01 febrero 2013

el misterio YO LA TENGO (a propósito de "FADE")



No es normal, no es de este mundo.
No es lógico.
Yo La Tengo llevan en activo desde 1984, no han sido banda de cambios estilísticos sorprendentes (ni siquiera su entrada en el siglo XXI con el "mood" más bucólico y apacible deja de lanzar anzeulos a su faceta más tersa de discos anteriores) y cada nueva entrega es una apuesta segura. "Compre Yo La Tengo: comprará un buen disco" podría ser su frase.
Uno entra en "Fade" pensando, de verdad, que ya se ha acabado. Que sin sorpresa ya no hay emoción. Pero sabiendo que cada nuevo disco siempre me ha embaucado tampoco me sorprendo de haber caído rendido a su largo nº 13. ¿Porqué, cómo lo hacen?.
Bueno, en primer lugar, "Fade" se abre con "Ohm" y es inevitable caer de rodillas. Una de esas canciones donde Ira Kaplan tensa la pedalera de su eléctrica para hacer vibrar los motores de su jumbo sónico. No salvajemente, con calidez, como un arrullo noise. Lo de siempre pero como siempre. Esto es: como nadie. ¿Qué banda reciente alcanza el nivel de sabiduría de los de Hoboken en esta canción?¿Yuck? ¡Ja!. Necesitan cuatro lustros de sabiduría para lograr esta maravilla. Las dinámicas percusiones, los prodigiosos empastes vocales, y por supuesto el dominio de la distorión de Yo La Tengo están muy por encima de la media.
El disco, no obstante, persiste en la línea de los últimos YLT, tranquila, detallista y confortable. "Is that enough" introduce unas cuerdas deliciosas y casi sorprendentes en danza con una eléctrica áspera, "Before we run" repite cuerdas y añade vientos de aire psicodélico, "Two trains" reduce su biorritmo al susurro. Todo detalles de magister.
Y no podemos olvidar otro ingrediente a la pócima druídica del trío: talento melódico a raudales. "Paddeel Foward", "Cornelia and Jane" o la misma "Ohm" son simplemente perfectos pepinazos pop-rock y en el caso de la última, aires country: dominando todos los palos, como siempre. Dos peldaños por encima del resto.
Yo La tengo, nice guys
(y hace años, por cierto, pero... bonita foto)
A todo ello sumamos las necesarias gotas de "un algo más", que para la ocasión proporciona la producción de John McEntire, líder de la banda post-rock Tortoise. Su mano quizá se nota en las percusiones, más dinámicas y juguetonas que nunca, o en el carácter homogéneo de "Fade" (frente a sus precursores, discos que jugaban a la variedad de registros más traviesa).
Rastros, pistas para intentar explicar algo que, cierto, no es lógico pero vuelve a suceder. Yo La Tengo siguen triunfando con cada muevo disco.



5 comentarios:

William Gull dijo...

Le has puesto palabras a cuando escuché el Fade. ¿Otra vez lo han hecho? ¿Un disco cojonudo 26 años despues? Defintivamente son muy buenos estos tipos. Una pena que no vengan al Primavera este año.

Salud-os Octavio.

Octavio B. (señor punch) dijo...

¿quién los quiere en el Primavera cuando tocan en Santiago de Compostela en Marzo? :D

Jose Manuel dijo...

Vaya, pues no mentía el doctor Shields:

http://www.hipersonica.com/adelantos-y-mp3/y-el-nuevo-disco-de-my-bloody-valentine-vio-la-luz-por-fin

beñat dijo...

Aunque no la cites en la crítica podría pasarme horas y horas escuchando I'll be around...

Octavio B. (señor punch) dijo...

temazo, sí. Hay un buen puñado de temazos.