31 marzo 2013

Política mierder (part two)

¿Recuerdan mi cansancio?
Lo alucinante es que desde aquel post las cosas han mejorado, mucho, y bastan unas imágenes de buen ejemplo:
El Nuerísimo del rey

El rey del mambo


Sin olvidarme de los ya clásicos "Don EREs que EREs" o el "a dedito" de Pepe Blanco. Todo presuntísimo, por supuesto.
Pero no se vayan todavía que esta Semana Santa aunque ha llovido y no ha podido disfrutarse del espectáculo procesionario (sin retranca lo digo, en serio), Dios nos ha mandado nuevas figuras del Santísimo Paso Corrupto, dos hermosas figuras de pecado y redención, o por lo menos de pecado. Supuesto pecado, claro. Inocencia (y candor) hasta que lo diga un juez.
Por un lado, una revelación: ahora ya entendemos porqué tan campechano: 375.000.000 de pesetas en Suiza dan para mucha campechanía, hasta para el jolgorio padre.
Real campechanía (y un Presidente de Extra)

Y por otro, Corrupción en Miami se reconvierte en corrupción en Muxía, o Mera, o cualquier bonito pueblo costero gallego.
Feijóo y El Don, escena dudosa: ¿esperma de mafioso en la espalda de un futuro Presidente de la Xunta de Galicia?
Bueno, eh, que Fei no sabía nada y cuando supo que el narco era narco le dijo "malo, malo, mi tesoro" y dejó de hablarle pa toa la vida. Un tipo íntegro.

Así que esto es el viaje, una deriva hacia la nueva grecolatinización que poco tiene que ver con las virtudes clásicas de la Polis o el Imperium, sino con la podredumbre de la casta política y una caida de valores en picado.
Mientras, a gente que lucha por un derecho, vivienda digna, se les tacha desde el tdt-party y diarios afines, de antisistema.
Si el sistema es ésto, cuentas en Suiza, dedos corazón en flor, tetilla de mafioso como buen amigo de yate y solete, pelotazos regios reconducidos a favores y privilegios ilegales... pues lo de "antisistema" empieza a sonar bien, ¿no?

Bueno, terminemos con música, para relajar. Un clásico:

1 comentario:

Octavio B. (señor punch) dijo...

vista la foto de Feijóo, diría rías baixas, ¿no? bueno, da igual, la costa es de ellos, toda.