30 agosto 2012

Guerra (preventiva) de los mundos

Bien.
Bien, amigos, así se hace. Estamos a salvo.
Es noticia, y es un hecho consumado: para evitar, ante el triunfal marterrizaje que supuso la nave Curiosity, que esto suceda...
"La guerra de los mundos" o la Tierra invadida por la civilización marciana, según Wells
... la nave terráquea ha practicado un movimiento de amenaza disuasoria. Nos consta, en el Octavio Pasajero, que los marcianos se han retrotraído a sus famosos canales y no saldrán por los siglos de los siglos, no sea que insistamos en nuestros métodos de destrucción masivo-preventivos.
Y lo digo muy en serio, porque esta es la primera canción de la historia de la música de la humanidad que ha sonado en la superficie marciana:


Puro pánico en el planeta rojo...

28 agosto 2012

BRAVE, de Disney... digo de Pixar (by Mark Andrews, Brenda Chapman y Steve Purcell)


Érase una vez, hace mucho tiempo en un lugar muy lejano... una empresa llamada Pixar. En su larga vida ha tenido una relación continuada con la mítica Disney, que concluía cuando finalmente, en 2006, los de Mickey compraban a los de Woody por 7.400 millones de dólares y algunos acuerdos, como que Steve Jobs se convirtiese en uno de los mayores accionistas de Disney.
Ventajas para quién al margen, la realidad es que desde 2006 la calidad de los largos de Pixar, que hasta entonces había entregado maravillas como 'Toy Story' (1995), 'Buscando a Nemo' (2003) o 'Monstruos S.A.' (2001), no solo no se resiente sino que entrega sus mejores trabajos a mi juicio: 'Toy Story 3' en 2010 (completando una de las pocas trilogías necesarias y que, como historia global, crece al entenderse como tríptico), 'Up' en 2009 (un salto al vacío, un anti suicidio comercial que demuestra que sí es posible un cine con cabeza, osado, de una sensibilidad desesperanzada, romántica, arrebatada y oscura para todos los públicos) y la sobrecogedora 'Wall-E' en 2008, de un riesgo formal vertiginoso por su primer tercio sin palabras, literalmente cine mudo en el s. XXI.
Cabía preguntarse si había, en los despachos y pasillos, batallas creativas por el control de Pixar o no. O si el digi-genio, al dejarse comprar, inoculó su bendito veneno creativo en Disney o qué.
El caso es que en este culebrón de despachos que se resuelve en resultados en pantalla, hemos llegado a un momento clave con 'Brave' porque por vez primera las cosas viran 180 grados.
'Brave' es el fin del mundopíxel tal como lo conocíamos, y su virado a negativo total. Quiero decir: 'Brave' es la más disneyniana de las producciones Pixar. Y en este pulso creativo donde por una vez los de Blancanieves imponen un estilo y no al revés, quien sale perjudicado es sin duda Pixar. Sin despreciar los logros de la casa de "La Bella y la Bestia"(1991), lo grande de Pixar es que instauró un modelo nuevo partiendo de aquel. Esto es, hizo avanzar la animación sin negar del todo el camino (moral, familiar) impuesto universalmente por la Disney. Pero era otra cosa, al mismo tiempo. Era.
