25 enero 2013

El #0 mi favorito

La red de redes tiene algo maravilloso. ¿Conoces a, un poner,  la banda rock "The Knife"? Hace años hablaríamos de nombre elitista, alternativo y tralalí tralalá. Hoy, la plural y rica oferta de webs gratuitas de cultura, ocio y, sí, tendencias, acerca los nombres realmente relevantes al lector medio y lo hace gratuitamente. No solo al "especializado" consumidor de música, ese que a su compañero de curro le dice "¡Hombre, Spiritualized son unos clásicos!" meintras éste le mira con cara de pollo, sino a quien sea. Basta tener inquietud, ganas de estar al día con "lo que pasa"  y una conexión a la red. Ni siquiera, digo, es cuestión de ser el emperador en pelotas. No tienen porqué gustarte "The Knife", pero sí deberías (si eres alguien culto o lo pretendes) saber quienes son. O al menos que te suenen mínimamente y que están sacando ahora nuevo disco como quien dice y es algo que se está noticiando en todo sitio que trate de cultura porque es un nombre que "está pegando".
Cambia "The Knife" por la película "Django desencadenado" (bueno, esta es de cajón que ya la conoces), la serie "Girls" o el libro "Saliendo de la estación de Atocha". El caso es que la cultura (la menos de telediario, la menos hueca) es accesible como materia informativa. Más que nunca.
Solo hay que querer.
Pero es cierto que ante la red de redes hay un peligro: el laberinto. Hay muchas páginas del tipo que describo, revistas culturales que vigilan como en panorámica todo el paisaje creativo (literatura, arte, cine, cómic, música, televisión...), y cada cual debe elegir. Influyen varios factores. El primero, claro, el gusto del magazine on line. Que sus recomendaciones terminen siendo de tu gusto (porque además, no hay escusa, en la red podrás catar todo aquello que te recomienden en esa web cultural sí o sí). Luego, el estilo literario de los colaboradores, su puntualidad y presencia (que actualice, que se mueva), su orden, que sea fácilmente navegable, e incluso el aspecto superficial, estético (a mí como bonita, Jot Down me chifla).
Pero si me preguntan, yo en este momento (bueno, aparte de sugerir busquen mis artículos ya antiguos en Culturamas, un poco de autobombo a toro pasado), he de confesar que estoy encantado con
Y lo que me gusta de Numerocero son varias cosas, o todas las arriba enumeradas (su "look", cómo escriben sus firmas, que son de las bien conocidas -Pepo Pérez, César Estabiel...- su navegabilidad, su gusto)
Pero sobre todo me gusta cómo han entendido el medio en el que trabajan. Porque la red da para mucho más que apelotonar artículos de un grupo de buenos colaboradores que dan todo de su parte a una plataforma.
Número cero trasciende esta idea (aunque lógicamente, sí, hay artículos, críticas, entrevistas) porque, como plataforma, ofrece más. Ofrece inmediatez en contenidos, secciones que no podrían estar en otro soporte, como "La semana en vídeos" donde se cuelgan precisamente eso, pantallazos con trailers de cine venidero, nuevos clips de próximos lanzamientos musicales, o curiosidades siempre nutritivas sacadas de espacios televisivos extrangeros.
Hay más: "5 personajes", donde un artista elige cinco nombres de ficción (o no) y los comenta. O los avances de "Premiere Cero", con un aperitivo en exclusiva de un libro o un cómic que se editará  en breve.
Unidas estas cualidades (hay más secciones curiosas, descúbrelas tú mismo) a una buena escritura y criterio selectivo (en general sus recomendaciones parecen recomendables, vamos), creo que sí, el 0 es mi favorito

No hay comentarios: