13 febrero 2013

¡Rompe Ralph! de la Disney


La animación (con sus excepciones, generalmente no sajonas) cada vez se aleja más del terreno de lo autoral. "Brave" desdibuja hasta la marca de la productora para parecerse a Disney, y Dinsey aquí se aleja del estilo de la casa para acercarse a Pixar y Dreamworks.
El argumento de "¡Rompe Ralph!" remite directamente a "Tron" (Disney), "Monstruos SA" (Pixar) y "Shreck" (Dreamworks) y se queda tan ancha.
A partir de esta endeblez de columna vertebral, y que evidencia la creación de un producto, no de una obra, hay que reconocer que la cinta entretiene y es técnicamente brillante, si bien arriesga poco. Sobre un argumento donde se especula que hay vida tras las pantallas de los juegos de una sala de recreativos, la factoría coquetea con texturas y modelos de animación pero como mero barniz. Tras apuntes prometedores al respecto de una posible investigación formal con las texturas plásticas y de animación, todo se sumerge en el tecno espectáculo habitual.
Pena, porque había potencial en mirar las diferentes décadas de los videojuegos, hay personajes muy interesantes (el Rey híbrido de la Reina de Corazones y el Sombrerero loco) y hay algún que otro gag bueno. Y en su conjunto, aunque la cinta es previsible, no aburre.

1 comentario:

Miguel dijo...

A mi me ha sorprendido para bien, y mis hijos de 8 y 5 han disfrutado mucho. A la pequeña de 3 le ha dado bastante miedo y se me agarraba como una lapa. Creo que a veces perdemos el enfoque de a quien van dirigidas estas cintas. No es toy story 3 o wall e pero es entretenidísima y tiene un guión bastante original y logrado.