Pasando por alto lo obvio en un producto de los líderes mundiales en animación digital (la espectacularidad técnica, el buen hacer en algunas escenas, sobre todo las de carácter mágico o misterioso -misterio quebrado por el humor mejor conseguido de toda la cinta-), lo más interesante es ver cómo, desgraciadamente, un cine que fue siempre imaginación antes que refrito, sugerencia antes que subrayado, osadía en la realización (¡por Odín, Wall-E, media hora silente!) antes que convenciones trilladas (esas panorámicas que parecen sacadas de 'Los Inmortales' -Russell Mulcahy, 1986-)... ha mutado en un homenaje, poco inventivo, a los clichés del cuento tradicional a-la-Walt: moral familiar donde no se rompen estructuras básicas pero se apela a un cierto movilismo (vía casamiento medieval por pacto como meta a superar, pero a mi madre ni la mentes tú, ¿eh?), antropomorfismo animal (bien insertado, eso sí, en un cuento mágico), humor en secundarios-mascota sin entidad más allá del chascarrillo (en este caso, los trillizos traviesos... no, no son los sobrinos del Pato Donald, son los hermanitos de la princesa Merida), y hasta tenemos ese terror sádico que hizo temblar a nuestros padres con el bosque de Blancanieves.
Pensemos ahora de nuevo en cómo ha retorcido (y lo ha hecho para el gusto de las masas) lo tradicional Pixar y temblemos un poco. Son los tipos que inventaron un universo de miedos infantiles en 'Monstruos S.A.', que han convertido una rata en un nuevo Adriá ('Ratatuille') y un paquete de coches antropomórficos en una metáfora de la América profunda (e incluso, en la fallida 'Cars 2' -2011-, en homenaje a la capacidad del cine para hacerse dueño y señor de los géneros a través de "una de espías"). Pero en 'Brave' apenas asistimos a una remodelación siglo XXI de 'Blancanieves y los siete enanitos' (de 1937, primer largometraje de animación de la historia) con gotas de 'Robin Hood' e, intuyo por la vena antropomórfica úrsida, de 'Hermano Oso', otro producto Disney (y en esta aseveración juego a la ruleta, pues no vi la cinta).
Uno ya tuerce el morro cuando al arranque de una cinta Pixar todo son sobre-explicaciones a través de la voz en off de la protagonista, y recuerda el precioso arranque de 'Up', donde se cuenta una vida entera en quince minutos delicados, donde por la magia de la imagen pura, la expresividad actoral, la sabiduría de la elipsis narrativa, todo quedaba diametralmente claro y perfectamente expuesto. Qué lejos del tono de 'Brave' (ah, en su dirección, responsables de cositas como "El príncipe de Egipto"... vamos entendiendo). Un tono y un estilo tan anodino, tan previsible (es de esas en que el 70% de lo que ves te suena a mascado, chistes que recuerdas de ET incluidos, como ese oso haciéndose pasar por trofeo y resultando así invisible a los que están ante sus narices -marciano haciéndose pasar por peluche frente a la mamá de Elliot-).
Y en fin, que tres gags logrados, una producción de campanillas (que es como alabar a Cameron por usar magníficos efectos especiales... una perogrullada) y alguna escena bien resuelta son poca, muy poca cosa para quien hace apenas dos años concebía maravillas capaces de crear esa máxima: "si tienes que llevar a tu hijo al cine, siempre tienes Pixar para pasarlo bien tú también". La verdad es que los chavales que con nosotros vinieron al cine sí salieron encantados. Sin bagaje cinematográfico/cultural, por edad, claro, les ha encandilado el cuento. Pero ¿es esta la nueva meta de Pixar, obviar al padre y darle al hijo lo que ya podría recibir vía DVD, streaming o descarga -legalísima- de decenas de cintas Disney?¿Ofrecer amablemente al padre "lo reconocible" y no volver a desafiar su imaginación con algo realmente nuevo, que le rompa esquemas al sentarse en la sala oscura?
'Brave': si la relación "calidad-nº de pelos" es lo importante... obra maestra absoluta

Bueno, la duda final y extra-fílmica vuelve a hacer interesante a 'Brave'. El año que viene toca segunda parte de 'Monstruos S.A.'. Luego, en 2014, un título que no depende de primeras partes y dirigido por Bob Peterson, el genio tras 'Up'. La primera de ellas no resolverá demasiado, pero en la segunda estaremos ante la prueba definitiva, en tanto que será otro producto puro, no dependiente de tradiciones o guiños previos: ¿se habrá plegado tras este 'Brave' Pixar al "estilo Disney", o simplemente hemos asistido en 2012 a un ejercicio de estilo de la casa de "Bichos" (1998), su propia versión de "La Bella Durmiente" para las generaciones actuales? El tiempo lo dirá. De momento, choff, Pixar la ha cagado.

25 agosto 2012

El Ecce Homo y el oficio del restaurador

Todo el universo conoce ya la noticia (que desde este inicio enlazado, va alimentándose de matices y detalles). Qué barbaridad, qué despropósito.


Lo es.
Pero todo este mondongo se ha debido solo a dos factores.

El 1º, Agosto: no hay noticias (o se quieren montar cortinas de humo sobre las que sí existen).
El 2º, la red de redes, Twitter, Facebook etcétera, que crean expertos, payasos-me-río-de-ti a ritmo de "gosto moito de mamar dos peitos da cabritiña", y "opinadores" que no han restaurado una obra de arte en su vida pero que engolarán, o habrán engolado, imagino, su discurso a favor de esto o de aquello.

Aunque esto último no lo sé: confieso que llevo una semana desaparecido, disfrutando en paz de la montaña y la mariña lucenses y luchando contra un malestar físico general provocado por antibióticos al mismo tiempo. Y que si supe de esta noticia fue porque tres allegados me mandaron mails privados y hasta mensajillos de móviles. Normal, yo, me presento, soy restaurador de arte por estudios e incluso oficio. Algo de todo esto sé. Un poquito al menos. Seguro que más que tú, si no eres del gremio.
Y tengo mi opinión de toda esta polémica, ya se va viendo. Porque sí, claro, la señora ha creado un bodrio destrozando unos restos de un original, pero os aseguro que yo he tenido en mis manos cosas del mismo palo (o casi.... ciertamente el caso es descacharrante de puro burdo). Es lo que, cuando te llega sin más pruebas y por puro examen organoléptico, los restauradores suelen bautizar, no sin sorna, "obra de cura", o "repinte de cura de pueblo". Ergo, es más común de lo que la prensa de verano nos hace creer. Tampoco lo habitual, afortunadamente, pero sucedió, está sucediendo, y sucederá de nuevo.
Aquí el problema no está, en el fondo, en el evidente desaguisado, porque ¿qué se hubiera opinado si el original deteriorado fuese esto...
ufff...
...y la voluntariosa y en realidad Gran Artista Cecilia Giménez hubiese entregado algo como esto?
ooooh!!!
Imagino que la noticia sería el sorprendente descubrimiento de un nuevo caso de pastor-poeta, un artista-natural y espontáneo salido de en medio de la nada, ajado por la edad, humilde, con una vida larga y llena de anécdotas. Pienso, sí, que pocos seguiríamos poniendo "peros" a la operación. Después de todo, "lo ha mejorado"
Y sin embargo, ambos casos son/serian graves falsificaciones, y tienen una misma raíz: se desconoce la naturaleza de la profesión del restaurador, y existe un feroz, flagrante intrusismo. Muy a menudo, por cierto, promovido por los curas que son los "dueños" de esas obras (entrecomillo, claro, por supuesto), obras a menudo de segunda o tercera, no un Goya, pero que indudablemente tendrán un interés como documento, sino artístico de magnitud, sí histórico.
A Doña Ceci le dejó "hacer" el cura de turno, porque le salía a cuenta, esto es, gratis. Apuesto un huevo de mi nevera a que así sucedió, y apenas he ojeado la noticia, conste.
Pero sigamos con el festín de equívocos. El otro día hablaban en RNE del caso con una famosa "Monja Pintora"... que hará unas Dolorosas y unos San Apolodoros en su tiempo libre fascinantes, pero ¿qué tiene que opinar esa artista de una restauración? Aquí está el nudo, el meollo: como dije, la consideración equívoca de la naturaleza REAL del oficio del restaurador.

Nosotros no somos artistas. Tampoco artesanos. El restaurador no basa su trabajo en un talento innato, o en una capacidad creativa, o en una habilidad manual (aunque suele tenerla y en las pruebas de acceso a los centros donde aprende su oficio suelen haber no pocas pruebas para examinar destrezas varias de los aspirantes). El restaurador no interpreta o embellece, el restaurador es un TÉCNICO que, precisamente así, con una técnica que se estudia y se practica, lo que hace es, primero, conservar, reparar lo que esté deteriorado. Ejemplo: si al pasar un dedo por ese Ecce Homo de  Borja te llevas pintura original, el restaurador conoce las técnicas, los productos adecuados para que eso deje de suceder y así se perpetúe esa pintura original, se conserve para la posteridad.
Soy reduccionista, quiero que me entienda todo el mundo y sospecho que este blog no lo suelen leer demasiados restauradores de arte... sigamos.
Tras los procesos técnicos (insisto) que conservan, habría que hablar de lo que es realmente restaurar, que en ningún modo es REPINTAR (pintar-por-encima, vamos... esto en sí mismo está mal practicado "empeore" o "mejore" al original el resultado del repinte). La restauración recupera lo original, devuelve, con la aplicación de una serie de productos, la pintura original (y lo que un artista hizo en el pasado) a su original ser, eliminando los deterioros que el paso del tiempo han causado. Nos lleva por tanto a cómo debe ser vista, a cómo se veía en su tiempo y a cómo la concibió su creador (por seguir en ejemplos sencillos, recordemos la restauración de la Capilla Sixtina, cómo se dijo "así era realmente", tras su restauración y la recuperación de esos fascinantes colores, que obligaron a los historiadores a reinterpretar al talento de Buonarroti).
En fin. No es oficio del restaurador pensar cómo quedará bonito, sino recuperar lo hecho en su día, y para ello, hay técnicas.

