01 mayo 2013

SALVADOS, de Jordi Évole

Curioso caso el de Jordi Évole. Nacido artísticamente (o llevado a la fama, al menos) de la troupe de Buenafuente donde interpretaba a un espontáneo en el público siempre con ganas de bronca sin perder la sonrisa, ha llegado a ser la más importante figura televisiva surgida en lo que llevamos de siglo.
Jordi Évole y "Salvados", las piezas encajan.

Así, con todas las muy exageradas letras, pero es lo que pienso. Vivimos tiempos de tele basura pura y dura (y yo mismo la consumo en ocasiones para rebajar más aún la planicie de mi cansado encefalograma, a veces, ¿o qué te pensabas?) tiempos donde te venden que se hace la tele que el público demanda, y que se hace muy bien. "Sálvame", contenidos al margen, es en sí mismo un producto impecable. Pues no: estará técnicamente bien realizado, si acaso, pero limpieza es lo que falta ahí. Con "Salvados" sin embargo hemos asistido a una transformación a mejor partiendo de algo modesto. Hemos visto crecer a un personaje televisivo. Hacer las cosas cada vez mejor, sabiendo leer qué necesitaba el momento actual y reconvirtiendo una primera idea (nació humorístico) en algo que indudablemente ha tocado fibra. El periodista de ademanes casuales (y por tanto, peligroso y más incisivo que cualquier tertulioso encorbatado) ha sabido pasar del bufón molesto escuela CQC a la persona que ha sabido captar el momento. El tiempo que vivimos.
"Salvados" ha crecido (posiblemente su punto vital de inflexión fue el programa en que enfrentó el tema ETA sin eufemismos y sin demagogias populistas) y se ha convertido en el megáfono del grito ahogado (por El Sistema) de la España esmorecida por una crisis que, hoy por hoy, es sistémica, no solo económica. Por eso nos gusta, porque en su mirada directa percibimos que es alguien cercano al suelo. Nuestro suelo.
Es cierto que, evidente, hay en Évole (que dirige el programa) tendencia. Izquierda, o cuanto menos, una crítica vehemente al poder actual. Y al Engranaje. Se emparenta con los desahuciados, ataca a la banca en sus trampas, analiza la Educación de los Recortes. Generalmente sostenido el análisis en verdades del barquero. Ejemplo: la visita a Finlandia en su repaso a la educación de aquí fue para que a la clase política nacional se le caiga la cara de vergüenza... no pasará, será "todo demagogia". Y sí, ya hay quien dice que Évole sostiene su discurso en eso, demagogias y falsedades vestidas de verdades.
No dudo que sea tendencioso. Tanto como quienes le acusan de que lo es (bueno, tanto, tanto no) pero después del programa "Olvidados" del pasado domingo 28 de Abril no debería quedar nadie que no reconozca ahí un momento televisivo que bien puede quedar como histórico, en los hitos de lo catódico. Como la cucharilla de Uri, como la teta de Sabrina, como el primer Gran Hermano. Pero sostenido por los andamiajes de la calidad auténtica de un "Informe Semanal" o ya puestos, "La Clave".
"Olvidados" sacó de la memoria unos sucesos, nos puso ante el espejo (somos ciertamente culpables de olvidar esa tragedia, o de minimizarla... aunque claro, no del todo... nos lo han olvidado) y tiró del hilo encontrando un caso tan, tan escandaloso, que ya está trayendo cola.
Évole entrevista con una cercanía inteligentísima, centra el meollo, sabe cómo sacar las verdades (las de cada cual, las de cada entrevistado... La Verdad es un axioma poco útil) y opiniones sinceras (incluso de quien en principio se quiere cauto, que termina largando todo aquello que sabe, piensa y siente).
Y cuando un programa reúne todo esto y además nos brinda un final que ni Berlanga, pienso que estamos ante una de las mejores horas de televisión de los últimos años.
Sonríe como un cerdo

El programa, completo AQUÍ.


3 comentarios:

icsm14 dijo...

Yo es que para masturbarme prefiero la Playboy.

Salvados es un programa tendencioso y manipulador y no lo esconde. No busca la noticia, busca un tema y lo repite en televisión. ¿Qué dice la gente en Twitter? ¿Que los funcionarios son unos putos vagos? Pues venga, vamos a hacer un programa que diga que los funcionarios son unos vagos, que en tv no podemos decir putos. ¿Qué mañana son los médicos? Pues lo mismo.

Salvados basa su éxito en descubrir la rueda y hacer noticia lo que todo el mundo comenta en los bares, con su mismo nivel de profundidad. Básicamente le está diciendo a la gente lo que quiere escuchar y eso está en las antípodas del buen periodismo.

Octavio B. (señor punch) dijo...

Realmente pienso que Évole busca las noticias, y sí, tiene una tesis de cómo va el país, que es la de muchos, y otros ya tienen unso 6 canales en la tdt, así que efectivamente tiene una tendencia. Pero ¿mal periodismo?

-Premio Ondas 2008 a la innovación o a la calidad televisiva por Salvados por la campaña.
-Antena de Oro (2010).
-Premio Ondas 2011 al mejor presentador de televisión.5 6
-Premio Blanquerna al Mejor Comunicador (2011).7
-Premio Iris al mejor reportero por el programa Salvados (2012) en Televisión.
-Premio Iris al mejor programa de actualidad Salvados (2012) en Televisión.
-Premio Internacional de Periodismo Manuel Vázquez Montalbán (2013) en la categoría de Periodismo Cultural y Político.8
-Premio Iris al mejor reportero por Salvados (2013) en Televisión.
-Premio Iris al mejor programa de actualidad: Salvados (2013).

Octavio B. (señor punch) dijo...

Y lo de Olvidados, que motiva este post, creo que es muy al contrario de tu tesis. Sí, hay un objetivo, pero lo que encontraron sobrepasa lo que hubieran podido imaginar, y eso es investigación periodística. La misma Ana Pastor lo ha alabado ("Gracias a @jordievole y al equipo de @salvadostv ... Como periodista y como ciudadana....
#olvidados")