04 febrero 2013

"mbv" de MY BLOODY VALENTINE


"mbv" no va a cambiar la historia del rock pero sí a sacudir 2013. Es el retorno de My Bloody Valentine (último disco, 1991).
La categoría legendaria entumece al crítico. Los sites de rock, tan dados a sacar su crítica/opinión dos minutos después de cada lanzamiento, permanecieron acogotados desde hace horas. Twitter se llenó de opinión voraz y de chascarrillos, pero nadie daba el primer paso de ponerle el cascabel crítico al disco más difícil de lo que llevamos de década (no digo por audible sino por cómo encararlo, aunque yo lo veo fácil: como cualquier otro disco).
Pero la parálisis es normal. "Loveless" es una de las piedras angulares de la historia del rock, eso es indudable, y una parte de su mítica estaba en su continuación no-consumada, que dejó espacio libre a hordas de devotos e imitadores. My Bloody Valentine son necesarios para comprender mucho del rock que vino: los Sugar de Bob Mould, Los Planetas, Mogwai, The Boo Radleys, el post-rock, el noise del siglo XXI (A Place to Bury Strangers, The Joy Formidable y decenas de noisers más), bastante electrónica paisajística... todo viene de ese disco. Y "Loveless", además, es en sí mismo una cima, un monumento de música orgánica y perfecta donde no sobra ni un adorno de pandereta.
¿Se puede dar solución de continuidad a esto?
Tampoco se puede responder a tal pregunta categórica porque hay mucha leyenda. En los noventa ya se habló del trabajo en estudio, de inundaciones, de crisis matrimoniales que disolvieron en grupo. Luego Shields inyectó su talento en Primal Scream ("xtrmntor", ese disco de punk futurista) y todos olvidamos un posible surgimiento de la banda. Se contaminó la continuidad natural, se convirtio en problema y en un imposible, o una quimera sobre la que no merecía la pena especular. En su momento lógico (pongamos, cinco años después de "Loveless") no pudo ser. Y además, se cerificó en fin de la banda.
Hasta 2008. La gira de resurrección fue algo sobrenatural: el cuarteto parecía haber estado guardado en criogénesis, estaban sobre los escenarios con sus pintas de hacía veinte años (con las arrugas del tiempo, pero poco más) y dueños de un pavoroso caudal noise que dejaba a Sonic Youth (los maestros noise) e incluso Mogwai (los nuevos embajadores del ruido) a la altura de aprendices. Y más declaraciones. La banda vuelve a trabajar en la continuación de marras. Reseteo del chip mental. "Miente" fue la tónica en los comentarios. Yo creí que llegaría tarde o temprano. Bueno, tarde. Pero que llegaría.
Y al final los listos fueron los tontos y solo había que confiar en el perfeccionismo casi histérico de Shields dentro de los estudios de grabación. "mbv" está aquí.
Lo nuevo de My Bloody Valentine.

A ver. Yo compré el primer disco de My Bloody (el de verdad, dejémonos de chorradas y prehistorias, hablo de "Isn't Anything") en 1988. ¿Y tú? Luego los redescubrí con un "Loveless" que es ya mi disco de cabezera indiscutiblemente. Luego fue la leyenda y la búsqueda de ese sonido ingrávido pero en ebullición en cientos de bandas "a la Bloody". Después peregrinar a verles en directo. Ahora, "mbv" ¿quieres una crítica de El Octavio Pasajero?¿Para qué? Búscate a un treintañero que no los lleve en el adn, que sea más de Strokes, de The Horrors o de cualquier otro grupo generacional a ver cómo vive este retorno de un modo frío.
Yo solo diré que "mbv" me devuelve lo que NADIE pudo darme en 21 años, que lo hace sin fotocopiar "Loveles" (más bien por momentos parece tomar los ep's previos, 'Glider' y 'Tremolo', para buscar nuevas formas a su magma de siempre), que tiene  momentos de puro Valentine y otros que son alucinantes demostraciones de que lo que decía Sields en 1997 era cierto (mixturas tremebundas de noise, kraut, drum'nbass), que vuelve a ser conjuntado pero al tiempo muy variado.
Que no va a ser disco de la década, claro, no lo pretende.
Que han vuelto.
Sin estrellas, porque están por encima de esas cosas.

3 comentarios:

Jose Manuel dijo...

Efectivamente, "Nothing Is" es, de entrada, el corte que noquea. Además, se me hace muy corto, por mi podría irse a los y pico mil minutos.
Y ya que nadie lo dice, un pero, que portada mas horrible.

Octavio B. (señor punch) dijo...

sí que lo han dicho, pero mira, a mí me gusta (ya he encontrado el ojo de Bilinda y una guitarra, creo)

Jose Manuel dijo...

Nunca mejor dicho lo de "creo". Bueno y de la tipografía que me cuentas vecina.