¿Y qué hacemos con lo que se perdió? Faltas en el original, pérdidas... un buen ejemplo, la última imagen que os puse del Ecce Homo: los ropajes tienen todas esas faltas, esas "pintitas blancas".
Pues sí, lo han adivinado... para enfrentarse a este asunto (y sea en la magnitud que sea, aunque se haya perdido buena parte de un rostro, por ejemplo) también existen varias técnicas. Debatidas, consensuadas, diversas, y todas admisibles. Incluso criticables, pero entonces...

Entonces llegamos al final feliz, "reversibilidad". Lo que un restaurador hace, debe ser facilente eliminable. No sea que en siete siglos se piense de manera diametralmente opuesta a la nuestra y se rehaga todo.
La reversibilidad como método hace que toda restauración (real, no este bodrio de la señora del pueblo, claro, o al menos temo) se pueda eliminar sin que por ello se dañe el más mínimo rastro original. O al menos, se intenta trabajar así. Respetamos al creador. ¿Lo adivinas? somos...técnicos. No artistas.
Para más coña, Cecilia Giménez, claro, no es ninguna artista, y el cura responsable de esto, un lince de mucho cuidado.

Con todo hablamos de una intervención tan inmediata que sin duda un equipo de verdaderos restauradores podrá eliminar estas fresquísimas pinceladas si lo original está, por debajo, en buen estado (si, vamos, "no se va con el dedo") ... de lo contrario compadezco al restaurador que se encargue de la obra, con toda la prensa mirando por encima de su cansado hombro la evolución de su muy difícil trabajo.

Pero lo feo, lo gris, lo malo, es que la anécdota se eleva a Noticia: lo dije, aunque esto es muy llamativo hay casos parecidos, aunque claro, rara vez se pilla "in fraganti" el asunto del repinte "de cura". Lo gordo es que en este país el oficio de la restauración se está dejando de lado, se malinterpreta, y sobre todo (lo peor, lo que no sale en los diarios) se desatiende presupuestariamente porque claro, "mantener nuestro patrimonio cultural no nos va a sacar de la crisis".
Preferiría, en fin, que durante mis relajadas vacaciones, la noticia de portada hubiera sido la denuncia del lamentable abandono, por ejemplo, del arte prerrománico, o de los incontables retablitos e imaginería barroca de infinidad de pequeñas iglesias de pueblo, mientras que los gobiernos drenan lo poco que sus presupuestos culturales tienen designado en proyectos mastodónticos y de escaso valor real, como la Puta Ciudad de la Cultura de Santiago de Compostela.
Mientras, el oficio, desamparado por ausencias presupuestarias, por falta de dinero para cubrir nimiedades como recuperar nuestra historia (que es nuestra identidad, nuestro orgullo, nuestra belleza), se extingue, cierran empresas que otrora fueron prósperas y los restauradores a joderse, que lo importante no son estas cosas. A quién se le ocurre, prepararse, si una vieja de pueblo te hace lo mismo de gratis.
Caca todo.


Se caerá a cachos


24 agosto 2012

"SdV" actualizado

Por fin, sí, aquí hemos acabado esta semana (programada) de actualizaciones del "Serie de" y con una crítica a un tebeo de superhéroes más que interesnate.
Seguimos fuera, de vacas, eso sí.
mmm, hay cosas que se me han escapado, pero las rescataré tras mi gloriosa y descansada vuelta al hogar. Mientras, buenas tardes/noches/días. Sed buenos, y mirad al cruzar, no sea que pase una desgracia...

