, ni los Tudor, ni Roma, ni... o los conoce, pero qué más dará, si vende.
7- Pese a que con todo lo previo se pueden imaginar ustedes el olor, empeoremos el cocido  toledano con esa especia picante, los anuncios, a mansalva, por favor. La TVE libra de este original cus-cús. De momento.
8- Permute estos elementos en las diferentes recetas, varíelos el cocinero ligeramente, cambie el orden de los factores para no evidenciar que se hace siempre el mismo producto. Titule cada "nueva" serie, por supuesto, y no lo haga con un número, que queda cutre ("Serie nº01", "Serie nº 02"... no, por favor: Toledo, Hispania, etc)
9- Hablé de esponajas.. no se olvide el cheff de las Viejas Glorias... eso sí, aquellos actores cuyo pasado permite deducir que saben su oficio, habrán de ser férreamente dirigidos para que no lo parezca. Sí, hasta el enorme Fernán Gómez podía actuar mal, en las manos adecuadas.
10- No vean nada que venga de fuera, sea por el maligno método de la descarga o por visionado en canal de pago o gratuito (cuidado, las cadenas "normales" nos engañan, comprando a veces una de esas series). No sea que el catador se envicie con un cosecha HBO. Luego, lo garantizo, el Don Simón no gusta.

Todo lo cual pueden aplicarlo a Toledo, donde a mayores y como postre, les aseguro que el significado del término "ralentí coñazo" ha cobrado (¡y en solo diez minutos iniciales!) nuevas y colosales dimensiones.
Ala, otro éxito de público y crítica de Antena 3, pues qué bien... ¿siquen con el capítulo piloto aún? No debería hablar de él, no pude acabarlo. de hehco vi poco, pero este post no queire centrarse en "Toledo"; que mañana estrenan otra. Y luego, y luego...

03 enero 2012

¿El anuncio del fin de Público?



Peligro para el diario Público, sin duda en su política cultural, el mejor de España para este menda, defendiendo siempre una cultura independiente, una música valiente, un cine de autor... cómic que no es jamás tratado como baratija llenaespacio en el seno de su sección "Cultura" (muy al contrario, se reconoce su calidad artística, se acota su presencia a una natural intermitencia, y se trata con conocimiento de causa). O regalando/vendiendo cultura, no tarteras... ejemplar.
Medio ambiente, tecnología... ¿cuántas cabeceras atienden a estas cosas?
Y políticamente,claro, a bocajarro. Más crítico con ZP de lo que las cantarelas habituales suelen acusar, pero siempre de claro posicionamiento de izquierdas, pues sí... es necesario, y no solo desde la derecha, posturas así de viscerales (otros dirán "compradas", lean la explicación que da el propio diario, ejemplar, para comprobar que Público era un diario tendencioso, sí, ¿alguno no lo es?, pero "no tan comprado").
En fin, que el diario está en concurso de acreedores: lean la noticia