22 enero 2013

Diagonal, machismo, música indie, periodismo

Menuda se ha montado en la red por un artículo del muy progresista diario Diagonal en relación a un supuesto machismo de la escena independiente musical española.
Bueno, tormentas de verano, claro, poca cosa. A mí el texto del diario me pareció altamente manipulador, superficial y voluntariosamente escandaloso (señalando a revistas y artistas sin contrastar opinión de aquellos). Con lo cual es un excelente texto, porque sí, el escándalo ha estallado. Lo han conseguido, todo dios se pasa por su resvidor, lo petarán y mañana tendrán un huevo de publicistas testeándoles. Todo muy de izquierdas, sí.
Y el texto, insisto, no me gustó. Acusaciones a bandas y revistas musicales, ejemplos descontextualizados y contemplados con una superficialidad sonrojante, y la impresión de que aquí se trabajó sobre una idea preconcebida sobre la que se monta la noticia (y no al revés, como debe ser)

El primer párrafo (acusatorio y parcial) ya es completamente desmontado, y muy razonablemente, en algún comentario ya perdido de su propio hilo (porque los commenst crecen y crecen por minutos), luego vienen perlas (lo repito, apriorismo puro) como
Cuando hablamos de ‘indie’ nos referimos a la música que suele aparecer en la revistaRock­delux o en Radio3, la que se caricaturiza como ‘gafapasta’ o hipster y que se ha configurado como la norma hegemónica del buen gusto, frente a la música comercial o mainstream
Simplificando a brochazos. Ni RDL ni Radio 3 desatienden "otras músicas", pero de eso no se entera uno si no se lee/escucha ese medio, me temo (ejemplo, el programa de Carlos Areces en R3, o el mimo de la RDL con la electrónica, su gusto flamenco (en este Enero dedican, por ejemplo, un artículo nada menor a El Cabrero. Quizá no sabes de quién hablo, pero NO es un grupo indie
Conste, mi presencia en Rockdelux es/fue tan testimonial y discreta que quien quiera ver lobos en este cordero yerra el tiro a lo bestia. No defiendo a la RDL  por corporativismo, (aunque le tengo toda la simpatía y aún soy comprador, sí).
Luego la emprende con bandas y artistas que crean para su obra tipos, personajes. Criticar a Los Planetas por su furibunda puesta en escena del despecho amoroso o a Nacho Vegas por describir en primera persona del singular la retorcida mente de un violador, situando el trampantojo del acoto creativo en el plano de lo literal es como repetir otra vez, como guiñoles, que la violencia de Tarantino o Verhoeven llevan a la violencia social, que los cómics son peligrosos para los niños (recordemos el caso EC Cómics, no estoy inventando nada) y que la literatura de Dennis Cooper promueve una homosexualidad hard y tóxica, lleva a adicciones y nosequé nosecuantos.
El arte aún es superior a la prensa, a la política, al mundo bobo que crece a nuestro alrededor como enrtedaderas de miseria intelectual. El arte, que trasciende la literalidad, que hurga en lo oscuro (Cronenberg y sus loas de la autodestrucción por la vía de la nueva carne) y que, al enfrentarnos a esos conceptos nos hace crecer. para bien, claro. No somos tontos del culo.
Lo siguiente será acudir a la literalidad de los Ultrashows de Miguel Noguera para darle cera, porque es muy raro, mete tacos, se mete con lo políticamente correcto y además hace reír a la gente. Insisto, la música, y el arte en general, no tiene que ser ejemplificador de usos sociales. Es otra cosa. Es más. Para esos asuntos está la Educación. Si te sobra de esta, cualquier puesta en escena podrá comprenderse más allá de un veredicto febril y epidérmico como el que también sufre en el artículo de El Diagonal este clip de El Guincho, a mi juicio maravilloso, pOp, trash y ajeno a posicionamientos de machismo o feminismo porque habla en otro lenguaje, no en temas de moral cívica.



Es agotadora la vehemente idiotez que nos invade. La corrección política infectando hasta los medios supuestamente súper progres. No hagas esto o te acuso, no digas aquello o te lincho.
Curioso, hoy mismo me he estado riendo del ABC por su crítica al cartel (para menda, divertidísimo y hasta limpio, aunqeu bandarra) de la revista Mongolia que anuncia un acto en la ciudad de Sevilla.

Curiosamente ABC defiende el respeto al hecho religioso, y el Diagonal el respeto al sexo femenino. Objetivos distintos, misma apisonadora. A linchar, dale estopa niño.
Y si me preguntan, pues creo que vivimos una sociedad machista, sí. Y el indie lo será y lo es en tanto que es parte de la sociedad, pero no significativamente, y no más, desde luego, que los corpiños sexys de Amaral, las portadas el pelotas de Marta Sánchez, o las guapitas-de-cara que regurgitan los talen shows nacionales. Una anécdota: en la lista de Los 40 Principales de la presente semana no hay NI UNA artista femenina nacional. Solo una chica en un trío, un resbalón.
En las recomendaciones de RNE3, sin embargo, tenemos dos nombres patrios femeninos, tres si quieres contar a Julieta Venegas (que no debería valer, pero bueno), en las veinte últimas recomendaciones de la emisora. Hay también un grupo-con-chica a mayores.
Cifras. Ahora saquen conclusiones.

2 comentarios:

Int dijo...

Vivimos tiempos oscuros maquillados de blanco en los cuales lo políticamente correcto es usado como arma de censura.

Como curiosidad, y aunque no tenga mucho que ver con el asunto, en estos momentos estoy leyendo los primeros números de Los Vengadores recopilados en el primer tomo de la Biblioteca Marvel de los mismos y tela con los diálogos que Stan Lee le escribe a la Mujer Avispa. Si saliera hoy estos cómics ya me lo imagino en la cabecera de los telediarios y siendo prohibido o cancelado por degradantes con la mujer.

Octavio B. (señor punch) dijo...

sí, jajaja, recuerdo tener la misma sensación cuando releí por primera vez los 4F de Lee/Kirby, respecto a la Chica Invisible.