21 agosto 2012

reseña en "SdV"


Intuyo que todo el que est lée, hace lo propio con el otro blog, pero es un servicio, al que a veces presto poca o nula atención, ir actualizando lo de allá, acá. Seguimos en ello:
Última reseña (de momento) en "Serie de"

19 agosto 2012

vacaciones

Sí, una semana de ausencia. Adiós, blogs, adiós comentarios, redes sociales...
Bueno, algo picaremos con las tecnologías wi-fi, pero que me piro una semanita, eso no lo quita nadie.. será un viaje emocionante, aventuresco, osado...


Vale, la estampa es un poco exagerar... en todo caso este Octavio Pasajero tiene programadas entradas para estos días. Nada, enlaces actualizando viejas entradas del Serie de Viñetas, pero en fin, es lo que hay...
Me escapo.

más súper reseñas en "SdV"


Superhéroes de los que merecen la pena, en Serie de Viñetas

17 agosto 2012

reseña algo añeja del "SdV"

Serie de Viñetas no para y tú lo sabes, pero por si se te escapó alguna reseña, esta semana actualizo durante una semana (como estoy "de vacas", programo varios posts aquí) hasta alcanzar a la última crítica de cómics de mi blog especializado en tebeos.
Hoy, una de ET's

14 agosto 2012

Alela Diane, "To be still" (2009)

Tras verla en directo en Sinsal tenía que escucharla envasada y arropada por banda. "To be still" del 2009 es su disco más celebrado así que entré ahí a trapo.
Aún recientes los ecos de su cálida presencia solitaria sobre el 'escenario San Antón', ahora redescubro una folk singer de voz exquisita como la tuvo en directo, pero dotada de delicadeza en el arreglo puntual, coqueto, sabio.
Fue portada en Rockdelux, y sin embargo la dejé escapar. Ay... tiempo perdido.
Un disco de folk, de raíces, que no inventa nada pero regenera un legado de músicas estadounidenses de raíz honda, con un conocimiento profundo. Se nota. Se siente en cada nota de banjo, en cada requiebro lamentoso de la deliciosa voz de Alela, en cada melodía.
Lo excepcional es doble, compositivamente. Lo es por elegancia y buen hacer, por ese sonido cálido, familiar y recogido que no suena a cuatro pistas ni tampoco a celofán ampuloso y sin vida.
Y lo es por esas CANCIONES. Esas maravillosas canciones, tan difícil elegir una, que abrazo todas y entrego dos, el single en versión de estudio y una toma en directo de otro tema


08 agosto 2012

el locus. Jane Joyd en la Plaza de la Constitución

Jane Joyd es una de las promesas más firmes a hacer algo musicalmente gordo y guapo en este país. Joven, con premios de los que relucen mucho, está empezando y se nota, pero tiene personalidad, gusto y una voz que tira de espaldas. Ayer tocó en Vigo y confirmó todo esto, pero diluido en el maldito lugar.
La Plaza de la Constitución es un sitio precioso, sí, pero programar para este lugar un concierto íntimo que reclama atención, en un programa de gratuidades del Ayunti; rodear a la cantautora de curiosos (que primero abarrotan el sillerío y cuando se cansan lo van abandonando) y de espectadores circunstanciales de terraza de bar (todo ello, claro, mezclado con los auténticos seguidores de la cantante), no es ni de coña "el lugar": el locus, que decían los romanos.
La música de Joyd pedía concentración. Sean mayores o menores sus virtudes (personalmente, la veo en crecimiento, partiendo desde un punto óptimo pero en crecimiento), esos temas de folk casi oscuro, que parecen contener un dolor interno, y más en el formato que ayer nos trajo (nada de banda: ella y su guitarra, y batería) reclaman un local más pequeño, y quizá un público más selecto que los emporrados y alegres dicharacheros que tuve que soportar todo el bolo a mi diestra (que eso sí, aplaudían como locos entre tema y tema aunque poco atendieron a la música).
La cuestión me vuelve a traer a la cabeza el concepto Sinsal, el saber elegir qué pide cada artista y su estilo, entender que el lugar donde se toca (y el precio si procede) tienen una importancia capital para el buen desarrollo de un show. Porque no es lo mismo tocar en Castrelos que en la salita Mondo o que en la plaza del Casco Vello. O hacerlo pagando o de botellón y por la gorra. La actuación siente y resiente todas estas cosas, para bien o para mal...
Castrelos pal pueblo
Sala pequeña
Concierto popular (Plaza de la Cosntitución, no ayer)


