12 febrero 2013

La retirada del Papa(parte II)

El Papa ha dimitido en una decisión histórica (hacía siglos que no ocurría, y sólo hay un caso previo, si no me equivoco). Si me interesa no es por el personaje ni por la institución. Me son ajenos, no creo en sus dogmas y no quiero tener nada que ver con ellos. Sino porque el hecho provoca unas reacciones de balance y de agravio comparativo interesantes (y ya en boca de todos).
 "Los teólogos sagrados:Papa Benedicto XVI en plegaria". 243x426cm. Óleo sobre lienzo 2008.Alfredo Villanueva.The National Museum of Catholic Art and history New York.
Hablemos del tema más allá del comentario de ayer (una provocación a bocajarro: reconozco y ya lo he contestado que ser niño en el nazismo es lo que fue, no hay que culpar a nadie de haber vivido una realidad como aquella... pero me apetecía reírme un rato -y además como candidato a Papa, seguro que había otros que no lo pondrían tan a huevo-).
La verdad es que este hombre de reinado breve me ha escocido menos en sus actividades que el anterior. Sin abandonar la impronta retrógrada de la mirada de la Iglesia a la sociedad contemporánea (¿inevitable si nos atamos al catecismo y doctrinas católica?), parece que haya sido más discreto, más dedicado a sus cosas, sus libros, su pensamiento sobre la Iglesia. Ha mejorado levísimamente la postura con el preservativo, ha mantenido las visitas fastuosas y carísimas (puej), ha quitado del Belén a los bichos, que huelen mal y lo llenan todo de pelos... y se ha ido. Claudica por salud, edad y quién sabe qué más.
El caso es que me parece curioso que por una vez en mi vida un Papa me haya parecido, sí, ejemplo de ética política. Al menos para este país en el que no dimite ni Dios desde los tiempos del hermanito de Alfonso Guerra. Escándalo tras escándalo, nuestros políticos se grapan a la trona, pase lo que pase. Benedicto XVI lo deja, se sincera (suponemos), explica sus motivos y se retira. Que no tiene mucho que ver con la ponzoña de nuestra política, pero es una parábola del deber asumido también en la dejación del cargo público.
Predicar con el ejemplo y yo apoyándolo, cosas veredes...

2 comentarios:

JLO dijo...

en este lado del mundo estaba muy mal visto, ideas retrógadas (volver a hacer la misa en latín! ja), perdón a los curas gays, etc... pero bueno, tampoco soy religioso asi que me da lo mismo...

si es risueño haber tenido (soy católico igual), un papa nazi jaja... salu2






(oh no! verficación de palabras para comentariossssssssss)

Octavio B. (señor punch) dijo...

Hola. La verificación era necesaria, no imaginas la de spam que he llegado a sufrir ;)