La importancia del entorno: el folk de Christian Kjellvander entre árboles en Sinsal

07 agosto 2012

Niñerías de la NASA

Me dirán que frivolizo, que cual hiena del arco parlamentario estoy usando la demagogia, pero... el aterrizaje de la Curiosity es lo que es:

Así fue el aterrizaje en suelo marciano del Curiosity
Insisto:  ASÍ fue el aterrizaje en suelo marciano del Curiosity

Y que sí, ha caído donde debía caer. Pero que finalmente el/la/lo-que-sea, Curiosity, es lo que es, también:


Y que a mí lo uno y lo otro no me quitan de la cabeza dos imágenes que lo llevan todo a un estado cruel de patetismo

Pero coñas al margen, el futuro, amigos, es lo que hemos vivido ayer.
Otros piensan que de la crisis no nos quitarán estas cosas, que mirar hoy piedritas en Marte es inútil y una pérdida de dinero, esfuerzo y tiempo. Siendo lo del dinero, lo más importante, por supuesto. Bueno...

06 agosto 2012

Ha muerto Chavela Vargas

Sin duda una de las autoras de música en castellano más importantes de la historia. En música se me ocurren muy pocos nombres femeninos (ah, ese proverbial machismo de lo latino) a su altura, en repercusión y grandeza: alguna cantaora, sin duda Concha Piquer... pero ahí estamos, en páramos de leyenda pura. Fallece con 93 años por hacer lo de siempre: lo que le vino en gana, lo que le pidió su (vetusto ya) cuerpo, cruzar en charco y volver a cantar en esta España que, parece, adoró hasta su último suspiro.

Muchos (por quinta, imagino) la conocimos cuando la "redescubrió" Almodovar, y alucinamos con esa fuerza señorial y adusta, esa voz grave, trémula pero poderosa, y ese ademán escénico casi faraónico pero cálido y agradecido. Algo impresionante.
Emperatriz.
Pero yo, en tiempos, encontré un disco, en la discoteca de casa, uno de su juvendud. Esa voz grave pero limpia y de cristal (cortante) era algo tremendo, nada que ver con el desgarro (también sabio, subyugante y espectral) de su vejez, y merece ser recordada como la joven reina de la ranchera que fue en su día, además de evocar su tercera juventud, de gloria y sabiduría de (mucha) vida en los últimos veinte años de su vida.
Reina de reinas.
Morir con 93 y cantando, se dice pronto.
Hoy todo el orbe hispanoparlante debería emborracharse brutalmente de tequila, hasta caer redondo por el suelo, abrazado a la botella ya vacía, en su honor.

01 agosto 2012

Playlists pasajeras [tema, post-rock]

"ENTONCES ¿QUÉ ERA ESO DEL POST-ROCK?"

Nueva lista de reproducción, otras diez canciones para la señorita y el misié. Diez temas con ganas de martillear la cristalería de prejuicios sobre aquel movimiento post-rock con un abanico estilístico más que amplio: rock setentero, psicodelia, noise, jazz, electrónica, hardcore, slowcore, pop... porque el post, pienso, sólo e caracterizó por escapar de esquemas obvios del rock a través de estilos diversos, y pensar sus discos como un todo más que en un asuma de temas. Esto, je, hace que una lista variada de post suponga una especie de disco "no-post", pues carece que ese espíritu orgánico y sí potencia el de cada canción ofertada.
Misterios del post...
La lista alcanza al s.XXI, con ejemplos de cómo se tomó el legado de aquellas hordas de mediados de los noventa para mantener viva la llama de cierta experimentación que no renunció (casi) nunca al formato de canción.